Público
Público
LAS IZQUIERDAS

Sectores de Compromís reconocen el gesto de Yolanda Díaz pero ven muy difícil una nueva coalición con Unidas Podemos

Si hay algo que genera práctica unanimidad en la diversidad de Compromís es el mal recuerdo que dejó la confluencia con Podemos en 2015 y 2016, a pesar de los espectaculares resultados con nueve diputados 

Yolanda Díaz y Mónica Oltra
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, comparece ante la prensa junto a Mónica Oltra, vicepresidenta de la Generalitat Valenciana. Mariña Sánchez Testas (Ministerio de Trabajo)

La visita de la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, al País Valencià no ha pasado desapercibida. Y su propuesta de proyecto de político que "priorice la voz de la sociedad civil" tiene sus receptores, tal como ha demostrado la cercanía exhibida con la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, con quien ha coincidido en la necesidad de un "proyecto para reconstruir el país social, económica y emocionalmente".

"Ambas políticas son figuras muy potentes que transcienden cualquier sigla –avisa una fuente de Iniciativa del Poble Valencià, el partido al cual, dentro de la coalición Compromís, pertenece Oltra- y la música que generan suena bien, la sintonía política es evidente. Creo que Díaz quiere superar el escenario de Unidas Podemos e ir más allá". Pero una cosa es la música y la otra la letra. La misma persona alerta sobre las dificultades de concretar cualquier proyecto en el terreno electoral: "las anteriores campañas conjuntas han dejado un poso muy duro y cualquier encaje sería muy complicado. Cada territorio tiene sus características propias muy definidas y en Podemos no ha parecido que lo acabaran de entender".

Y es que si hay algo que genera práctica unanimidad en la diversidad siempre tambaleante de Compromís es el mal recuerdo que dejó la confluencia con Podemos en 2015 y 2016. A pesar de los espectaculares resultados, con nueve diputados para la coalición, en comparación con los cinco que consiguieron por separado –cuatro Podem y uno Compromís- en 2019, para los valencianistas pesa más la sensación que los morados incumplieron sus promesas sobre el grupo parlamentario propio y los intentos de hacerlo comulgar con una estrategia única diseñada desde Madrid.

"El nuestro es un proyecto de estricta obediencia valenciana y jamás aceptaremos tutelas de Madrid –avisan fuentes de Més Compromís, el antiguo Bloc, formación mayoritaria en la coalición- por esto el experimento con Podemos funcionó tan mal, y en cambio ahora funciona la alianza con Más País, porque el trato es muy diferente". En una entrevista reciente con Público, la secretaria general de Més Compromís, Àgueda Micó, se expresaba en términos muy parecidos. En 2019, Mónica Oltra se quedó sola pidiendo la reedición de la confluencia con Unidas Podemos hasta el punto que ni siquiera la ejecutiva de Iniciativa la respaldó. Un hecho realmente insólito y que se ha dado muy pocas veces.

Desde Més Compromís también rebajan la importancia de la reunión con Díaz. "Está muy bien hacer tours y viajes, pero no hay elecciones previstas hasta 2023 y ahora es el momento de gobernar. Y queremos recordar que Podemos está en el mismo gobierno con el que tenemos que resolver asuntos muy urgentes, como la infrafinanciación valenciana o la subida del recibo de la luz. Por ahora no podemos decir mucho más, porque no hay ninguna propuesta de confluencia sobre la mesa, cuando llegue la estudiaremos", señalan las mismas fuentes.

Otras voces, dentro del mismo partido, reconocen la inteligencia política de Yolanda Díaz: "Con este tour marca perfil político amable,- más institucional cuando se reúne con Ximo Puig, president valenciano, en clave más interna en el encuentro con Rosa Pérez, consellera de Transparencia y dirigente de Esquerra Unida del País Valencià, y, finalmente, con Oltra reafirma su papel de bisagra de toda la izquierda. Y su propuesta es muy bonita, pero después hay que concretar y ya sabemos como funcionan estas cosas". "Los personalismos funcionan muy bien en las campañas, pero los acuerdos dependen de las fontanerías", avisa esta misma fuente sobre las dificultades de una nueva confluencia.

Aun así, dirigentes de Compromís alertan que "en política nunca se puede decir que no hay opciones y menos con Compromís, que siempre tiene un futuro incierto". Por ahora, la prioridad es la alianza con Más País pero recuerdan que "esta es una coalición muy pragmática y, al final, se tendrán muy en cuenta los números".

Más noticias