Público
Público

Sectores del PSOE de Madrid reclaman a Gabilondo intensificar la oposición a Ayuso y exigir su dimisión

De momento, el portavoz socialista en la Asamblea insiste en solicitar el cese del consejero de Sanidad y una comisión de investigación. Más País y Unidas Podemos-IU apoyarían una moción de censura si Gabilondo diera el paso.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; y el portavoz del grupo parlamentario del PSOE, Ángel Gabilondo. E.P./Ricardo Rubio
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; y el portavoz del grupo parlamentario del PSOE, Ángel Gabilondo. E.P./Ricardo Rubio

MANUEL Sanchez / Alejandro lópez de miguel

El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, pidió este fin de semana el cese del consejero de Sanidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, y el lunes volvió a hacer lo propio, a través de un vídeo. La ofensiva contra la presidenta de la Comunidad de Madrid que le reclaman desde numerosos sectores del PSM y de Ferraz -aunque en la corta Ejecutiva del lunes ni se habló del tema- de momento sólo llega hasta ahí, aunque crecen las voces que señalan que éste es ya el momento de ir más allá, pidiendo la dimisión de Isabel Díaz Ayuso o yendo directamente a la moción de censura.

No son pocas las voces en el PSOE que opinan que no habrá otro oportunidad más clara en toda la legislatura para presentar una moción de censura

Así lo entiende Izquierda Socialista de Madrid, que este lunes ha emitido un comunicado instando a que se exija ya la dimisión de Ayuso, entre otros motivos, por su "caótica gestión de las residencias de mayores" en la Comunidad de Madrid. Incluso, han creado un hashtag, #AyusoDimisión, para buscar adhesiones en las redes sociales.

Y, además, secretarios generales y sectores más tradicionales del PSOE de Madrid opinan lo mismo, y así se reflejó en la última Ejecutiva regional, en la que se reclamó una oposición más tajante y agresiva contra la gestión que ha hecho de la crisis del coronavirus la presidenta madrileña, porque se considera que hay motivos más que suficientes para hacerlo.

De momento, hay más prudencia a la hora de abogar por la presentación de una moción de censura, aunque no son pocas las voces que opinan que no habrá otro oportunidad más clara en toda la legislatura para dar este paso, incluso si no supone un cambio de Gobierno.

Para los dirigentes que así opinan, hay que poner de manifiesto la nefasta gestión de Ayuso en la Comunidad de Madrid y, además, dejar en evidencia a Ciudadanos si continúa dándole su apoyo para que siga como presidenta.

Otras voces piden asegurar previamente otra mayoría parlamentaria que permitiera prosperar la investidura

Otras voces, sin embargo, creen que no hay que ir a una moción de censura para perderla, y que previamente se tendría que tener asegurada otra mayoría parlamentaria que hiciera posible que Gabilondo fuese el presidente de la Comunidad.

Pero, de momento, todo queda en volver a pedir la dimisión de Ruiz Escudero con más contundencia: "La situación es insostenible institucionalmente y con grave perjuicio", dijo Gabilondo. La otra iniciativa planteada por el portavoz socialista es pedir una comisión de investigación. 

La moción, una vía inexplorada con dos socios favorables

Si Gabilondo diera el paso de presentar la moción de censura, lo que sí tiene asegurado es el apoyo de Más Páis y de Unidas Podemos -Izquierda Unida- Madrid en Pie. Ambas fuerzas ya han dejado claro que respaldarían un cambio de Gobierno, y así lo confirman a Público. Fuentes de Unidas Podemos aseguran también que, hasta la fecha, no ha habido conversaciones concretas con el PSOE para explorar esta vía.

Así, estos grupos señalan que el primer problema es la falta de voluntad política del PSOE: Gabilondo fue el candidato más votado en las pasadas elecciones, es a él a quien le correspondería liderar un bloque alternativo a las derechas. Numéricamente, de sumar Más País sus 20 escaños a los 7 de Unidas Podemos ya contarían con más del 15% de los diputados, primer requisito formal para presentar una moción. Otra cosa es que saliera adelante.

Aún no ha habido conversaciones concretas con el PSOE sobre la moción de censura 

La segunda variable a tener en cuenta es imposible de soslayar, y también tiene que ver con una cuestión numérica: Ayuso gobierna sumando sus 30 escaños -el PSOE obtuvo 37- a los 26 de Ciudadanos, y su investidura fue posible por los 12 diputados del partido ultraderechista Vox. Las tres derechas suman 68 diputados, apenas uno por encima de la mayoría absoluta, fijada en 67.

Teniendo en cuenta que PSOE, Más País y Unidas Podemos suman 63, cualquier moción de censura está destinada al fracaso de antemano, salvo que logre arañar apoyos en Ciudadanos, el partido que Gobierna con Ayuso. El mismo partido que, a pesar de las duras denuncias de Alberto Reyero, consejero de Políticas Sociales, sobre la posible ilegalidad cometida por el Gobierno de Ayuso al denegar la derivación a hospitales de personas enfermas por coronavirus en residencias, se ha mantenido en el Ejecutivo autonómico.

Hoy por hoy, y a pesar de las tensiones entre PP y Ciudadanos en el Gobierno, nada apunta a que Cs vaya a dejar el Gobierno autonómico con más visibilidad y mayores recursos. El propio Aguado ya trasladó en conversaciones con los grupos que esta cuestión no pasaba por su cabeza, siempre según estas fuentes. ​

A pesar de las tensiones entre PP y Cs, nada apunta a que Ciudadanos vaya a arriesgar su permanencia en el Ejecutivo

Así las cosas, Más País se reivindica como la oposición dura al PP, frente a un PSOE que opta por no hacerlo, y Unidas Podemos saca pecho por las medidas impulsadas contra el Ejecutivo autonómico -entre otras la denuncia presentada y tumbada por la Mesa a cuenta del uso de Ayuso de varios apartamentos del empresario Kike Sarasola-. Ambos grupos han registrado este lunes sendas PNLs en las que instan a la reprobación del consejero de Sanidad.

En el recuerdo de todos queda, además, la moción de censura fallida contra Cristina Cifuentes, en junio de 2017, casi en paralelo a la también fallida moción contra Mariano Rajoy. Tras la primera, la candidata de Podemos, Lorena Ruíz-Huerta, se vio debilitada después de afrontar un bronco enfangado por el Partido Popular.

La segunda, por su parte, tampoco prosperó, pero permitió visibilizar la existencia de una mayoría alternativa que, sólo un año después, sí triunfaría, además de reforzar el perfil de Pablo Iglesias y particularmente el de Irene Montero, hoy ministra de Igualdad y entonces portavoz parlamentaria. 

Una moción puede ganarse en lo político y perderse en lo numérico, pero el apoyo de Ciudadanos al PP ya ha quedado más que retratado, y hoy por hoy se antoja difícil un cambio de escenario. 

Más noticias de Política y Sociedad