Público
Público

Teresa Ribera reconoce que la bajada del IVA de la luz no resolverá el problema de precios

La vicepresidenta para la Transición Ecológica ha recalcado que es una medida que debe entenderse como "complementaria" a otras reformas de gran calado. 

La vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en un desayuno informativo del Fórum Europa.
La vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en un desayuno informativo del Fórum Europa. Emilio Naranjo / EFE

La vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha reconocido este jueves que las rebajas fiscales en la factura de la luz no servirán para solucionar el problema de precios, en referencia al anuncio de Pedro Sánchez de reducir del 10% al 5% el IVA del precio energético

En una intervención en el desayuno del Fórum Europa, la responsable de Energía y Medio Ambiente del Gobierno ha reclamado otros cambios "estructurales de gran calado" para conseguir rebajar el alza de precios del mercado energético español. "Dedicarnos a cuestionar la fiscalidad es ver la realidad de una forma distorsionada", ha dicho.

Para Ribera, la nueva bajada del IVA que se aprobará este fin de semana "no soluciona el problema". Sin embargo, no ha cuestionado los planes anunciados por Sánchez y ha defendido que es una medida que debe entenderse como "complementaria" al trabajo energético que ya está desarrollando su gabinete con el despliegue de renovables e hidrógeno verde; el tope del precio del gas desarrollado conjuntamente con Portugal; o el aumento de la capacidad de almacenamiento.

"Dedicarnos a cuestionar la fiscalidad es ver la realidad de una forma distorsionada"

No es la primera vez que la vicepresidenta se posiciona en contra de las rebajas fiscales. Tanto es así que el pasado 7 de junio defendió en el Senado, tras una pregunta de Javier Maroto (PP), que la bajada del IVA era una "medida cosmética" e insuficiente a "medio y largo plazo".

Por otra parte, la vicepresidenta ha valorado de forma "positiva" la primera semana de funcionamiento de la denominada excepción ibérica que topa los precios del gas para la generación eléctrica. Si bien los precios han estado cerca de 30 euros por encima de las estimaciones del Gobierno antes de su aprobación, Ribera ha recordado que la reforma ha entrado en vigor "en condiciones excepcionales", ya que la ola de calor ha incrementado la demanda de aire acondicionado al mismo tiempo que impedía la generación eólica –mucho más barata– y obligaba a incrementar la producción de ciclo combinado. Además, la política socialista ha puesto el foco en el difícil contexto energético con "una reducción de las exportaciones de gas por parte de Gazprom" y la explosión en una de las mayores plantas de exportación de GNL de Estados Unidos.

En su intervención también se ha acordado de las grandes compañías eléctricas y su falta de compromiso social durante la crisis de precios que vive España y Europa. "Un sector tan importante para la vida de las personas no puede ser visto como un sector del que la gente no se fía. No es bueno. Los ciudadanos tienen que poder sentirse cómodos y confiar en aquellas compañías que les ofrecen un servicio esencial", ha valorado.

Más noticias