Público
Público

ULTRADERECHA De la "paguita" al "efecto llamada": Vox utiliza la pandemia para amplificar su discurso racista

El partido ultraderechista lanza varios mensajes de "alerta" ante una posible "invasión" fomentada por el Gobierno mediante el Ingreso Mínimo Vital. Sus dirigentes creen que hay una "maquiavélica agenda ideológica" para "favorecer la creación de sociedades multiculturales".

Abascal
El líder de Vox, Santiago Abascal, en una imagen de archivo. EFE

De un lado, "los españoles que llevan toda una vida trabajando". Del otro, el Gobierno "socialcomunista" impulsando una suerte de "efecto llamada" entre las personas de países empobrecidos para que vengan a disfrutar del Ingreso Mínimo Vital (IMV) y de la sanidad universal gratuita en detrimento, claro está, de aquellos "españoles" de bien. Al calor de la pandemia del coronavirus, Vox ha lanzado una nueva campaña de contenido xenófobo. Ni la primera, ni la última.

Tras la aprobación del IMV, el líder del partido de extrema derecha, Santiago Abascal, llegó a asegurar que el Gobierno está "fomentando la invasión". Este lunes, el portavoz de Vox, Jorge Buxadé, afirmó que la renta aprobada por el Ejecutivo –denominada en reiteradas ocasiones como "paguita" por el partido ultra– actúa como "efecto llamada en los países del Magreb de forma masiva".

"No es tanto que Vox incorpore un nuevo elemento al debate público, sino que se trata de activar uno que forma parte de sus planteamientos políticos fundacionales: esa idea de los españoles primero", afirma a Público Ricardo Feliú, sociólogo y profesor de la Universidad Pública de Navarra.

"Con el tema del Ingreso Mínimo Vital ha tenido un poco de lío. Comenzaron llamándolo 'paguita', y haciendo campañas en redes sociales. Luego ha habido voces dentro de Vox que han aconsejado atemperar la crítica y no ser tan contundentes", afirma Guillermo Fernández, sociólogo e investigador de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid.

"Los inmigrantes les sirven de chivo expiatorio"

En esa línea, Fernández destaca que "como no pueden desdecirse" de aquella campaña, ahora "ponen el foco en otro lugar: los inmigrantes les sirven de chivo expiatorio". "Vox trata de salir del atolladero que se metió con el asunto de la 'paguita', poniendo el foco en la inmigración ilegal. Probablemente es un intento de salir de un error previo", sostiene.

"Miles de inmigrantes ilegales"

En un comunicado emitido en los últimos días y publicado en su página web, Vox asegura que "las mafias migratorias han aprovechado la aprobación de la renta mínima vital para alentar el efecto llamada y tratarán de introducir a miles de inmigrantes ilegales en nuestro país con la esperanza de que, una vez en territorio nacional, recibirán una cantidad mensual del Estado".

"Era de esperar que la denuncia de VOX no cayera nada bien entre el Gobierno y sus élites mediáticas", sostenía el partido ultra el pasado día 3. "Lo contrario hubiera sido una sorpresa –afirmaba–. Nos enorgullece que nos consideren un obstáculo para cumplir con su maquiavélica agenda ideológica".

En esa línea, acusaba al Ejecutivo de buscar "mano de obra más barata y favorecer la creación de sociedades multiculturales, ya fracasadas en gran parte de Europa".

Abascal ha combinado esas acusaciones sobre el "efecto llamada" o el fomento de una "invasión" con otra idea que dejó caer en una entrevista con Redacción Médica: "Esta crisis refuerza nuestra idea de que no puede haber una sanidad universal para todos porque los recursos del Estado son limitados".

El dirigente ultraderechista señaló que "hay que limitar o prohibir el acceso a la sanidad a la inmigración ilegal, salvo para necesidades urgentes y extremas; y aprovechar esa documentación que tienen las comunidades para ponerlas a disposición de la Policía y los cuerpos jurídicos para repatriarlos a sus países de origen".

"¡No vengan!"

Tras conocer sus declaraciones, Feliú apunta que este discurso de la ultraderecha "se articula en torno al victimismo y a la idea de que los ciudadanos patrios son tratados de una forma inferior frente al conjunto de personas que conforman el colectivo de inmigrantes". "Eso entronca muy bien con la teoría de la conspiración del 'gran reemplazo' que Vox comparte con otros movimientos de ultraderecha y fascistas europeos", señala el sociólogo navarro.

La campaña de Vox se ha visto reflejada también en su canal de Youtube. "Iván Espinosa a los africanos: ¡No vengan!", es el título de un video publicado el pasado 2 de junio. Se trata de una rueda de prensa de Espinosa de los Monteros, portavoz del partido ultra en el Congreso, que afirmó en castellano, inglés y francés: "No vengan, no les podemos acoger. Es una realidad. España no tiene capacidad para pagarles".

Al día siguiente, la formación liderada por Abascal empleó unos términos similares para responder a un usuario que había criticado su xenofobia. "Solo los pijoprogres como tú piensan que los españoles podemos pagar una renta mínima a todos los africanos que vienen a España", lanzó Vox, cuyo máximo responsable había alertado algunas horas antes que "todas las personas que lleguen en patera tendrán derecho a cobrar la renta".

"Vox aprovecha el Ingreso Mínimo Vital para activar algo que ya tiene en su ADN ideológico", resume Feliú. En esa línea, este sociólogo considera que la campaña de corte xenófobo "va a continuar", ya que se trata de una "línea fundamental" de dicha formación. Sin embargo, apunta el experto "cuando se cruza con la realidad de los datos, se ve que carece de toda lógica".

Más noticias de Política y Sociedad