Público
Público

Unión Europea covid-19 El PP utiliza el Parlamento Europeo para hacer oposición al Gobierno

Para Javier Moreno, presidente de la Delegación Socialista en el Parlamento Europeo, el papel que está jugando el PP actualmente es similar a lo ocurrido en el año 2004 cuando José María Aznar perdió las elecciones contra José Luis Rodríguez Zapatero. "Los exministros de Aznar utilizaron el Parlamento como una trinchera para derrocar al Gobierno".

La delegación del PP en Bruselas. Fuente: PP
La delegación del PP en Bruselas. Fuente: PP

marta monforte

Los eurodiputados del Partido Popular llevan semanas tratando de deteriorar la imagen del Ejecutivo español en Europa en medio de las negociaciones del fondo de reconstrucción para España. Los populares son partidarios de que estas ayudas estén sometidas a una estricta condicionalidad que no sirva para que el PSOE y Unidas Podemos cumplan su programa electoral. Los partidos que conforman el Gobierno creen que las recientes declaraciones de los europarlamentarios del PP dejan en mal lugar a España y que, de ese modo, perpetúan aquello de que los países del sur se "gastan todo el dinero en copas y mujeres", como dijo el presidente holandés del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, en el año 2017.

A todo ello se le suman algunos movimientos que se están produciendo en el seno del Parlamento Europeo por parte del PP cuya estrategia se basa en hacer oposición al Ejecutivo haciendo uso de las instituciones comunitarias. Es el caso de la comisión de Peticiones, presidida por la exministra Dolors Montserrat, jefa de la delegación de los populares en Bruselas. Ésta es la única comisión de la Eurocámara a la que cualquier ciudadano de un Estado Miembro puede presentar una queja, solicitud u observación sobre un asunto que afecte a la aplicación del derecho comunitario.

Al igual que sucede en las Cortes españolas, el presidente de una comisión debe ejercer sus funciones con neutralidad. Sin embargo, eurodiputados de varias formaciones denuncian que Monsterrat está utilizando esta comisión siguiendo criterios partidistas. La portavoz del PP ha admitido dos peticiones presentadas por el exdiputado autonómico popular en el Parlament y número uno del PP por la lista de Girona a las elecciones de 2019, Sergio Santamaría, en las que pide que el Parlamento Europeo investigue la gestión de la crisis por parte del Gobierno de España y al que también acusa, en otra de sus peticiones, de dar lugar a "cierta deriva antidemocrática".

Ambas peticiones fueron admitidas con la recomendación de la propia Montserrat y del Partido Popular Europeo (PPE), aunque con polémica de por medio. La propia secretaría de la comisión señaló en el escrito que pedir que se investigue al Gobierno español por permitir que se celebrara la manifestación del 8-M carecía de argumentos lógicos.

En su razonamiento, alegaban que el Parlamento Europeo no está facultado para revocar las decisiones de las autoridades de los Estados miembros, no es un órgano judicial y tampoco puede llevar a cabo investigaciones legales, dictar sentencias o revocar sentencias de los tribunales de justicia de los Estados miembros. Sin embargo, tanto el Partido Popular Europeo como Monsterrat apostaron porque sí se debatiera.

Uno de los motivos que alegó Santamaría en su escrito es que el Gobierno "no adoptó ninguna decisión política que advirtiera a los ciudadanos españoles sobre los riesgos para la salud pública" pese a ser "conscientes" de la propagación del virus. Un argumento que el líder de los populares, Pablo Casado, no ha cesado de repetir durante estos meses para marcar su oposición contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El criterio de Montserrat provocó que el grupo de Los verdes y la formación italiana Movimiento 5 Estrellas presentaran quejas formales contra Montserrat, a los que se sumó la Izquierda Unitaria. Sucedió después de desestimar la petición de una ciudadana italiana, Anna Serchisu, que presentó un escrito junto a otras 1.200 personas en el que se oponía a los planes de cerrar un centro médico regional de emergencia. A pesar de que la recomendación de la secretaría en este caso era que se tramitara, finalmente no pasó.

Santamaría, vinculado al PP catalán

El pasado martes se debatió la primera de las peticiones de Santamaría, en la que éste planteaba su preocupación por las limitaciones en la libertad de movimiento debido a la aplicación del estado de alarma y hacía un alegato contra el cierre del portal de transparencia, que, a su juicio, ha dado lugar a una "cierta deriva antidemocrática por parte del Gobierno". Santamaría es abogado y se define como "un militante más del PP" en declaraciones a Público. "No lo niego, formo parte de la directiva del PP catalán aunque no tengo cargo público y vivo de mi trabajo como abogado. Esto lo presento de 'motu propio', ya lo hice en 2018 con otra petición sobre TV3", afirma.

La portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, en el centro de la imagen y el exdiputado del PP catalán, Sergio Santamaría, el segundo por la derecha. Fuente: PP

"Se comparó a España con Polonia o Hungría… después de lo que ha ocurrido en esos dos países y de las las consideraciones de la Comisión Europea al respecto, me parece muy burdo", señala la eurodiputada de Izquierda Unida Sira Rego en conversación con Público. Aunque no fue Santamaría quien comparó la situación de estos dos países con España, sí se dio este ejemplo durante el debate por parte de otros europarlamentarios. Rego representa al Grupo Confederal Izquierda Unitaria Europea (GUE) y es miembro titular de dicha comisión. "El papel de Dolors ha más que evidente. Ella como presidenta de la comisión dirige el debate, pero con su actuación lo condicionó por completo".

"La presenta un exdiputado del PP porque si la presentan ellos no queda elegante, pero no puedes hacer como que no va contigo la cosa, porque sí. Lo que percibimos aquí que es que el PP está haciendo una oposición al Gobierno de España desde el Parlamento Europeo. No estamos diciendo que no haya que tener determinados debates, pero creemos que tienen que hacerse en los sitios en los que hay que hacer oposición al Gobierno, en los parlamentos nacionales", subraya la europarlamentaria.

Finalmente, la petición de Santamaría permanecerá abierta gracias a los votos de los populares europeos, los Conservadores y Reformistas Europeos (ERC), donde se encuentra Vox y Renovar Europa, grupo al que pertenece Cs, con el fin de que la Comisión Europea y la comisión de Libertades del Parlamento Europeo (LIBE) "monitorice" la situación y exponga sus conclusiones. Por su parte, socialistas y la Izquierda Unitaria y Los Verdes votaron en contra.

Fuentes de la dirección del Partido Popular Europeo señalan a Público que Montserrat es "completamente neutral" y cumple con garantías con su cargo institucional. Además, indican que el hecho de incluir la petición de Santamaría en el orden del día el pasado martes se decide por votación de los grupos parlamentarios y que la propuesta partió de Ciudadanos y no del PP.

La derecha y la extrema derecha se unen  

Desde el grupo Verdes-ALE, donde está ERC y el BNG, entre otros, señalan a Público que la utilización partidista de esta comisión "es más que evidente" y citan algunos ejemplos de demandas de peticiones sobre Billy el Niño, o relacionadas con temas ambientales, tanto de la megaminería como de las estaciones depuradoras, que han sido desestimadas o aplazadas al tener entre la derecha, la extrema derecha y el grupo de los liberales europeos la mayoría. "Lo que pasó con la de Billy el Niño también ha ocurrido con temas del franquismo", aseguran.

"Han metido temas del covid-19 pese a que hay demandas que llevan más de dos años esperando. Sin embargo, son capaces de meter otras peticiones en dos meses porque tienen la mayoría y la presidencia de la comisión es de Dolors Montserrat", afirman desde Verdes-Ale. "Montserrat en algunos temas mantiene la neutralidad, pero cuando llega la reunión de coordinadores juega sus bazas y se ve claramente que la posición del PP español es ir contra el Estado".

Los populares, por su parte, hacen hincapié en que "ha habido peticiones que han venido con el visto bueno de todos los grupos políticos" y que en la legislatura en la que gobernaba el PP en España también llegó a la Comisión de Peticiones el debate sobre la imparcialidad de Radio Televisión Española. Además, puntualizan que si bien es habitual que lleguen a acuerdos con Vox (ERC) y Ciudadanos (Renovar Europa), también lo han hacen con los socialistas en otras ocasiones. "Depende de lo que se vote".

"Las peticiones que tienen más apoyo son las que se debaten y todo se basa en mayorías, tanto en las comisiones como en el orden del pleno", destacan las citadas fuentes. "Todo se vota. Si no tienes la mayoría no se puede sacar, claro". Además, destacan que Montserrat no es quien vota en la reunión de coordinadores, que lo hace otro coordinador que representa al Partido Popular Europeo: "Él defiende la posición y ella juega un papel institucional".

Javier Moreno: "Los exministros de Aznar utilizaron el Parlamento como una trinchera para derrocar al Gobierno"

Para Javier Moreno, presidente de la Delegación Socialista en el Parlamento Europeo, el papel que está jugando el PP actualmente es similar a lo ocurrido en el año 2004 cuando José María Aznar perdió las elecciones contra José Luis Rodríguez Zapatero. "Los exministros de Aznar utilizaron el Parlamento como una trinchera para derrocar al Gobierno", explica en declaraciones a Público. "El PP no ha entendido qué es la democracia, creen que el poder es su propiedad privada, aún cuando pierden".

Según Moreno, él mismo ha comentado este tema con Montserrat alguna ocasión. "He hablado con ella, y le digo que al final serán ellos quienes salgan perdiendo, que si creen que así ganarán las elecciones de equivocan, que lo que hay que hacer es trabajar todos juntos". Moreno afirma que la portavoz del PP les dice que la culpa la tienen ellos porque Sánchez no le ofrece un pacto a Casado. Para el socialista, estos comportamientos "desacreditan a la institución".

Es más, señala que sus colegas europarlamentarios de otros países son conscientes de que los encendidos debates que se dan entre españoles llegan por el nivel de polarización de la política nacional. "Es una práctica que no es solo típica de España, pero sí sucede más de lo habitual últimamente, y no deja en buen lugar al Parlamento", razona.

Más noticias de Política y Sociedad