Público
Público

Unión Europea covid-19 El PP trata de deteriorar la imagen del Gobierno en Europa en medio de las negociaciones del plan anticrisis

En el año 1992, cuando José María Aznar todavía era jefe de la oposición, tildó al entonces presidente del Gobierno, Felipe González, de "pedigüeño" y le acusó de mendigar dinero de los fondos europeos. El PP recupera ahora esa estrategia.

El líder del PP, Pablo Casado, en la presentación de la lista del PP para las elecciones europeas. / FERNANDO VILLAR / EFE
El líder del PP, Pablo Casado, en la presentación de la lista del PP para las elecciones europeas. / FERNANDO VILLAR / EFE

marta monforte

En el año 1992, cuando José María Aznar todavía era jefe de la oposición, tildó al entonces presidente del Gobierno, el socialista Felipe González, de "pedigüeño" y le acusó de mendigar dinero de los fondos europeos. En 2020, el Partido Popular presidido por Pablo Casado, insiste en esa idea después de que el Gobierno pidiera colaboración de todos los grupos españoles que facilitara que España obtenga una considerable cantidad (unos 140.000) de los 750.000 millones que la Unión Europa repartirá para paliar los daños económicos de la covid-19 en los países de la zona euro.

"Los fondos europeos de recuperación no son un cheque en blanco para el Gobierno de Pedro Sánchez ni para los caprichos comunistas de Pablo Iglesias", con esas palabras se expresaba la portavoz del Partido Popular en el Parlamento Europeo, Dolors Monserrat, a principios de junio. "Es Europa quien nos va a defender de los agravios de Sánchez", añadía días después, en el comité de dirección del PP de la provincia de Castellón. Pero la portavoz popular en la Eurocámara dio un paso más allá en una reciente entrevista en la Cadena Ser, en la que dijo que ese dinero "no puede servir jamás para derogar una reforma laboral como quiere el Gobierno de España".

El número dos del PP en Europa, el vicepresidente de los populares europeos, Esteban González Pons, se expresaba en términos similares en un artículo publicado en el diario El Confidencial llamado "Los millones de la UE no son para que Podemos cumpla su programa", en el que explica que "no se trata de que el endeudamiento europeo sirva para aplicar en España políticas bolivarianas", en referencia a uno de los partidos que conforman el Ejecutivo, Unidas Podemos, sino "para que España converja económicamente con Alemania, Francia o los Países Bajos".

"No han sido pocos los políticos alemanes que han considerado inoportuna la aprobación del ingreso mínimo vital en nuestro país justo dos días después de aparecer España como el segundo país más beneficiado por el plan de reconstrucción económica. Piensan que el mensaje que se ha trasladado al exterior ha sido torpe, que si España tiene fondos suficientes como para establecer una medida social que no existe en Alemania, no debería necesitar tanta ayuda del resto de la Unión Europea", proseguía Pons en el artículo.

María Eugenia Rodríguez Palop: "Da la sensación de que el PP es un nostálgico de la Troika"

La portavoz de Podemos en la Eurocámara, María Eugenia Rodríguez Palop, explica en declaraciones a Público que el PP está tratando de persuadir al resto de partidos que conforman el PPE para que se impongan unas condiciones "especialmente perjudiciales" para España lo cual le parece "muy irresponsable". "Piden menos fondos, más prestamos que trasferencias, que las devoluciones se ejecuten en 2027.... condicionales que se parezcan más a los que manejaron ellos", apunta. "Da la sensación de que son nostálgicos de la Troika".

Para Palop, las declaraciones de Pons en el citado artículo donde critica el Ingreso Mínimo Vital (IMV) han quedado "totalmente en ridículo" después de la presidencia alemana del Consejo haya dicho que tiene "como prioridad" la articulación del IMV y que esta ayuda haya sido aplaudida por el presidente del Parlamento Europeo o por la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva.

La Delegación Socialista Española en el Parlamento Europeo también emitió un comunicado hace unos días denunciado lo que, a su juicio, son "maniobras de los eurodiputados del PP para manchar la reputación y dañar la imagen y el prestigio de España en las instituciones europeas". Para los socialistas, este ataque llega "en un momento delicado y crucial para la Unión Europea, y pasando por encima de los intereses de la ciudadanía española".

Por su parte, Pons niega que haya un plan de los populares españoles para perjudicar los intereses del Gobierno en el reparto de ayudas. "Dinamarca, Suecia y Finlandia hoy por hoy están bloqueando el fondo de recuperación del que se va a beneficiar España", escribía el pasado 13 de junio a través de su cuenta de Twitter. "Me ofrezco a ayudar en lo que pueda", añadía.

La portavoz de Podemos opina que el PP está haciendo precisamente lo contrario. "Están intentando desprestigiar al Gobierno, estigmatizando a la marca España. Aliándose con algunos países del norte y fundiendo la idea de que nosotros somos las cigarras, y ellos las homigas", añade. Palop vaticina que la estrategia del PP "no tendrá mucho recorrido" pero sí el suficiente "para hacer ruido" y "afianzar las pocas posiciones que hay contra el fondo de reconstrucción" y el reparto del dinero para España.

Fuentes del PP señalan a Público que con condicionalidad se refieren a que se garantice que el dinero destinado a España se gasta en lo que la Unión Europea así decida, y no en otras cuestiones incluidas en el programa de PSOE y Unidas Podemos, pero niegan que se trate de una defensa de los recortes o de ajustes presupuestarios. "No queremos hombres de negro", insisten.

"Al PP le conviene difundir que puede controlar el gasto que hace Podemos"

El plan anticrisis puesto encima de la mesa tiene como objetivo aliviar los estragos en las economías de los países más afectados por la covid-19 en la UE, que ha dejado más de 170.600 muertos tras su paso por el Viejo Continente. Sin embargo, sigue sin estar definido el importe final del fondo, cuándo estará disponible, qué condicionalidad tendrá y si será a través de subsidios y préstamos o no. Las voces más optimistas aventuran que el acuerdo llegará en julio, probablemente el día 9, coincidiendo con la elección del nuevo presidente o presidenta del Eurogrupo. Otros apuntan a que será en otoño.

Fuentes con amplia trayectoria en Bruselas señalan en conversación con Público que la polémica entre el PP y los partidos que conforman el Gobierno se circunscribe al ámbito nacional, aunque alertan de que esto sí que puede dañar la imagen del país. "El Parlamento Europeo es bastante irrelevante en temas de cierto calado, su impacto real es muy limitado", señalan. Lo que trata de hacer la Eurocámara son "equilibrios" para tener el "máximo respaldo posible" de todos los grupos.

A juicio de las fuentes consultadas, el "juego del PP" en Europa beneficia a los conservadores en España, e incluso puede tener cierta repercusión en su grupo. "Les conviene difundir la idea de que el PP puede controlar el gasto que hace Podemos, que menos mal que está el PP para controlar al Gobierno", apunta.

Por otro lado, desde Bruselas ven "seguro" que la Unión Europa pondrá condiciones. En la condicionalidad se encuentra la clave para acceder al dinero propuesto por la Comisión Europea: un fondo de recuperación dotado con 750.000 millones de euros para aliviar los estragos del virus en el bloque comunitario. De este dinero, 500.000 millones corresponden a subsidios a fondo perdido y 250.000 a préstamos.

"Es normal que haya un análisis de las cuentas, como hay en cualquier estructura general de transferencias. El PP no tiene que pelear por una cosa que ya se da por hecho", añaden. Asimismo, señalan que algunos países, como Holanda, sí demandan condiciones más férreas para los países del sur de Europa, bajo la premisa de se "gastan todo el dinero en copas y mujeres", como dijo el entonces presidente holandés del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, en el año 2017.

Los países del Norte se unen contra Nadia Calviño

La vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, una de las grandes favoritas en la carrera por la sucesión de Mario Centeno en la presidencia del Eurogrupo, deberá hacer frente, en caso de oficializar su candidatura al cargo, a la oposición de los países del Norte de la zona euro, que tratan de formar una alianza en torno a alguno de los otros dos candidatos que han sonado al puesto, el luxemburgués Pierre Gramegna y el irlandés Paschal Donohoe.

Según un diplomático de la UE consultado por el diario Financial Times, algunos países del Norte de Europa buscarían formar una alianza alrededor de la idea de "cualquiera menos Calviño" y agrupándose en torno a un candidato rival. A favor de Calviño jugaría que Olaf Scholz, el ministro de Finanzas socialdemócrata de Alemania, aparece como un firme aliado de la española.

Por su parte, desde el PP aseguran que sí apoyan la candidatura de la vicepresidenta tercera del Gobierno. "Siempre es bueno que haya españoles en las instituciones europeas. El PP, si algo ha defendido siempre, es la marca España por encima de cualquier cosa", ha declarado el vicesecretario de Comunicación popular, Pablo Montesinos, en una entrevista en RNE.

Duque y González Laya, con opciones de dirigir organismos internacionales

El Gobierno también cuenta con dos potenciales candidatos a dirigir organismos internacionales: los ministros de Ciencia, Pedro Duque, y Exteriores, Arancha González Laya, a quienes España valora presentar en la carrera por dirigir la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Previsiblemente, será el futuro de González Laya el que se despeje antes, dado que España tiene de plazo como máximo hasta el próximo 8 de julio para presentar formalmente su candidatura. En el caso de la ESA, el proceso de renovación de su director general, cuyo mandato no expira hasta junio de 2021, no se ha abierto aún.


Más noticias de Política y Sociedad