Público
Público

Urkullu abre una ronda con los partidos mientras estudia el endurecimiento de las medidas contra el virus

El lehendakari se reunirá desde este martes con los representantes de los distintos grupos parlamentarios. El objetivo será abordar los "retos" de legislatura, aunque las dudas sobre los posibles nuevos escenarios para combatir la expansión del virus estarán también sobre la mesa. De momento no se descarta la vía del confinamiento domiciliario.

Iñigo Urkullu
El Lehendakari, Iñigo Urkullu, se toma la temperatura momentos antes de inaugurar en San Sebastián la XX Semana de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación-Global Innovation Day 2020. — Javier Etxezarreta / EFE

El palacio de Ajuria Enea afronta unos días especialmente intensos. La residencia oficial del lekendakari será esta semana el escenario central de los encuentros que Iñigo Urkullu mantendrá con los representantes de los distintos grupos políticos, a los que expondrá los retos de esta legislatura. Se sabe cómo empezarán las cosas este martes, pero no cómo acabarán el viernes: para ese día, el Ejecutivo autonómico podría haber endurecido ya las medidas de lucha contra el virus. Nadie descarta nada.

Los contactos arrancan este martes a las 11.30. A esa hora, Urkullu se reunirá por primera vez con Amaia Martínez, única representante de Vox en el Parlamento Vasco. Tras la cita con la representante de la ultraderecha tendrá lugar una reunión con Carlos Iturgaiz, portavoz de la coalición PP-Ciudadanos.

La ronda de contactos continuará a lo largo de esta semana con el resto de grupos con representación parlamentaria. El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, señaló este lunes que la cita del grupo parlamentario soberanista con Urkullu tendrá lugar el viernes, al tiempo que fuentes Elkarrekin Podemos-IU señalaron a Público que la cita entre Urkullu y su portavoz, Miren Gorrotxategi, tendrá lugar ese día.

Todo ello ocurrirá en el marco de una semana clave en Euskadi. Según ha admitido este mismo lunes el lehendakari en los micrófonos de Radio Euskadi, no descarta recurrir a un confinamiento domiciliario en el País Vasco para tratar de contener la expansión del virus, que alcanza niveles preocupantes. "Estamos alerta porque es una situación inquietante que tratamos de afrontar desde el equilibrio para preservar la salud y la economía", afirmó.

El Gobierno Vasco aguardará a conocer los datos sobre la pandemia durante los primeros diez días de estado de alarma. De esa manera, se prevé que a lo largo de esta semana se reúna nuevamente el LABI, el comité que asesora a Urkullu en esta crisis sanitaria. Fuentes próximas al lehendakari señalaron que de momento no hay una convocatoria oficial de reunión de dicho consejo, aunque remarcaron que todos sus miembros "saben que se les puede convocar de forma urgente en función de las circunstancias".

En base a los datos sobre la incidencia del virus se adoptarán allí nuevas medidas restrictivas, entre las que figuran –además del confinamiento domiciliario, manejado como la opción más extrema– adelantar el horario de cierre de la actividad económica no esencial o "mantener solo la actividad laboral y educativa y el cierre del resto".

En EH Bildu, principal fuerza política de la oposición, creen que el segundo confinamiento está muy cerca de concretarse. "Los que no han hecho las cosas bien nos van a decretar un segundo confinamiento en Euskal Herria y en el Estado", dijo Otegi ante una pregunta de Público durante la comparecencia de este lunes en Donostia, en un intervalo de la reunión de la mesa política de la coalición abertzale.

Ha sido precisamente en ese encuentro donde la dirección de EH Bildu ha analizado cómo afrontará la reunión del viernes con el lehendakari. En ese contexto, Otegi mostró su convencimiento de que esta situación requerirá la adopción de "medidas drásticas", al tiempo que ha lamentado la gestión realizada hasta ahora por el Ejecutivo autonómico. "Por delante va el virus y por detrás los que quieren salvaguardar los intereses económicos de unos pocos", afirmó.

En esa línea, desde Elkarrekin Podemos-IU reivindicaron también la necesidad de adoptar medidas acordadadas contra el virus. "Venimos exigiendo al lehendakari desde hace 15 días que haga un foro con partidos y agentes sociales para consensuar las medidas de cara a hacer frente a la pandemia", señalaron fuentes de la coalición de izquierdas. "Vamos tarde, mal. A partir de ahora se necesita un consenso político para afrontar la pandemia y sus graves consecuencias", apuntaron. 

Escenarios previsibles

Con la población confinada a nivel de cada municipio y la Comunidad Autónoma Vasca cerrada –no se puede entrar ni salir, salvo por razones de fuerza mayor–, la ciudadanía de Euskadi convive desde hace ya días con el temor de un cercano confinamiento domiciliario, algo que el propio lehendakari ha admitido como posible, aunque también ha alertado sobre las repercusiones que una decisión de ese calado tendría sobre la economía.

El lehendakari dijo además que un nuevo confinamiento estricto –aunque no igual al de marzo, ya que previsiblemente se mantendrían los centros educativos abiertos– supondría la necesidad de replantear el ejercicio presupuestario, aunque no concretó en qué términos concretos. 

A pesar de no ser el objetivo de la ronda de encuentros, este asunto estará indefectiblemente presente en las reuniones que Urkullu mantendrá esta semana con los partidos. El avance de la segunda ola marcará la agenda. 

Más noticias