Público
Público

Urkullu acusa al Gobierno de Sánchez de actuar de forma "unilateral"

El lehendakari reivindica la gestión realizada por su gabinete desde que se conoció la existencia del coronavirus en China. Critica también a al Ejecutivo central por la utilización de los fondos de empleo de las autonomías, algo que a su juicio "choca con el ámbito competencial".

Iñigo Urkullu
El lehendakari Iñigo Urkullu en una imagen proporcionada por el Gobierno Vasco.

El Parlamento Vasco ha vivido este 2 de abril una imagen que pasará a la historia. Por primera vez, el lehendakari y los portavoces de los grupos parlamentarios han mantenido un debate cada uno desde su casa u oficina, confinados. Lo han hecho a petición de EH Bildu, que pidió la comparecencia de Iñigo Urkullu para que explicase su estrategia ante el coronavirus. No fue un debate al uso ni por las formas ni por el fondo: con los participantes interviniendo a través de una pantalla, el encuentro ha tenido el carácter de mera "reunión informativa". 

Urkullu apareció en la pantalla desde la sede del Gobierno Vasco, en la sala donde realiza sus comparecencias de prensa habituales, junto a las consejeras de Salud y Seguridad, Nekane Murga y Estefanía Beltrán de Heredia. El encuentro tuvo estas características por decisión de la Mesa del Parlamento, donde PNV y PSE tienen mayoría. "Su argumento fue que en estas circunstancias no cabía una reunión presencial", señalan fuentes parlamentarias.

Pantalla mediante, Urkullu tuvo que escuchar primero a Maddalen Iriarte, portavoz de EH Bildu, quien desde casa le preguntó "cuál es exactamente la estrategia de su gobierno para luchar contra la pandemia y sus consecuencias a partir de ahora". "Se nos dijo que Osakidetza estaba preparada. Los EPIs se están lavando y reutilizando sin garantías de ninguna clase", dijo la representante de la coalición abertzale.

Iriarte también le recriminó su negativa a paralizar la actividad económica no esencial, siguiendo la misma línea que mantiene la patronal vasca ante este asunto. Se trata de un tema que ha levantado ampollas en los últimos días y que ha provocado la primera grieta entre el PNV y el Gobierno de Sánchez. "No parecían tan conmovidos cuando decenas de miles de pequeños negocios tuvieron que cerrar", afirmó la portavoz de EH Bildu.

El lehendakari incluyó este asunto en su larga exposición. Refiriéndose a la decisión del Gobierno de paralizar la actividad económica no esencial, afirmó que "la salud y el empleo pueden y deben ser compatibles". Apuntó además que la grieta, lejos de cerrarse, se mantiene: siguiendo el guion de los últimos días, el lehendakari mostró nuevamente sus discrepancias con el Ejecutivo central, ahora en relación a la utilización de los fondos de empleo de las autonomías.

A su juicio, Madrid "volvió a adoptar una medida unilateral en relación con los fondos de las políticas activas de empleo que choca con nuestro ámbito competencial". "Hemos iniciado las conversaciones para tratar de reconducir esta decisión y ajustarla a un marco de consenso", afirmó Urkullu.

Paso a paso

Ante las críticas de la oposición, Urkullu tiró de su propia hemeroteca. Detalló cada uno de los pasos dados por el Gobierno Vasco desde que se conoció la existencia del coronavirus en China. "Nos ha leído la agenda de los últimos meses", resumió posteriormente la portavoz de EH Bildu.

Durante su comparecencia telemática, Urkullu aseguró que "apenas 15 días después de que las autoridades chinas identificaran" el virus y cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) "aún no había declarado la emergencia sanitaria internacional", el Departamento de Salud del Ejecutivo autonómico trabajaba ya "ante la eventual llegada" de la Covid-19 a Euskadi.

Con el ministro y con la Iglesia

Durante su detallada intervención cronológica, reveló que el 10 de marzo mantuvo una reunión con responsables de medios de comunicación, en la que adelantó que el pico de infectados puede producirse en la primera quincena de abril. También citó sus encuentros (telemáticos) con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, o con responsables de la Iglesia Católica.

También se mostró cautelosamente optimista ante el incierto futuro que se abre en Euskadi. "Saldremos magullados, doloridos, pero saldremos adelante", afirmó en otra parte de su intervención.

Más noticias de Política y Sociedad