Público
Público

Vicente Rambla ni se moja ni sabía nada

El exvicepresidente valenciano echa balones y señala a Camps y Costa como los líderes que contrataron a la trama Gürtel en las campañas de 2007 y 2008 financiadas con dinero negro de empresarios.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Vicente Rambla (d), exvicepresidente de la Generalitat Valenciana, en el banquillo del juicio de la trama Gürtel, junto a Ricardo Costa (c), ex secretario general del PP de la Comunidad Valencianao. EFE

El siempre histriónico Álvaro Pérez, ‘El Bigotes’, espetó al magistrado que juzga los negocios de Gürtel en Valencia que Vicente Rambla es una persona que “lo tiras al agua y sale seco: nunca se moja”. Y este miércoles el aludido, Rambla, exvicepresidente de la Comunidad de Valencia ha confirmado que sólo se moja para salvarse.

Tres lustros en el gobierno de Francisco Camps, en carteras tan sensibles como Economía, Hacienda o Industria; coordinador de una campaña electoral del PP de Valencia; redactor de un programa electoral, e inspector de Hacienda en ejercicio, han servido a Vicente Rambla para echar balones fuera de toda responsabilidad de los dos delitos electorales y falsedad documental por los que se sienta en el banquillo. La Fiscalía pide para él seis años y medio.

Rambla ha admitido que dirigió la campaña autonómica de 2007 y elaboró el programa electoral de 2008, pero se trató de una dirección “política”. No tuvo relación alguna con la gestión económica, ni tenía tratos con la gerente y formó parte del comité ejecutivo del partido como otras 24 personas más. “Yo no soy órgano del partido, yo no soy partido”, ha enfatizado ante el tribunal.

Tampoco vio la documentación presentada a la sindicatura respecto a los gastos electorales en que había incurrido el PP en la campaña que dirigió: “no era mi competencia”.

En su versión, Ricardo Costa era el encargado de las cuentas y “la persona que tenía todo el peso del partido”. El era "el embudo y el centro de todo" lo que se movía en el PP de Valencia.

Ricardo Costa era el responsable del dinero negro que se ha acreditado en el sumario que financió las campañas electorales de 2007 y 2008 que se juzga en la Audiencia Nacional. Ahora bien, “el que vende pantalones en B, tiene que saber lo que vende en B y lo que vende en A”.

Él se encontró con que Orange Market –delegada de la trama Gürtel en Valencia- era “la empresa de cabecera”. La decisión de que el PP de Valencia trabajara con Orange Market, dirigida por ‘El Bigotes’, fue tomada por Francisco Camps, presidente de la comunidad autónoma, y por Ricardo Costa, según ha asegurado.

El vicepresidente de la Generalitat Valenciana, Vicente Rambla, a su llegada a la Audiencia Nacional a la primera sesión del el juicio sobre la supuesta financiación ilegal del PP de Valencia a través de la trama Gürtel. EFE/ Fernando Alvarado

Vicente Rambla ha declarado a base de expresiones tajantes y muchas preguntas retóricas, que han contrastado con la trepidante declaración previa de Ricardo Costa, quien ha detallado con pelos y señales la financiación ilegal de estas dos campañas electorales. Se pagaron con dinero negro de empresarios que contrataban con la administración pública gobernaba por el PP. Costa recogía los sobres y los iba ingresando en las cuentas del partido.

Pero Rambla ha bajado el ritmo del juicio y, puestos a no mojarse, no se ha mojado ni con Ricardo Costa –ambos tenían una relación “muy justita” - ni por el propio Camps, con el que tiene también una “justita” relación.

“Si hubiera tenido que ver con los pagos, ¿hubiera salido esta chapuza de campaña que está en la instrucción?”, ha preguntado Rambla dirigiéndose al tribunal respecto a la facturación realizada por Gürtel al PP de Valencia y a los empresarios por medio de facturas falsas. También ha destacado los “márgenes inadmisibles” que aplicaba Orange Market, como una factura de 333.000 euros por la elaboración de vídeos electorales. "Era una barbaridad".

"Deje usted ya de preguntarse a sí mismo porque esto ya es un poco raro", ha zanjado el juez José María Vázquez Honrubia. "Esto de preguntarse a sí mismo respondiendo a su abogado defensor es algo que no he visto nunca", ha destacado el juez.

“Chapuza”. Así ha calificado Vicente Rambla los ingresos en metálico que Ricardo Costa ingresaba en cuentas del PP, y procedente de dinero negro de empresarios.

Vicente Rambla ha enfatizado que nunca ha estado ni apoderado ni ha tenido firma en las cuentas del partido, ni dio indicación alguna a los empresarios. “¿De dónde sale el dinero en metálico?, todos los días lo pregunto en mi trabajo” ha incidido en una de las varias alusiones a su profesión de inspector de Hacienda.

A preguntas de la acusación popular ha negado que se preocupara de informarse sobre los gastos electorales, aunque sólo fuera por defecto profesional. “De lo mío me ocupo por defecto profesional. De las irresponsabilidades que se han visto aquí, no me ocupo”, ha espetado.

Tampoco le preocupó la adquisición de 14.000 chubasqueros adquiridos por Orange Market para un acto electoral donde cayeron chuzos de punto. “No es lo mío, no me importa no quiero saberlo”.

Niega todo conocimiento de soporte contable sobre las aportaciones ilegales: “Absolutamente, Es que va de suyo”.

Por negar, ha negado todo conocimiento de los gastos del grupo parlamentario del PP de Valencia, que pagó facturas de Gürtel. Y eso que él era diputado. Pero él era “consejero-diputado” y no acudía a diario al parlamento, sino a las sesiones de control.

El abogado del Estado, Edmundo Bal, le ha preguntado sobre una insinuación de ‘El Bigotes’ respecto al pago de unas vallas en la campaña de alcaldía de Alberto Fabra de Castellón. “Usted sugirió un empresario de Castellon para que se cobrara”, le ha preguntado. “Con todo el respeto a la abogacía del Estado eso yo no lo escuché así, aparte de que eso no fue así para nada”, ha respondido mientras ha recordado que el delegado de Gürtel en Valencia dijo en el juicio que Rambla “nunca me dio dinero”.

Desde que dejó la política, cuando fue acusado en esta pieza de Gürtel, no ha querido saber “nada” de la política. Y no, no se preocupó de la procedencia del dinero que financió la campaña que dirigió ni el partido que le sustentó. A pesar de ser inspector de Hacienda, delegado de Hacienda en Valencia. “Bastante tengo con estar en el gobierno”.

Más noticias en Política y Sociedad