Público
Público

Violencia sexual Amnistía entrega 140.000 firmas en el Congreso para pedir una ley eficaz contra la violencia sexual

La organización valora positivamente el Anteproyecto de Ley de Garantía de la Libertad Sexual por abordar por primera vez con un enfoque integral la violencia sexual y por poner en el centro el consentimiento de la mujer.

La ministra de Igualdad, Irene Montero (centro), en la manifestación del 8M (Día Internacional de la Mujer), en Madrid a 8 de marzo de 2020.
La ministra de Igualdad, Irene Montero (centro), en la manifestación del 8M (Día Internacional de la Mujer), en Madrid a 8 de marzo de 2020. Europa Press

Amnistía Internacional ha entregado en el Congreso más de 140.000 firmas de apoyo al manifiesto "#NoConsiento. Basta de obstáculos a las víctimas de la violencia sexual", con el que piden a los parlamentarios que aprueben una ley eficaz que garantice la protección de todas las víctimas de violencia sexual.

Con motivo del Día de la Mujer, Amnistía Internacional valora el anteproyecto de Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual, y que el consentimiento "sea la clave para definir la violencia sexual", tal y como se recoge en el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres, conocido como Convenio de Estambul.

Para la ONG, la ley debe mejorar y solventar "algunos desajustes importantes", pero es una oportunidad para la protección de las víctimas de violencia sexual.

Aspectos positivos

Entre los aspectos positivos, Amnistía destaca:

- El consentimiento se pone en el centro de la ley, al considerar violencia sexual todo acto de naturaleza sexual no consentido o que condicione el libre desarrollo de la vida sexual en cualquier ámbito público o privado.

- Asistencia integral especializada y accesible para las víctimas de violencia sexual a través de la creación de Centros de Crisis que atiendan a las mujeres víctimas de violencia sexual las 24 horas del día.

- Formación con enfoque de género a los agentes (policía, personal sanitario, forenses y personal de la administración de justicia) que podrían estar en contacto con la víctima de violencia sexual, para hacer frente a estereotipos y prejuicios.

- Impulso de reformas como la de la Ley de Enjuiciamiento Criminal o el Estatuto de la Víctima para evitar la revictimización de las víctimas en el proceso penal.

- Derecho a la reparación para las víctimas de violencia sexual.

Aspectos de mejora

Respecto a los aspectos de mejora, Amnistía señala:

- Aunque la reforma del Código Penal que propone es más acorde a los estándares internacionales, sigue contando con aspectos poco definidos como la contemplación de que el Tribunal pueda aplicar una rebaja punitiva en base a un concepto tan impreciso como el de "la entidad menor del hecho".

- El hecho de que no se exija una denuncia o una condena para que haya reconocimiento de violencia sexual es una buena noticia, pero reclama armonizar toda la legislación y garantizar que todas las víctimas de violencia acceden al máximo estándar de protección.

- Debe aclararse cómo se implementará la Ley teniendo en cuenta la competencia de las comunidades autónomas en muchos ámbitos que afectan a la misma.

- Pide tipificar como tortura la violencia sexual cometida por o con aquiescencia de agentes estatales e incluir aspectos relevantes para la protección de las víctimas de trata

Más noticias de Política y Sociedad