Público
Público

Moción de censura de Vox Vox protagoniza la derrota más contundente de la historia en una moción de censura

Santiago Abascal solo recibe 52 votos a favor, los de su grupo, frente a 298 votos en contra y sin abstenciones, y bate el 'récord' de mínimos de la moción de Antonio Hernández Mancha (Alianza Popular) contra Felipe González, que obtuvo 67 votos a favor.

Santiago Abascal Congreso
El presidente de Vox, Santiago Abascal, este jueves en el Congreso / EFE

Santiago Abascal ha perdido este jueves la moción de censura presentada contra Pedro Sánchez. Vox ha obtenido solo 52 votos a favor, los de su grupo, frente a 298 votos en contra y sin abstenciones. Se trata de la derrota más contundente de la historia de la democracia, con el peor resultado de las cuatro mociones presentadas hasta el momento.

El líder de la formación de ultraderecha ha superado el 'récord' de mínimos que tenía, hasta este jueves, Antonio Hernández Mancha, exdirigente de Alianza Popular que en 1987 solo recibió 67 votos a favor en su moción de censura contra el socialista Felipe González. En ese debate, el líder conservador obtuvo 195 votos en contra y 70 abstenciones.

Siete años antes, en 1980, el propio González estrenó este mecanismo constitucional para tratar de desgastar el Gobierno de Adolfo Suárez. El exdirigente socialista recibió 152 apoyos, 166 en contra y 21 abstenciones. También lo intentó el actual vicepresidente segundo del Ejecutivo de coalición y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.

En 2017 Iglesias defendió una moción de censura contra el Gobierno de Mariano Rajoy, un debate en el que obtuvo 82 votos a favor, 170 en contra y 97 abstenciones. La última, antes de la de Abascal, fue la de Pedro Sánchez, de nuevo contra Rajoy, aunque en esta ocasión el líder socialista salió victorioso del Congreso.

Sánchez recibió 180 votos a favor, 169 en contra y una abstención. Esa moción fue la que permitió al líder socialista convertirse en presidente del Gobierno, una posición que consolidó tras las elecciones del 10 de noviembre de 2019, comicios que dieron paso al Ejecutivo de coalición con Unidas Podemos.

Si el debate de miércoles apuntaba hacia el fracaso de Vox, con la duda de qué iban a votar finalmente los diputados del PP ('no' o abstención), la sesión plenaria del jueves ha despejado la incógnita y ha confirmado la imagen de aislamiento total de los de Santiago Abascal respecto al resto de la Cámara Baja.

Abascal, espectador del debate entre Iglesias y Casado

El PP no solo ha votado en contra, sino que su líder, Pablo Casado, ha escenificado una ruptura total (al menos discursiva) con la formación de ultraderecha, aunque, según anticipó Abascal durante el debate, esto no supondrá en ningún caso una amenaza para los Gobiernos autonómicos de Madrid, Murcia y Andalucía, donde los conservadores gobiernan gracias a Vox.

Un agotado Abascal ha tenido que enfrentarse en este segundo día al feroz ataque de Casado, a las críticas de Unidas Podemos y del PSOE, y a una doble intervención por parte del Gobierno (han hablado tanto el presidente, Pedro Sánchez, como el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias). 

Durante un momento del Pleno, el presidente de Vox (y candidato a la Presidencia en la iniciativa) ha sido un mero espectador en su moción de censura de un debate de varios minutos entre Iglesias y Casado, después de que el vicepresidente segundo del Ejecutivo no interpelase en su intervención a Abascal y centrara su turno en el líder del PP, principal partido de la oposición.

Más noticias de Política y Sociedad