Público
Público

Yolanda Díaz, la aspirante a vicepresidenta que enfrenta el reto de apuntalar Podemos

La ministra de Trabajo cuenta con una gran valoración en ámbitos progresistas y sindicales. Su nulo desgaste político es una de sus bazas para la larga carrera que le espera, según coinciden en señalar distintos analistas.

Yolanda Díaz
La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, durante una rueda de prensa ofrecida el pasado jueves 11 de marzo. David Fernández / EFE

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, se abre camino en el escenario de la izquierda española. Tras hacer frente desde su cartera a las catastróficas consecuencias sociales y laborales de la pandemia, esta política gallega aparece ahora no solo como aspirante clara a vicepresidenta segunda en lugar de Pablo Iglesias, sino también como la apuesta del bloque progresista para sumar nuevas mayorías que permitan hacer frente a la derecha.

"Una parte importante de lo que haga la izquierda en este país va a pasar por Yolanda Díaz", resume a Público uno de sus viejos compañeros en Galicia, el ahora secretario de Organización de Esquerda Unida Rubén Pérez. "Si una cosa hay que poner en valor –continúa– es que ha apostado por la unidad desde el principio. De hecho, fue uno de los baluartes para que se fraguaran gran parte de los acuerdos políticos posteriores: no es posible entender la existencia de Unidas Podemos sin el trabajo previo de gente como ella".

Fue precisamente en tierra gallega donde Díaz trabajó a favor de la creación de Alternativa Galega de Esquerda (AGE), una coalición fraguada en 2012 entre IU y Anova que dio el salto al parlamento autonómico con nueve escaños. "Fue la figura referencial en unos años muy difíciles para IU. Éramos una fuerza con poca implantación, y ella supo apostar por una alianza con fuerzas discrepantes del nacionalismo hegemónico. La experiencia de AGE y la labor de Yolanda en esa gestión es evidente", afirma Pérez. 

"Aquel revulsivo de AGE enseñó el camino de la unidad de las fuerzas de izquierdas, mediante la conjunción de la plurinacionalidad y los derechos sociales. Yolanda es una de las personas que desde el primer momento apostó por ese espacio", recuerda el ahora parlamentario vasco de Ezker Anitza Iñigo Martínez Zatón, quien conoció precisamente a la ministra de Trabajo en aquellos años.

Díaz está afiliada al Partido Comunista de España (PCE). Su secretario general, el diputado Enrique Santiago, destaca que la ministra de Trabajo "ya ha reforzado las candidaturas del espacio de Unidas Podemos en las que ha participado en los últimos años. Su enorme tenacidad y capacidad de trabajo siempre ha sumado ya no solo como candidata individual, sino como parte de los proyectos colectivos en los que se ha integrado".

Es precisamente la combinación de su experiencia política a favor de la unidad de la izquierda con su gestión al frente del ministerio de Trabajo lo que, según coinciden en señalar analistas y compañeros de militancia, la convierte en un de los principales activos de la izquierda. "Ser parte del de un cogobierno como el actual, histórico para nuestro país no solo por ser de coalición sino por incluir miembros de una izquierda a la que se le había hecho un cordón sanitario durante décadas, ya es muy relevante. Pero, además, poder proteger los derechos de las familias trabajadoras de nuestro país desde una cartera como la de Trabajo es más relevante todavía" apunta Santiago.

En tal sentido, subraya que la ministra "ha liderado una de las agendas más relevantes de la acción política del cogobierno durante la pandemia, trabajando 24 horas siete días a la semana para impulsar, por un lado, medidas que protegieran a los sectores más vulnerables en medio de la crisis sanitaria, económica y social", además de trabajar a favor del "cumplimiento del acuerdo de gobierno" entre Unidas Podemos y PSOE. Santiago cita, por ejemplo, "el plan de desmantelamiento de las reformas laborales anteriores que está en marcha" y que previsiblemente será otro de los hitos de la gestión de Díaz al frente del ministerio en lo que resta de legislatura.

"La ministra ha dado vida y fuerza al diálogo social"

En la biografía de Díaz figura precisamente su vinculación con el mundo del sindicalismo. Su padre, el histórico sindicalista Suso Díaz, fue secretario general de CCOO, sindicato al que ella también ha estado ligada a lo largo de su carrera. "La ministra ha dado vida y fuerza al diálogo social, al tiempo que ha reconocido el papel de los agentes sociales. En pandemia, sus políticas han significado una defensa del interés general y del empleo", subraya el veterano sindicalista Ramón Gorriz, presidente de la Fundación Primero de Mayo de CCOO.

No en vano, Gorriz considera que la llegada de la política gallega al ministerio de Trabajo "ha sido un revulsivo y un cambio de la noche al día" para los sindicatos. "Ha significado claramente tener una interlocución y un reconocimiento de la representatividad de los sindicatos en esta sociedad", indicó. Precisamente por ello, cree que Díaz "es una persona reconocida por el conjunto de la izquierda" que podría "aunar" fuerzas en el ámbito progresista.

Nulo desgaste

Del mismo modo, distintos politólogos y analistas consultados por Público coinciden en señalar que uno de sus valores pasa por el prácticamente nulo desgaste que ha tenido hasta ahora como integrante del Gobierno. "Al menos hasta ahora, en el terreno de la comunicación política ha sido una persona suave y comedida. Habrá que ver cómo se mueve en ese terreno de mayor exposición actividad política en el sentido puro del término", indica Ricardo Feliú, sociólogo y profesor de la Universidad Pública de Navarra.

"Yolanda Díaz tiene un nombre propio en la política de izquierdas de nuestro país –dejando fuera al PSOE– en un lugar que pocos han tenido desde hace años. Ahora falta saber qué penetración adquiere en el espectro más amplio del electorado", afirma por su parte el politólogo Héctor García. "De momento –continúa–, parece ser más que capaz de retener el electorado, tiene experiencia en un gobierno difícil con una buena aceptación y eso es una base para construir a la Yolanda Díaz líder y candidata a ser la primera presidenta de la historia de España".

Queda, en cualquier caso, camino por delante. Díaz -que este lunes a la tarde publicó un mensaje en Twitter donde saludaba la candidatura de Pablo Iglesias a la Comunidad de Madrid y reivindicaba su participación en la política "para cambiar las cosas", tendrá que hacer frente ahora a la previsible campaña de desgaste que promoverá la derecha, que pasará a convertirla en su enemiga declarada. "Comunismo o libertad", han exclamado Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado desde las redes sociales.

"Apuesta de futuro"

"Sin duda alguna Yolanda Díaz es una figura que reforzaría el voto al espacio que se encuentre a la izquierda del PSOE. El resto de caras visibles del espacio de Unidas Podemos se encuentran notablemente desgastados, mientras que Yolanda Diaz, no", aprecia el analista político Javier Alberdi. Sostiene en tal sentido que la ministra "es una apuesta de futuro, pero no solo dentro del espacio electoral de Podemos e Izquierda Unida, sino también para aquellos que se vieron alejados de dicho espacio a lo largo de los últimos años: Yolanda Díaz es la ministra mejor valorada no solo para el electorado de Unidas Podemos, sino también para el de Compromís y Más Madrid", remarca.

De hecho, Alberdi señala que "si se dan las correlaciones de fuerza internas y externas necesarias, podría ir más allá de Unidas Podemos y rearmar un nuevo espacio progresista que atrajera a los partidos que abandonaron la coalición y por supuesto a votantes que optaron por el PSOE, no votaron o lo hicieron por partidos nacionalistas". La ministra que forjó la unidad de la izquierda gallega tiene ahora camino por delante.

 

 

Más noticias de Política y Sociedad