Público
Público

Cinco claves que desmienten un cambio de tendencia epidemiológica en Madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha afirmado este lunes que su "estrategia sanitaria funciona" pero el sistema sanitario sigue desbordado y los retrasos en las notificaciones siembran serias dudas sobre los datos.

Cinco meses de la desastrosa gestión de Ayuso del coronavirus, resumidos en 10 minutos
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el vicepresidente, Ignacio Aguado./ EFE - Comunidad de Madrid

Horas antes de que comenzara la reunión entre el ministro Salvador Illa y el consejero de Sanidad, Enrique Ruíz Escudero, la Comunidad de Madrid difundía una "mejora de los datos asistenciales por COVID-19" y la "menor incidencia registrada durante las dos últimas semanas". Sin embargo, hay serias dudas sobre la realidad que representan estos datos. 

De hecho, minutos después de que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, difundiera este mensaje, trabajadores del hospital de La Paz avisaban de que había "25 pacientes covid pendientes de ingreso porque no hay camas covid disponibles en las plantas". Un ejemplo de la situación de los hospitales de la Comunidad de Madrid que ya recurren a espacios como los gimnasios, como se tuvo que hacer durante la primera ola, para ingresar a todos los enfermos.

Los ingresos no se "desploman": el sistema sanitario sigue colapsado

La presidenta de la Comunidad de Madrid afirmó por Twitter que los ingresos se "desploman": "Se desploman los ingresos hospitalarios por COVID en la última semana (-66%) y bajan también en las UCI (-11%). Invertimos la tendencia también durante el fin de semana: menos ingresos que hace siete días". 

Estos afirmaciones se alejan mucho de la realidad. Los ingresos no se "desploman". Según el propio comunicado oficial lo que ocurre es que decrece el crecimiento, es decir, la rapidez en la que crece el número de ingresos ha reducido. En el comunicado difundido por el Gobierno autonómico se decía que el crecimiento de ingresados por covid ha reducido en un 66%, pasando de los 591 en la semana 14-20 de septiembre a los 264 en la semana 21-27 de septiembre.

Aunque tampoco cuadran los datos de la comunidad con los porcentajes que han difundido puesto que los ingresos en la última semana serían de 2.594, los de la semana que va del 14 al 20 serían de un 2.624 y la del 8 al 15 de 1.833. 

Por otro lado, el sistema sanitario de la Comunidad de Madrid está colapsado y no hay ninguna mejora en sus servicios que señalen que se ha invertido la tendencia en la región respecto a la expansión del coronavirus. De hecho, las opiniones de todos los médicos apuntan en el sentido contrario. Este mismo lunes el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Serafín Romero, pedía el paso a la fase 1 y avisaba de que los ingresos seguirán aumentando.

Además, la Comunidad de Madrid lidera (y con mucha diferencia) la tasa de ocupación de covid a nivel estatal: la media de camas ocupadas por covid es del 8% mientras que en Madrid asciende al 25%. La ocupación de camas de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) es del 17% mientras que en Madrid este dato llega al 40%. Además, hay que tener en cuenta que las camas normales de UCI ya se ocuparon en la región casi en su totalidad y que ahora se recurre a otras camas que se convierten en camas de UCI. 


Comparando los datos de los lunes: no hay mejoras

La Comunidad de Madrid no ha detallado cómo se han calculado los porcentajes de los datos porque el Gobierno autonómico ha pasado sólo un pequeño comunicado por un grupo de WhatsApp con los medios de comunicación. Pero siguiendo los propios datos publicados en el Ministerio de Sanidad, enviados por la Comunidad de Madrid, las comparaciones no apuntan bien. De hecho, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha afirmado tras ver los datos que los casos "siguen incrementando semana tras semana" y que hay "transmisión comunitaria".

Pero, además, la Comunidad de Madrid ha comunicado este lunes 13.449 casos más desde el viernes, la mayor cifra de notificaciones de esta segunda ola.

En los informes de la propia Comunidad de Madrid tampoco se ve ninguna reducción según los números, como se refleja en el siguiente gráfico.

Falta de tiempo para que las medidas tengan efecto

En la primera ola no se tenían suficientes conocimientos sobre el coronavirus, pero ahora sí se conocen más datos que ayudan a medir la evolución de la pandemia. Uno de ellos es que la media de tiempo que tiene que pasar para que una medida tenga efecto es entre 10 y 14 días. Esto se conoce porque pasó cuando comenzó el confinamiento así como cuando se ordenó el cierre total de las empresas.

Una reducción del crecimiento de la pandemia, como afirma la comunidad, no se debería pues a la estrategia de Ayuso de restringir la movilidad en determinadas zonas de la comunidad ya que no habría pasado el suficiente tiempo. Una medida como esta necesitaría de unas dos semanas para que tuviera efectos en la incidencia, tres en hospitalizaciones y cuatro en la mortalidad.

Madrid también supera la media de incidencia y positividad

Otro dato que refleja la gravedad de la situación de la Comunidad de Madrid es que supera por muchos puntos la media estatal en los datos que trasladan los Gobiernos autonómicos al Ministerio de Sanidad. Según los datos del informe de este miércoles, la incidencia media en los últimos siete días por cada 100.000 habitantes es de 124. La de la Comunidad de Madrid asciende a 307. La incidencia media en los últimos 14 días es de 290 y la de Madrid de 775.

Pero, aún más clara, es la tasa de positividad. La media estatal es del 11,5%. En la Comunidad de Madrid llega al 20,7%. Según ha explicado Fernando Simón, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, la media bajaría hasta tres puntos si el dato de Madrid no estuviera. 

Los retrasos en las notificaciones de más de una semana

Por último, es poco fiable valorar la tendencia de la Comunidad de Madrid midiendo los datos de la última semana porque a lo largo de la pandemia se ha demostrado que no son fiables. Los retrasos en las notificaciones durante las hospitalizaciones, los ingresos en UCI y los fallecidos fueron habituales durante la primera ola. Con un sistema sanitario completamente desbordado, los médicos alertan de que podríamos estar ante otro retraso en las notificaciones. 

De hecho, nunca se han dejado de producir retrasos en las notificaciones de los contagios. La Comunidad de Madrid notifica un número de contagios que llegan a triplicarse según pasan los días. En los últimos informes pasa más de una semana hasta que los datos se estabilizan. En el informe de este 28 de septiembre sobre el día 10 hay 4.027 casos, pero ese día se notificaron 974 contagios más. Una semana después, el día 17, aún no se había notificado el dato: 3.916.

Más noticias de Política y Sociedad