Público
Público

Comunidad de Madrid El colapso sanitario de Madrid llega a los colegios: no hay control sobre los brotes

La falta de trabajadores y protocolos claros imposibilitan el control de los contagios, poniendo en riesgo a docentes y familias. Salud Pública no contesta a tiempo a los centros, los rastreadores no llaman a las familias y los sindicatos estiman que hay hasta un 30% más de aulas confinadas de las que cuenta la Comunidad de Madrid.

La pandemia de la COVID-19 ha provocado que nueve de cada diez niñas y adolescentes sufran un nivel medio o alto de ansiedad, según un informe de Plan Internacional, que refleja que son las de España e India las que más reconocen haber tenido cambios más
Un aula de un centro educativo en pandemia. EFE/Miguel Barreto/Archivo

Los sindicatos y las asociaciones no creen que sean fiables los números que da la Comunidad de Madrid sobre el número de brotes en centros educativos. Según los últimos datos de la Consejería de Sanidad, en la región se han cerrado 832 aulas y una escuela infantil. Los alumnos que están haciendo cuarentena son 13.856, el 1,1% del total. Sin embargo, las denuncias constantes que señalan que Salud Pública ni contesta a los centros ni llama a los familiares ponen en entredicho estas cifras. La última modificación sobre el protocolo de actuación siembra aún más dudas: no se harán pruebas diagnósticas a los contactos estrechos del ámbito escolar si no presentan síntomas.

"El primer día de colegio, el 17, un niño nuevo fue con síntomas a la clase en la que están mis hijos. Le mandaron a casa y le hicieron la PCR. Hasta este martes 22 no le dieron el resultado y la clase había seguido con su curso. Es positivo así que a partir del día 22 todos los alumnos están de cuarentena. Salud Pública no se ha puesto en contacto con nosotros y la Consejería de Sanidad me ha llamado para preguntar si han hecho PCR a los niños y si tienen síntomas. Les he dicho que no nos ha llamado Salud Pública por lo que no sabemos si hay que hacerles PCR", relata una madre de cuatro hijos de Pozuelo de Alarcón. La Consejería de Sanidad no les ha dado ninguna respuesta. Tienen que seguir esperando la llamada de Salud Pública. "De síntomas les he referido mucosidad y una erupción ecutánea, pero no han dado importancia importancia. Solo síntomas como cefálea, disnea, dolor de pecho, diarrea o fiebre", explica a Público.

Su caso no es único. Entre las familias hay incertidumbre y miedo ante una situación de descontrol por el colapso del sistema sanitario de la Comunidad de Madrid. La falta de capacidad en los servicios sanitarios y educativos impiden que se cumplan unos protocolos que tampoco están claros y que cambian cada poco tiempo. Los centros se autoorganizan como pueden pero la situación es muy grave: en juego está la salud y la educación de miles de madrileños.

La normativa dictaba que, ante un caso positivo, los centros tienen que llamar a los servicios de Salud Pública o al designado para este fin y que éstos contactarán con los centros y las familias para realizar el estudio de contactos, mandar aislamiento y PCR. "El protocolo dice lo que hay que hacer pero, a su vez, que tienes esperar a que se pongan en contacto, pero es que no se puede esperar. Hace más de 14 días tuvimos el primer caso en el colegio en el que trabajo. Lo notifiqué a Salud Pública y nadie nos ha llamado", explica Alda Recas, enfermera escolar en un centro privado de la región y portavoz de la Asociación Madrileña de Enfermería (AME).

El colapso del sistema sanitario en la Comunidad de Madrid provoca así un descontrol total sobre los casos. "Si Salud Pública hubiera llamado a todas las familias y se hubieran mandado PCR a todos los alumnos que son contactos estrechos, no habríamos tenido capacidad de realizarlas", lamenta la delegada de la Unión General de Trabajadores (UGT) de Atención Primaria, Inma Martín. La última actualización del protocolo de la Comunidad de Madrid para los centros educativos ya no recoge la necesidad de realizar pruebas a los contactos: "En la situación epidemiológica actual, la realización de una prueba diagnóstica de infección aguda a los contactos estrechos del ámbito escolar, en general, no se indica salvo que desarrollen síntomas", se indica en el documento.

La estrategia de la Comunidad de Madrid de comprar cinco millones de test de antígenos va encaminada a mejorar la detección precoz de los casos, pero el sistema sanitario está tan colapsado que esto no resolvería mínimamente el problema. Atención Primaria está realizando las funciones de Salud Pública porque no hay rastreadores. Como destaca Recas, Salud Pública está completamente "desbordada" y no pueda hacer estudio de contactos ni seguimiento de los casos. "Madrid no está incrementando el número de rastreadores que continúa siendo notablemente insuficientes", lamenta también la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid.

Esto lleva a los sindicatos a cuestionar las cifras de aulas confinadas de la Comunidad de Madrid. "Hay un desfase entre los datos oficiales y la realidad. La Consejería de Sanidad no da informes diarios como otras comunidades como Catalunya. Las primeras cifras fueron las más ajustadas que dieron a los datos que tenemos nosotros, pero ahora nosotros calculamos al menos entre un 20% y 30% de más aulas confinadas por decisiones de los propios centros", comenta Isabel Galvín, secretaria general de Enseñanza de Madrid de Comisiones Obreras (CCOO), sobre las 832 aulas cerradas que anunció Sanidad. 

La falta de transparencia sobre este asunto es grave. La Comunidad de Madrid solo da los datos una vez a la semana, cuando se publica el Informe Epidemiológico Semanal, y no detalla ni los centros ni las etapas educativas afectadas ni las aulas que pertenecen al mismo centro. Según los datos de CCOO, hay aulas confinadas en toda la región, algo que se entiende ya que hay transmisión comunitaria en todas las zonas. "Se necesitan apoyos en todos los sitios. Hay un colegio con varias aulas confinadas en un barrio del centro que no es de lo que más casos tiene mientras que hay centros sin ningún caso en un barrio en el que se ha limitado la movilidad", explica Galvín. 

Sin sanitarios para resolver problemas sanitarios

Hay dos claves para entender los problemas en la Comunidad de Madrid: la falta de personal sanitario y la falta de claridad en los protocolos. "Nos sentimos completamente solos y abandonados", lamenta Recas sobre su experiencia como enfermera escolar en un centro privado de más de dos mil alumnos.

Los centros se están enfrentando al coronavirus sin el apoyo sanitario que necesitan. Según CCOO, el Gobierno de la Comunidad de Madrid solo ha contratado cinco enfermeras escolares de las 150 prometidas por el Gobierno de Ayuso. Como no hay enfermeras, son los directivos los que tienen el papel de coordinador covid del centro, pero no tienen formación. "Les han dado un curso de dos horas", lamenta Galvín.

Como los protocolos tampoco son claros, cuando hay sanitarios como en el centro en el que trabaja Recas, hay más capacidad para la toma de decisiones sin apoyo de Salud Pública. Pero, si no hay profesionales formados, hay un vacío total. En el colegio de Recas ha habido tres casos y Salud Pública nunca les ha llamado. "Nosotras tenemos formación para hacer ese rastreo interno, sobre todo, porque los casos han sido en grupos de convivencia estables, pero cuando los grupos sean mayores porque no sean grupos de burbuja o si sucede en centros sin enfermeras escolares es mucho más grave", insiste la trabajadora.

La situación es tan grave que se teme mucho por el futuro próximo. Todo apunta a que, como dice Galvín, si el curso se mantiene será por el esfuerzo de los trabajadores, de las familias y y del alumado: "Será gracias a los profesionales, que se están dejando la piel, a las familias y a los niños, que se están comportando de manera ejemplar".

Más noticias de Política y Sociedad