Público
Público

Crimen organizado Detenidos siete miembros de 'Dominican Don't Play' por agresión sexual y lesiones en Corredor del Henares

El grupo se encuentra en expansión y provoca una gran desestabilización social en las zonas donde se asientan.

Guardia Civil
La Guardia Civil momentos antes de proceder a la detención de la banda delictiva. Guardia Civil

La Guardia Civil ha arrestado a los siete integrantes de la banda delictiva Dominican Don't Play (DDP) del Corredor del Henares (entre Madrid y Guadalajara) por presuntos delitos de agresión sexual, lesiones y amenazas, tenencia de armas prohibidas, pertenencia a grupo criminal y atentado contra el patrimonio.

Los siete jóvenes habrían participado en enfrentamientos violentos con otra bandas rivales de la zona para vengarse y hacerse con el control total. El objetivo de los arrestados era delinquir para expandir la banda criminal a eran Corredor del Henares.

Se trata de la misma banda, en su filial en la capital, presuntamente responsable del apuñalamiento que tuvo lugar la madrugada del pasado 1 de julio en la Plaza Pedro Zerolo de Madrid durante las fiestas del Orgullo en Madrid.La Policía Local de Madrid detuvo este lunes a tres individuos de DDP.

La organización criminal tenía su base en Torrejón de Ardoz (Madrid) y su objetivo era delinquir para expandir la banda criminal en el Corredor del Henares. El dispositivo 'Bávaro' comenzó a partir de una investigación que apuntó a un grupo de jóvenes de la banda DDP como posibles responsables de las numerosas agresiones y amenazas entre Madrid y Guadalajara.

Los agentes encontraron en dos sedes de la banda en Torrejón de Ardoz: armas prohibidas, objetos robados, las armas y herramientas para atentar contra el patrimonio, así como elementos distintivos.

Una banda violenta en expansión

La banda Dominican Don't Play (DDP) aspira a controlar cada vez más regiones del país. Para ello forma a grupos territoriales, los denominados 'Coros', que se dedican a cometer delitos provocando una gran desestabilización social en las zonas donde se asientan.

Por lo general, este tipo de bandas juveniles violentas son grupos organizados con una fuerte jerarquía y donde cada uno de sus miembros tiene una función definida, según explica la Benemérita.

En la mayoría de estas organizaciones, un elevado número de componentes son menores de edad, quienes habitualmente son inducidos a abandonar sus domicilios familiares y cometer actividades ilícitas para financiar la banda.

La investigación, que trabaja en la prevención y al investigación de este tipo de grupos, ha sido desarrollada de forma conjunta por la Unidad Central Especial (UCE) número 3 y los Grupos de Información de las Comandancias de Guardia Civil de Guadalajara y Madrid, que han contado además con la colaboración de la Policía Local de Torrejón de Ardoz.

Más noticias