Público
Público

Juicio La defensa de 'El Chicle' admite que es posible que "fuese consciente" de que podía matar a Diana Quer

La defensa del asesino confeso de la joven ha modificado su escrito de calificación y eleva la petición de pena a homicidio doloso. La Fiscalía pide la prisión permanente revisable para José Enrique Abuín Gey. 

José Enrique Abuin, alias El Chicle, acusado por la muerte de Diana Quer, en un momento del juicio. (XOAN REY | EFE)

agencias

La defensa de José Enrique Abuín Gey, alias El Chicle, autor confeso de la muerte de Diana Quer, ha modificado su escrito de calificación y, aunque mantiene dos años y medio por un homicidio imprudente, contempla ahora como subsidiaria la petición de homicidio doloso con una condena de entre cinco y siete años.

De este nuevo escrito la letrada María Fernanda Álvarez, antes de dar lectura a las conclusiones finales en la última jornada del juicio por este crimen, ha explicado que pese a que se mantiene en la teoría de homicidio imprudente, ha decidido añadir que con carácter "subsidiario" los hechos podrían ser constitutivos de un "homicidio con dolo eventual" ya que existe la posibilidad de que Abuín "fuese consciente" en el momento del ataque a Diana Quer de "la fuerza que estaba haciendo sobre la víctima" y de que "podría causarle la muerte".

Todo ello, ha aclarado, en caso de que se considere que el acusado tuvo que ser "consciente" de la fuerza que estaba ejerciendo sobre la víctima en el momento en el que la asfixió y, por ende, de la consiguiente "posibilidad de causar la muerte". En este caso, solicita una pena de entre cinco y siete años con la "atenuante calificada de confesión".

Fiscalía y acusación particular también han desarrollado este lunes sus conclusiones finales. Los dos han descrito al único acusado, Enrique Abuín, como un "depredador sexual" que "salió a cazar" a la joven y que, tras secuestrarla, la violó y la mató en la nave de Asados, donde escondió su cadáver en un pozo durante casi 500 días.

La Fiscalía ha pedido la prisión permanente revisable para José Enrique Abuín Gey, el Chicle, único acusado del asesinato de Diana Quer, por la "maldad brutal", el "terror innecesario" y el "ensañamiento psicológico" de un "depredador sexual" que además no siente arrepentimiento alguno.

La fiscal Cristina Margalet ha presentado sus conclusiones a los cinco hombres y cuatro mujeres del jurado en la última sesión del juicio que acoge la sección de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago de Compostela.

Un delito con un "móvil claramente sexual"

Margalet, en un alegato muy extenso, ha argumentado la condena que reclama, entre otras cuestiones, por la intencionalidad del acusado de cometer este delito con un "móvil claramente sexual".

Durante su intervención, ha desechado que este suceso haya podido desencadenarse de forma accidental ya que se da, ha afirmado Margalet, la intención del acusado de "tener a su presa a su merced y hacer con ella lo que quiera" y por eso la abordó en una zona oscura.

Un modo de proceder, ha proseguido, que también empleó con una joven de Boiro el 25 de diciembre de 2017, un caso por el que fue condenado como autor de los delitos de detención ilegal consumada y agresión sexual en grado de tentativa.

Aquella noche, al igual que en la que falleció Diana, también eran fiestas: en el suceso de Boiro las navidades y en el de Diana las patronales de A Pobra do Caramiñal (A Coruña). Y a la mujer de Boiro también le quitó el móvil, como a Diana Quer, ha incidido el Ministerio Público, "con el objeto de dejarlas indefensas y la imposibilidad de pedir ayuda".

El caso de Boiro y el de Diana Quer son "prácticamente clonados"

Con Diana actuó de forma similar al caso de Boiro, "prácticamente clonados", según la Fiscalía, que defiende que el acusado golpeó a Diana para aturdirla y meterla en el maletero para "llevarla viva a la nave (de Asados) y allí consumar la violación".

En el episodio de Boiro, el Chicle logró meter a su víctima en el maletero de su coche, "arma de trabajo indispensable para cometer sus delitos", pero no llegó a poner el vehículo en marcha porque dos jóvenes los sorprendieron.

Con Diana Quer sí lo consiguió. Sobre la atenuante de confesión y el hecho de que guiase a los investigadores al pozo, ha subrayado la fiscal que Abuín ofreció hasta tres versiones diferentes y eso desvirtúa, bajo su criterio, el hecho de contemplar tal circunstancia.

De la última versión, la de verse sorprendido robando gasóleo y temer volver a la cárcel, ha expuesto la fiscal: "Decide matar a una persona, hecho castigado con diez años de prisión, antes que verse delatado por un delito leve de hurto que ni siquiera deja antecedentes, que se pena con 90 euros y por el que no iba a entrar en prisión. Incoherencia".

Y acerca de la asfixia, ha hecho hincapié en que no la materializó con sus manos, pues los forenses han probado que la brida de un solo uso fue el arma homicida y que es "mortal".

Un crimen cometido por "pura maldad"

La fiscal ha sumado los datos de su perfil psicológico, que determinó que no tiene una personalidad patológica, y la actitud "normal" que tuvo el día siguiente a los hechos para asegurar que, si no tiene "ninguna enfermedad", comete el crimen "por pura maldad". "Acecha y acorrala a su víctima, no siente pena, compasión o culpa. Solo satisface sus deseos y busca tener a su presa a su merced", ha resumido.

Entre otras pruebas, la Fiscal ha apuntado a que el posicionamiento de los teléfonos, elaborado por la Guardia Civil, contradice el lugar en el que él dice que se encontró con Diana, así como que los datos forenses desmienten que la muerte pudiese ser accidental. "Es imposible causar la muerte de Diana como él escenificó en la reconstrucción", ha añadido, recordando que tuvo que producirse un estrangulamiento de "varios minutos".

También ha rechazado Cristina Margalet que El Chicle colaborase con los investigadores, ya que se "inventó una coartada", entregó un móvil "que no era el suyo" y , "solo cuando se vio con la soga al cuello", admitió haber causado la muerte, aunque inicialmente dijo que la había atropellado y contó hasta tres lugares distintos donde había dejado el cadáver.

El Ministerio Fiscal califica de "ilógica" la última versión de 'El Chicle'

Del mismo modo, ha calificado de "ilógica" su última versión, que contradice las pruebas forenses y de posicionamiento móvil, y ha incidido en el hecho de que justificase la muerte de Diana alegando que tenía miedo de que lo delatase tras sorprenderlo robando de gasoil, una cuestión que tampoco avalan los testigos.

Tanto la acusación como el Ministerio Público han mantenido líneas muy similares en cuanto a lo que creen que sucedió la noche de 22 de agosto de 2016 y han asegurado que las pruebas y testimonios praticados durante las nueve sesiones que ha durado este juicio evidencian que la versión de El Chicle es "inverosímil".

El Ministerio Público cree que "Diana iba viva y encerrada en el maletero" del coche de El Chicle, que después el acusado "limpió a conciencia" y que hubiese sido "imposible" que transportase su cadáver hasta el sótano de la nave abandonada.

También acredita la declaración de uno de los forenses, que apreció un "edema" en la vulva y el hecho de que apareciese desnuda para determinar que fue violada, y se ha referido al hecho de que, según los forenses, las lesiones del cuello eran "más compatibles" con que hubiese sido estrangulada con la brida que se halló en su pelo. La fiscal ha concluido mencionando una película para asegurar que "la realidad supera siempre la ficción".

La acusación particular ha añadido a su petición el "agravante de género" al entender que Abuín Gey actuó contra Diana "valiéndose de su condición de hombre". 

"Un cazador"

Por su parte, el abogado de la acusación, Ricardo Pérez Lama, ha recordado que Enrique Abuín es el "autor confeso" de la muerte de Diana y que ofrece una versión "llena de incoherencias" y de "mentiras" sobre lo sucedido esa madrugada.

En particular, se ha referido a los posicionamientos de los teléfonos tanto de Diana como de Enrique Abuín, que contradicen su versión, los testigos que aseguran que no se robó gasoil esa noche o el hecho de que permaneciese en la nave de Asados "como mínimo una hora y 24 minutos", así como que los forenses hayan señalado la brida como "arma homicida" dadas las lesiones en los huesos del cuello.

"La versión del acusado es totalmente falsa, contradictoria, elusiva. Miente y miente y vuelve a mentir", ha dicho el abogado en su alegato, en el que ha asegurado que Enrique Abuín "estaba en el Paseo Marlés" de A Pobra esa noche –actual Paseo del Arenal– "para cazar" e interceptó a Diana en un cruce entre esta vía y la calle Venecia, donde la posiciona su móvil y no donde él dijo que había ido a robar gasoil. "De robo no hay nada", ha explicado el abogado, "él va a cazar, esa es la realidad".

En reiteradas ocasiones, el letrado ha dicho a los jurados que no deben "tener dudas" de que Diana "estaba viva" en A Pobra, y cuando llegó a Asados. "La mete viva en el maletero, porque lo que pretende es abusar de ella, violarla", ha añadido el abogado, para quien el hecho de que la "someta con cintas y bridas" evidencia que aún estaba con vida cuando la transporta, ya que "si estuviese muerta no habría ninguna necesidad de brida". "Los indicios nos demuestran inapelablemente que Diana estaba viva", ha estimado. 

"De robo no hay nada", ha explicado el abogado, "él va a cazar, esa es la realidad"

Para Pérez Lama, Enrique Abuín "buscó impunidad para hacer con Diana lo que le vino en gana" en la nave da Asados, a donde la trasladó "viva" y donde la "desnudó". "No da una explicación razonable por que está al menos una hora y veinte minutos en esa nave. ¿Por que? Porque Diana está viva. La mata en Asados para que no descubran su fechoría", ha añadido.

Última sesión para la defensa

Este martes se celebrará la última sesión del juicio, en la que se podrá escuchar el desarrollo de las conclusiones finales de la defensa, que no ha podido realizarlas este lunes dada la extensión de la intervención tanto de la Fiscalía como de la acusación.

En todo caso, la letrada de la defensa, María Fernanda Álvarez, ha introducido este lunes en sus conclusiones la posibilidad de que El Chicle "fuese consciente" en el momento del ataque a Diana Quer de "la fuerza que estaba haciendo sobre la víctima" y de que "podría causarle la muerte". Con ello, ha modificado el escrito de defensa para introducir la posibilidad subsidiaria de que Enrique Abuín hubiese cometido un "homicidio con dolo eventual"..

Más noticias