Público
Público

La delegada del Gobierno en Madrid ignora a Carmena y a los vecinos y permite una manifestación neonazi

Una concentración convocada por un grupo de ultraderecha por "la defensa de España" estará separada tan sólo por una hora de diferencia de otra manifestación organizada por colectivos antifascistas. Todo ello en un fin de semana donde dos grandes conciertos y la final de la Copa del Rey de fútbol agolpan a cientos de turistas en la capital.

Concepción Dancausa, delegada de Gobierno en Madrid. EUROPA PRESS.

PÚBLICO / AGENCIAS

MADRID.- La delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, ha hecho caso omiso a las advertencias del Ayuntamiento de Madrid y de los vecinos del barrio de Malasaña y hará coincidir en las calles del centro de la capital dos manifestaciones de signo contrario: la primera de ellas, organizada por el colectivo neonazi Hogar Social Madrid, y la segunda convocada por un grupo antifascista contrario a la discriminación.

A pesar de que el consistorio madrileño remitió el pasado viernes una carta a la Delegación del Gobierno pidiendo que impidiera de oficio la celebración de la manifestación de ultraderecha, o la disuelva tan pronto se produzcan delitos de odio, Dancausa ha ignorado el contenido del escrito.

Además del Ayuntamiento, los vecinos del Barrio de Universidad, en Malasaña, también solicitaron a la delegada del Gobierno que impidiera la manifestación neonazi: "Es una irresponsabilidad y una provocación que se haya elegido a nuestro barrio ya que carece de condiciones para una manifestación de este tipo", asegura la Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad. 

Para estos vecinos la concentración de ultraderecha es una "provocación" y tienen miedo a que se repitan los incidentes violentos que protagonizaron grupos fascistas en su barrio "a finales de los 70 y principios de los 80, en los que fue asesinada la joven Salomé Alonso Varela e hirieron a multitud de personas". Si ocurrieran actos violentos, la única "responsable" sería Concepción Dancausa, apuntan los residentes del histórico barrio de Madrid.

La Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado también pidió a la Delegación que revisara de oficio de la autorización de esa manifestación.

Una hora de diferencia entre ambas concentraciones

La manifestación organizada por Hogar Social Madrid, en el marco de una movilización en varias ciudades europeas en recuerdo al exactivista de la ultraderecha francesa Dominique Venner, arrancará a las 18:00 horas en Plaza de España, donde con el lema con el lema "Defiende España, defiende a tu gente". 

Este colectivo neonazi reclamará que "España es de su gente y de nadie más, ni de la multiculturalidad ni de mafiosos oligarcas". Según fuentes de la Delegación del Gobierno en Madrid las previsiones de los organizadores calculan alrededor de 600 participantes.

Por su parte, la plataforma Madrid para Todas ha convocado, con el apoyo de colectivos antifascistas, una manifestación que comenzará a las 19:00 horas en la glorieta de Carlos V (Atocha) y discurrirá hasta la Puerta del Sol para -de la mano de 5.000 manifestantes según las previsiones de la organización- reaccionar "contra el fascismo y toda forma de discriminación".

Dos kilómetros y medio separarán las dos concentraciones de signo contrario. GOOGLE MAPS.

Fuentes de la Delegación han explicado que, como ya avanzó la delegada Concepción Dancausa en rueda de prensa el pasado miércoles, se ha intentado modificar el recorrido de ambas manifestaciones porque son de signo contrario y porque se trata de un fin de semana con una gran afluencia de personas en la zona centro, debido al partido de la final de la Copa del Rey y a dos conciertos.

Los organizadores de la manifestación contra el fascismo han accedido a modificar parcialmente el recorrido, pero los de ultraderecha no, según las fuentes.

"Nosotros ponemos las medidas para garantizar el orden público"

Sin embargo la delegada explicó el miércoles que no se ha prohibido ninguna de las dos marchas porque no coinciden en recorrido y precisó que, en ocasiones, cuando la Delegación ha prohibido alguna o ha modificado su recorrido, "los tribunales han dado la razón a los organizadores".

"Nosotros ponemos las medidas para que todo siga con normalidad. Tratamos de evitar que confluyan varias manifestaciones en el mismo lugar, con independencia de que sean de un signo o de otro, para garantizar el orden público", dijo Dancausa, y precisó que "la capacidad de la Delegación es limitada, porque se trata de un derecho muy protegido por la legislación y los jueces".