Público
Público

Hospital de emergencias Otra denuncia más culpa a Ayuso de irregularidades y jornadas hasta de 16 horas en la obra del hospital de pandemias

Las denuncias sobre las irregularidades se acumulan en Inspección de Trabajo. Sindicatos y trabajadores denuncian jornadas "interminables", inseguridad laboral y falta de medidas anticovid.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (2i), la viceconsejera de Asistencia Sanitaria en la Comunidad de Madrid, Ana Dávila-Ponce (i), el subdirector de Infraestructuras Sanitarias, José Antonio Martín (d) y el consejero de Sanidad, En
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, visitan las obras del nuevo Hospital de Emergencias de la Comunidad de Madrid. EFE/Fernando Alvarado.

Las denuncias sobre la obra del hospital de emergencias de Valdebebas de la Comunidad de Madrid se acumulan en Inspección de Trabajo. El sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) presentó este miércoles una denuncia ante el jefe de la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social contra la Comunidad de Madrid, la empresa contratada como responsable de Prevención de Riesgo y las empresas que están realizando las labores de construcción en el nuevo hospital

La denuncia, a la que ha tenido acceso Público, señala como responsable principal de las malas condiciones al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso al ser la Comunidad de Madrid la promotora de la obra. Aunque no es la única demanda. Este medio ya ha accedido a otras dos denuncias de Comisiones Obreras (CCOO) y ha confirmado que hay una investigación abierta por la muerte de un trabajador de 44 años en un accidente laboral.

La nueva denuncia de UGT se centra en las condiciones laborales y en las deficiencias en materia de riesgos laborales que implican "riesgos para la seguridad y salud de los trabajadores". 

En primer lugar, destacan las jornadas "interminables". El hospital debería haber estado terminado el pasado 31 de octubre. El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha afirmado que fue "entregado" en plazo y fuentes del Gobierno autonómico afirman que la "obra civil" ya ha terminado. Pero la realidad es que aún hay decenas de trabajadores en la obra. "Algunas cuadrillas ya se han ido pero aquí seguimos muchos de los que estamos desde el principio. Este jueves algunos trabajamos 16 horas porque hay que terminar ya. Si se hubiera cumplido con la jornada, hubiéramos tardado más de un año en construir esto", explica un trabajador a Público.

Álvaro Recio, secretario de Construcción y Materiales de UGT, señala lo mismo: "Se trabaja con horarios interminables hasta la noche y por las noches. Turnos de 12, 14 o 16 horas. Es un sinsentido por el capricho de la señora Ayuso. Las obras tienen un tiempo de ejecución y unos preceptos de riesgos laborales que son de obligado cumplimiento para todo el mundo. No entendemos que no haya intervenido ya Inspección de Trabajo y haya paralizado la obra, o al menos parte de ella".

Recio estuvo en la obra como responsable de UGT para comprobar las irregularidades y todo coincide con lo que denuncian también los trabajadores: hay vaciados y zanjas sin balizar, zanjas sin medio auxiliar para su acceso, cargas suspendidas por encima de los trabajadores, trabajos que se realizan en la misma zona sin que exista una coordinación entre las actividades generándose así situaciones de peligro u operaciones de carga y descarga de material que se realiza en la vía pública sin estar cerrada al tráfico de vehículos o personas, con alto riesgo de atropello.

"Al principio nos dijeron que mandarían los responsables de cada empresa a sus trabajadores, pero eso duró muy poco. Ahora vas de un sitio a otro. Te manda uno. Después otro. Hacemos de todo. No hay ninguna coordinación", explica otro trabajador.

Varios de los obreros consultados también cuentan que ha habido varios casos de coronavirus. Según estas fuentes, los responsables no informaron de ello y se enteraron por sus compañeros cuando los enfermos se reincorporaron a la obra. "Casos leves. Nada grave", comenta uno de ellos. Dicen que no saben si fue un brote en la obra porque nunca se investigó nada, pero tanto en las denuncias de UGT como en las de CCOO se destaca la falta de medidas de seguridad. 

Así como se denuncia que hay trabajadores sin casco en lugares donde existe riesgo de caída de objetos y sin chalecos reflectantes, también se quejan de falta de mascarillas y geles hidroalcohólicos. Además, la mayoría de trabajadores tienen que realizar sus comidas en la vía pública. 

"La empresa contratada para la coordinación y prevención de riesgos laborales tenía que haber tomado asuntos, pero como está contratada por la Comunidad de Madrid, no va a ir a por ellos. Cuando se quiera poner en marcha Inspección de Trabajo, la obra estará finalizada y ya habrá pasado todo", lamenta Recio.

Más noticias de Política y Sociedad