Público
Público

Feminismo Mujeres de más de 30 países salen a las calles en el tercer aniversario de la marcha mundial feminista

EEUU ha sido el lugar donde las marchas han tenido mayor repercusión mediática y política, ya que también se celebraba el segundo aniversario de la toma de posesión de Donald Trump como presidente del país.

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5

Mujeres de todo el mundo claman por sus derechos
(JOSHUA ROBERTS | REUTERS)

Este sábado se cumple el tercer aniversario de la primera marcha mundial feminista que llevó a millones de mujeres a salir a las calles de las principales ciudades del mundo para exigir igualdad y el fin de las violencias machistas. Por ello, de nuevo las mujeres de más de treinta países han vuelto a manifestarse.

Londres es una de las ciudades en la que se han acogido mayores movilizaciones. Tanto es así, que miles de mujeres se han reunido en las afueras de Portland Place durante la mañana del sábado, en una marcha que ha concluido en Trafalgar Square.

Pero esta no ha sido la única ciudad. Aunque el movimiento feminista ha estado presente en otras urbes de Europa, ha sido en EEUU donde las marchas han tenido mayor repercusión mediática y política, quizá porque también se celebra el segundo aniversario de la toma de posesión del presidente Donald Trump.

La Marcha de las Mujeres, una organización nacional sin fines de lucro que evolucionó a partir de la marcha inicial de Washington, nuevamente organizó su evento principal en Washington, con cientos de marchas "hermanas" que se desarrollaron en otras localidades del país norteamericano. 

March On, una coalición de base separada que también creció a partir de la marcha original, coordinó cientos de marchas en ciudades como Boston, Houston, Baltimore y Denver.

El objetivo es movilizar a las mujeres para votar antes de las elecciones de 2020, cuando se espera que Trump sea el candidato republicano a la presidencia

Los líderes de ambos grupos dijeron que usarían las marchas de este año para impulsar la política relacionada con el aumento del salario mínimo, el acceso a la reproducción y la atención médica y los derechos de voto, entre otros temas. Su objetivo es movilizar a las mujeres para votar antes de las elecciones de 2020, cuando presumiblemente Trump presente su candidatura a la presidencia con el partido republicano. 

"Definitivamente hay un enorme, gran enfoque en las elecciones de 2020", dijo Natalie Sánchez, de March On, organizadora de la Marcha femenina de Boston 2017 que también participa en March Forward Massachusetts, que organizó la marcha del sábado allí.

Sarah Sportman, una arqueóloga de Connecticut de 40 años, dijo que vino a Washington para protestar contra la presidencia de Trump y para protestar por el medio ambiente y los derechos de inmigración.

"Simplemente no me gusta la dirección en la que va a entrar nuestro país y creo que podemos hacerlo mucho mejor", dijo.

Los activistas dicen que las marchas también fueron una oportunidad para celebrar los logros alcanzados en las elecciones de 2018, que vieron a más mujeres elegidas para el Congreso de los Estados Unidos que nunca.

Las mujeres recién elegidas, casi todas demócratas, incluyen las primeras mujeres musulmanas y las primeras mujeres nativas americanas en el Congreso, así como las primeras mujeres negras que representan a sus estados en Nueva Inglaterra. Muchos citaron la presidencia de Trump entre las razones por las que decidieron postularse para un cargo. A medida que creció el movimiento político que surgió de cientos de marchas poco afiliadas en 2017, surgieron divisiones.

En algunas ciudades, como Nueva York y Washington, hubo más de una marcha o manifestación debido a la crítica de que algunas líderes de la Marcha de las Mujeres son antisemitas, un cargo que los líderes han tratado de disipar en entrevistas y declaraciones recientes.

Las marchas también han sido criticadas por ser poco acogedoras para las mujeres conservadoras, que pueden apoyar la presidencia de Trump y oponerse a los derechos de aborto. La "Marcha por la Vida" de los activistas contra el aborto se realizó en Washington el viernes, a la que asistió el vicepresidente Mike Pence.

Más noticias en Política y Sociedad