Público
Público

Fosas en el cementerio de Nador para enterrar la masacre de la valla de Melilla

Los operarios ya excavan las tumbas para los cadáveres sin que haya trascendido información sobre una investigación de la tragedia que ha dejado al menso 23 muertos. Los casi mil migrantes detenidos ayer han sido desplazados forzosamente a más de 600 kilómetros de la frontera española.

Imagen del cementerio de Sidi Salem, en las afueras de la localidad marroquí de Nador, fronteriza con Melilla, donde se preparan hoy domingo varias fosas en las que las autoridades planean enterrar a los emigrantes muertos durante el intento masivo de acc
Imagen del cementerio de Sidi Salem, en las afueras de la localidad marroquí de Nador, fronteriza con Melilla, donde se preparan hoy domingo varias fosas en las que las autoridades planean enterrar a los emigrantes muertos durante el intento masivo de acceso el pasado viernes a la ciudad española del norte de África. Mohamed Siali / EFE

Dos días después de la tragedia que ha dejado al menos 23 muertos, según las autoridades marroquíes, en el intento de salto a la valla de Melilla, Nador, la ciudad a 20 kilómetros de la frontera con España, ya se prepara para enterrar los cadáveres que varias organizaciones han elevado a 37.

Marruecos se dispone a enterrar los cuerpos sin la investigación exahustiva e independiente que han pedido numerosas ONG internacionales y varias formaciones políticas españolas. Y con los cadáveres, también pretende sepultar la mayor tragedia vivida en la valla de Melilla, que ha contado con el apoyo incondicional del Gobierno español y, en concreto, del presidente Pedro Sánchez después de año y medio de crisis diplomática con el vecino del sur, gendarme oficioso de las fronteras; incluso dentro de las nuestras, como ha probado Público.

Operarios del cementerio de Sidi Salem, en las afueras de Nador, fronteriza con ya excavan este domingo varias fosas, según ha publicado la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH), que ha añadido varias imágenes de de los trabajos en el camposanto.

Fuentes de seguridad citadas por la agencia EFE  aseguran allí reposarán los cuerpos de las al menos 23 personas fallecidas que Marruecos ha reconocido oficialmente. La AMDHA y Caminando Fronteras hablan de 37 muertos, y ya advirtieron el sábado de que esta premura para enterrar las actuación policial que ha generado la tragedia era una posibilidad real.  No se ha concretado fecha en que se les dará sepultura, aunque las fuentes indicaron que se tienen que completar unos "trámites judiciales" antes.

Las tumbas, según EFE, se encuentran en una zona aislada del resto. Son una docena, la mitad de ellas excavadas con anterioridad y la otra mitad este domingo. Los operarios explicaron que mañana seguirán abriendo la tierra.

El hospital de la ciudad continúa atendiendo a los heridos, sobre todo migrantes, sin que haya trascendido información oficial sobre gendarmes fallecidos, como apuntaba la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) de Nador, y sobre todo, sin conocer el balance definitivo de víctimas y las causas de los fallecimientos. Por el momento, Marruecos habla de un agente herido que aún sigue hospitalizado.

Hasta ahora no hay identificaciones  ni nacionalidades de las personas que murieron al caer de la valla por las agresiones de la policía marroquí y española y aplastados por la marea humana que quedó atrapada en el foso previo a la alambrada. En un comunicado conjunto, diez organizaciones humanitarias marroquíes y españolas ha pedido a las autoridades que identifiquen y devuelvan los restos de las víctimas a sus familias, en colaboración con la comunidad de migrantes.

900 migrantes, traslados al centro de Marruecos

Mientras tanto, continúan las redadas en los boques cercanos a Melilla y Ceuta y han comenzado los traslados forzosos y masivos de personas al centro y al sur del país para evitar nuevos intentos de salto. Las autoridades marroquíes han arrestado a 59 personas que, según han asegurado, se dirigían hacía el vallado ceutí este domingo.

El sábado, las autoridades marroquíes trasladaron en las últimas horas a ciudades del centro del país a alrededor de 900 emigrantes subsaharianos que fueron arrestados el viernes durante los enfrentamientos que convirtieron el salto a la valla en una carnicería.

En autobuses fletados por las autoridades locales y custodiados por los servicios de seguridad, los migrantes han acabado en ciudades centrales como Juribga o Kelaat Sragna, situadas a 600 y 800 kilómetros respectivamente de Nador.

Son traslados ilegales, según las organizaciones de derechos humanos, pero una práctica habitual tras las redadas en los montes o los intentos de salto a las vallas fronterizas con España.  .

Más noticias