Público
Público

La Iglesia camufla el goteo de pérdida de apoyos en las declaraciones del IRPF

Los datos señalan una caída continuada en el número de personas que marcan la casilla de la Iglesia. Europa Laica destaca que el 67,8% rechazó destinar el 0,7% de sus impuestos a esa institución, "el mayor porcentaje de las dos últimas décadas".

Calvo con Omella
La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, conversa con el presidente de la Conferencia Episcopal Española y Cardenal Arzobispo de Barcelona, monseñor Juan José Omella, en un encuentro mantenido en junio pasado. Borja Puig de la Bellacasa / Pool Moncloa

En tiempos complicados, las cuentas de la Conferencia Episcopal Española (CEE) gozan de buena salud. En 2020, la Iglesia católica recibió una inyección de más de 300 millones de euros provenientes de las declaraciones de la renta. Si bien el número de personas que decide destinar el 0,7% de sus impuestos a esa institución sigue en lenta caída, lo cierto es que en términos económicos los obispos han logrado batir un nuevo récord de recaudación. En concreto, 16,5 millones de euros más que el año anterior.

"Al ver ese dato, mi primera reacción fue de sorpresa", dice al otro lado del teléfono el sociólogo y profesor de la Universidad del País Vasco (UPV) Imanol Zubero. Según el último informe de la CEE, "el número de declaraciones a favor de la Iglesia ha sido de 7.297.646", una cifra que sube hasta los 8,5 millones de contribuyentes si se tienen en cuenta las declaraciones conjuntas. "No es un dato esperable", sostiene Zubero.

¿Qué factores se esconden detrás de esos números? Para este sociólogo, podrían existir dos posibles respuestas. Por un lado, "es probable que en situaciones de crisis como la que se vive actualmente con la pandemia, se valore que si la X de la renta vale para apoyar la presencia social de la Iglesia –como por ejemplo Cáritas–, pues haya gente que la marque por esa razón".

Por otro lado, Zubero observa factores de índole política. "En el contexto de polarización política tan grande que vivimos en España, se están empezando a recuperar o construir señas de identidad de lo que es la españolidad más carca en torno a Vox o la religión –explica–. En tal sentido, la Iglesia como tal en la práctica está siendo una seña de identidad de la extrema derecha". Por ello, "poner la X en la renta pueda ser una afirmación de una visión española conservadora o ultraconservadora: le vamos a dar a este gobierno socialbolivariano en la cara, vamos a demostrar que somos muchos", reflexiona.

En Europa Laica destacan que hay algunas trampas en los datos oficiales de la Iglesia. "Un año más, la interpretación que de las cifras que realiza la CEE pasa por alto la terca realidad de que el porcentaje de contribuyentes que marcan la casilla sigue descendiendo anualmente. Por tanto, ese 'amplio respaldo social a la Iglesia' que indica, cifrado en 7.297.646 contribuyentes que marcan la casilla -un 32,15%-, se puede ver desde otra óptica, usando el mismo argot publicitario, señalando que son el 67,85% los que no la marcan, siendo este el mayor porcentaje de las dos últimas décadas, por lo que los impuestos que estos pagan sí se quedan en la hucha común", dice un documento elaborado por esa organización.

Juanjo Picó, portavoz de Europa Laica, ha tratado de desentrañar los datos que aparecen detrás de las cifras ofrecidas por la CEE. "Si miramos en detalle, vemos que el 34% marca solamente la casilla de fines sociales, el 12% marca solo a la Iglesia y el 20% marca ambos, mientras que el 34% no elige ninguna casilla", apunta.

Sobre este punto, fuentes de la Conferencia Episcopal señalaron a Público que en el informe divulgado hace unos días "salen los que marcaron la casilla de la Iglesia. La gran mayoría de ellos además pusieron también la de fines sociales, como lo recomienda la Iglesia en sus campañas de comunicación".

En la valoración oficial de los obispos no hay alusiones a la caída sostenida en el tiempo de quienes marcan únicamente la casilla de la Iglesia. Según datos oficiales de Hacienda, ese porcentaje pasó del 21,9% en 2004 al 12% en 2018, una cifra que se ha mantenido en términos similares durante estos dos últimos años. Del mismo modo, el número de quienes marcan las dos opciones "ha ido durante la última década en caída lenta", aprecia Picó.

El portavoz de Europa Laica también critica la "publicidad engañosa" que, a su criterio, realiza la Conferencia Episcopal para recoger adhesiones en las campañas de la renta. "Se dice que lo recaudado por el IRPF va a labor asistencial, lo cual no es cierto: solo el 2% o 3% va a Cáritas, buque insignia de la labor asistencial de la Iglesia, mientras que el 75% o incluso un poco más va a pagar los salarios de los sacerdotes, obispos, cardenales y su seguridad social", mientras que "otra parte importante se va a la publicidad y a mantener 13TV".

"Ejercicio voluntario"

Por su parte, la CEE rechaza esas acusaciones. En un documento explicativo disponible en la página web dedicada a la campaña de la renta, señala precisamente que quienes "dicen que solo el 2% del dinero de la Iglesia va a parar a Cáritas" están "faltando a la verdad", ya que "Cáritas y la Iglesia son lo mismo". Alega en tal sentido que "cerca del 65% del dinero de Cáritas procede de la Iglesia que formamos todos los católicos, con nuestras colectas en las parroquias, donativos, suscripciones...".

Sostiene además que recibe del Estado "la cantidad de dinero que los contribuyentes deciden libremente al marcar la casilla a favor de la Iglesia en su Declaración de la Renta". "Es un ejercicio voluntario de cada contribuyente, que decide destinar el 0,7 % de sus impuestos a ese fin. Y libre, pues puede marcar la casilla de otros fines sociales, las dos si lo prefiere. O incluso ninguna de ellas", subraya.

Del mismo modo, la Conferencia Episcopal alega que no tiene ninguna asignación en los Presupuestos Generales del Estado, por lo que depende "de lo que los contribuyentes deciden libremente destinar a la Iglesia marcando la casilla correspondiente en la Declaración de la Renta". A su juicio, es "un sistema respetuoso con la separación Iglesia-Estado, libre y democrático".

Más noticias de Política y Sociedad