Público
Público

La Manada El juez envía a prisión provisional sin fianza al miembro de La Manada detenido por robo

Ángel Boza fue detenido ayer por robar unas gafas de sol en un centro comercial y por atropellar a un vigilante de seguridad e intentar arrollar a otro.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Fotografía de archivo del miembro de "La Manada" Ángel Boza, detenido por el robo de unas gafas de sol. EFE

El titular del juzgado número 16 de Sevilla, Juan Gutiérrez Casillas, en funciones de guardia, ha acordado en la tarde de este jueves el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza del miembro de 'La Manada' Ángel Boza, —condenado junto a otros cuatro amigos a nueve años de cárcel por abuso sexual a una joven en los Sanfermines de 2016— y detenido este pasado miércoles por el presunto hurto de unas gafas de sol de un centro comercial de Sevilla y por arremeter con su coche contra unos vigilantes de seguridad.

Así lo han confirmado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que añaden que la decisión se toma en base a la presunta comisión de un delito de robo con violencia atendiendo a la "especial gravedad" del delito, castigado con entre 2 y 5 años de cárcel. Por el momento la causa se instruye por este único delito.

Boza, que ha permanecido desde su arresto ayer hasta las cinco de la tarde de hoy en dependencias policiales y que ante los agentes se acogió a su derecho a no declarar, ha comparecido ante el juez durante una hora, respondiendo a las preguntas tanto del magistrado como de la Fiscalía, que ha solicitado la medida de prisión provisional.

Según ha explicado su abogado, el juez -que se quedará con la causa- ha señalado que a partir del 10 de agosto se practicarán diligencias de investigación, entre ellas la declaración de varios testigos, para tomar una decisión, si bien ha considerado oportuno decretar hoy prisión provisional por la "gravedad" del delito.

Boza ha reconocido el robo de las gafas de unos grandes almacenes del centro de Sevilla. Sin embargo, ha negado que atropellara intencionadamente a los vigilantes de seguridad que lo perseguían tras denunciar el hurto y ha señalado que se trató de un golpe fortuito al salir del aparcamiento del centro comercial.

El titular del Juzgado, en funciones de guardia, debía decidir si dejarlo libre u ordenar su ingreso en prisión como presunto autor de un delito de robo con violencia y otro de lesiones a los vigilantes de seguridad en el aparcamiento de los grandes almacenes donde presuntamente ayer sustrajo unas gafas de sol valoradas en 200 euros.

Ello convierte un hurto en un "delito muy grave" de robo con violencia con unas "penas muy elevadas como consecuencia de esa forma de fuga" según su abogado, que ha anunciado que recurrirá el auto de prisión provisional, ya que su cliente no admite que se diera a la fuga.

Fue una patrulla de la Policía Local la que interceptó a Boza poco después cuando circulaba en su coche, según el atestado, y llevaba puestas las gafas de sol sustraídas, que después guardó en la guantera al recibir el alto de los agentes.

El resto de miembros de la Manada -José Ángel Prenda, Alfonso Jesús Cabezuelo, Jesús Escudero y Antonio Manuel Guerrero- volverán mañana a los juzgados de Sevilla para firmar en el marco de las tres comparecencias semanales que tienen que realizar, dentro de las medidas cautelares decretadas tras ser puesto en libertad bajo fianza de 6.000 euros el pasado 23 de junio.

Martínez -que además de Boza representa a Prenda, Cabezuelo y Escudero- ya ha anunciado que acompañará mañana a sus otros tres clientes a firmar, visiblemente molesto por las consecuencias que la conducta de Boza tiene para devolver al foco mediático a todo el grupo.

La Audiencia de Navarra ha condenado a todos los miembros de la Manada por un delito de abusos sexuales y no de agresión sexual y esperan fuera de prisión la resolución del Tribunal Superior de Justicia de Navarra a los recursos contra esta sentencia.

Se da la circunstancia además de que Boza tiene abierta otra causa en San Sebastián por el robo de cinco gafas de sol el día antes de los abusos sexuales perpetrados en los Sanfermines de 2016, por los que los cinco miembros de la Manada están condenados.

Además Ángel Boza acababa de recuperar su permiso de conducir tras haberle sido retirado por un delito contra la seguridad vial, al conducir una moto ebrio y saltarse un semáforo en rojo a gran velocidad en febrero de 2016.

Anteriormente también tuvo prohibido conducir, del 23 de mayo de 2014 al 18 de enero de 2015, por otra condena al conducir ebrio y no atender las indicaciones de parada de la Policía Local en Sevilla, lo que le supuso como castigo realizar 32 días de trabajo en beneficio de la comunidad.