Público
Público

Llamar calvo a un hombre se considera acoso sexual en Reino Unido

Aludir a la calvicie de un hombre sería equiparable a comentar el tamaño de los pechos de una mujer, según la sentencia de un tribunal británico.

Imagen de un hombre con calvicie (Archivo).
Imagen de un hombre con calvicie (Archivo). PUBLICO

Llamar calvo a un hombre en el espacio de trabajo puede considerarse un delito de acoso sexual, tal y como ha sentenciado un tribunal en Reino Unido. Los tres jueces de la resolución han lamentado su propia calvicie y lo han comparado con comentar el tamaño de los pechos de una mujer.

La sentencia llega después de que un trabajador de West Yorkshire demandara a su compañía. Tony Finn ejerció como electricista en una empresa manufacturera durante 24 años hasta que lo despidieron en mayo de 2021. Finn decidió denunciar, entre otras causas, haber sufrido acoso sexual por parte del supervisor de la fábrica, Jamie King, informa The Guardian.

Finn se ofendió más por el comentario sobre su calvicie que por el insulto

El supervisor habría llamado a Finn en julio de 2019 "bald cunt", lo que se puede traducir como calvo gilipollas (aunque cunt también puede significar hijo de puta o zorra). Sin embargo, el demandante parecía menos ofendido por la palabrota que por el comentario sobre su apariencia.

El uso de un lenguaje vulgar era muy común en la empresa, pero King "cruzó la línea cuando hizo comentarios personales sobre la apariencia del demandante", delibera el tribunal en su sentencia y que recoge The Guardian.

La resolución liderada por el juez Jonathan Brain concluye que el supervisor pretendía con sus palabras violar la dignidad de Finn y crear "un entorno intimidante, hostil, degradante, humillante u ofensivo". El tribunal también determina que existe una conexión entre la palabra calvo y el sexo.

Aunque la defensa argumentó que también hay mujeres calvas, los jueces afirman que la calvicie es más común en hombres, de modo que encuentran el comentario "inherentemente relacionado con el sexo".

El tribunal alude a un previo caso de acoso sexual en el que un hombre hizo anotaciones sobre el tamaño de los pechos de una compañera de trabajo, una situación que prevalentemente sufren las mujeres, ya que son ellas quienes comúnmente tienen mamas. Así, entiende que lo mismo sucede con las personas calvas, mayoritariamente masculinas.

Más noticias