Público
Público

María Eugenia R. Palop El feminismo como antídoto ante la extrema derecha

María Eugenia R. Palop presenta su libro 'Revolución feminista y políticas de lo común frente a la extrema derecha' este lunes a las 19.30 horas en el Espacio Ecooo Centro de Madrid. La autora dialogará con Ana Pardo de Vera y Cristina Fallarás sobre el diagnóstico común que existe entre ambos espacios que se orientan en direcciones radicalmente diferentes.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

El coloquio tiene lugar el 11 de marzo a las 19.30 horas en el Espacio Ecooo Centro de Madrid.

El desarraigo, la desintegración social, la violencia institucionalizada, el crecimiento de las desigualdades, la vulnerabilidad y la dependencia pueden servir o bien para armar a la extrema derecha o bien para ir en la dirección contraria de la mano del feminismo. Esta es la idea que plantea la jurista y profesora María Eugenia R.Palop en su libro Revolución feminista y políticas de lo común frente a la extrema derecha  y que presentará este lunes 11 de marzo a las 19.30 horas en el Espacio Ecoo Centro de Madrid, junto a la directora de Público, Ana Pardo de Vera, y la escritora y colaboradora de este diario, Cristina Fallarás

Aunque Palop presenta el feminismo y la política común como la solución ante la extrema derecha, reconoce que existe un diagnóstico general entre ambos espacios pese a que se orientan en direcciones radicalmente diferentes. "Somos vulnerables, somos dependientes, somos pobres, somos precarios, estamos desarraigados, estamos solos... Lo que pasa es que la extrema derecha nos da una solución que es radicalmente opuesta a la que nos da el feminismo. Culpa a los pobres, a los migrantes y a las mujeres. Y las feministas pensamos que la vulnerabilidad es una condición estructural, que no hay que buscar culpables y mucho menos a esos culpables" asegura la autora en una entrevista En la Frontera

"La extrema derecha culpa a los pobres, a los migrantes y a las mujeres. Y las feministas pensamos que la vulnerabilidad es una condición estructural, que no hay que buscar culpables"

La extrema derecha se ha presentado como una resistencia de fácil acceso contra los desmanes de las oligarquías políticas y las élites económicas. Pero mientras presenta "una comunidad cerrada, militarizada y nacional", el feminismo busca "una comunidad de afecto, de vínculos, que tienen consideración lo que hay entre unas personas y otras, que son vivencias, que son experiencias comunes", señala Palop. "Así que nuestra comunidad no tiene nada que ver con la  de la extrema derecha", asevera. 

A través de un análisis de la política contemporánea la autora concluye que si la extrema derecha apela a un imaginario de lo común en clave reaccionaria, el feminismo lo reivindica poniendo en valor la revolución de los cuidados y de los afectos. "Me parece súper revolucionario el cariño de una madre, el cuidado de una abuela, las abuelas de mayo o las abuelas pensionistas que han salido reivindicando el dinero que otros les han quitado para cuidar de sus nietos y de sus nietas", insiste Palop. "Lo revolucionario del cuidado ha existido siempre, lo nuevo es que eso empieza a ser una cuestión política", manifiesta. 

Más noticias en Política y Sociedad