Público
Público

Migración España autoriza al 'Open Arms', con 313 migrantes a bordo, a entrar en sus aguas

Según han confirmado fuentes de Moncloa, ante la negativa de Malta al desembarco y la falta de respuesta de Libia, Túnez, Italia y Francia, Open Arms contactó con Salvamento Marítimo, ha autorizado al barco a acercarse a la costa española

Publicidad
Media: 4.57
Votos: 7

Proactiva Open Arms.- EP

El Gobierno español ha autorizado al barco Open Arms de la ONG catalana Proactiva a desplazarse hacia aguas territoriales españolas, tras recoger ayer, viernes, en aguas libias a más de 300 personas y tras la negativa o falta de respuesta de los puertos más cercanos, según han informado fuentes del Gobierno.

Según han confirmado fuentes de Moncloa, ante la negativa de Malta al desembarco y la falta de respuesta de Libia, Túnez, Italia y Francia, Open Arms contactó con Salvamento Marítimo, que ha autorizado su desplazamiento hacia aguas territoriales españolas. El destino es el puerto de Algeciras (Cádiz)

La ONG ha aclarado que todavía no tiene asignado un puerto seguro donde desembarcar: ha precisado que la embarcación "simplemente" tiene permiso para acercarse a aguas españolas.

Después de que fuentes del Gobierno español confirmaran la autorización para que el barco pudiera desplazarse hacia aguas territoriales españolas, la ONG catalana anunciaba desde Barcelona que la embarcación atracaría en el puerto de Algeciras.

La portavoz de la organización en Roma, Laura Lanuza, sin embargo, ha explicado a Efe que "ha habido informaciones cruzadas respecto" a la autorización de un puerto, pero "al final no es Algeciras".

Mientras, el segundo barco de la ONG, el Astral, ha zarpado este sábado por la tarde con comida y provisiones al encuentro del Open Arms para asistirle en alta mar, Proactiva Open Arms ha informado de que los dos barcos navegarán juntos hasta Algeciras "puerto asignado para desembarcar a las 311 personas a bordo", ha señalado una portavoz de la organización. 

"Serán muchos y difíciles días de navegación, pero tenemos puerto seguro", han señalado los componentes de esta organización dedicada al rescate marítimo que tiene su sede en Badalona (Barcelona).

El gobierno de Malta sí ha accedido a que uno de sus helicópteros de salvamento evacuasen del Open Arms a una mujer, Salí, y a su bebé recién nacido de tan solo dos días, Sam, rescatados ayer y que estaban delicados de salud.

El buque rescató el a cerca de 300 migrantes que se encontraban en tres barcas en el Mediterráneo Central, tras lo cual contactó con los países más cercanos para desembarcar a los rescatados. Ninguno dio su autorización.

"Ahora mismo tenemos 313 personas a bordo del Open Arms", explicó el jefe de misión de Open Arms Gerard Canals, quien indicó que entre los rescatados hay varios niños y mujeres embarazadas.

Los migrantes rescatados fueron socorridos el viernes en el Mediterráneo, a pocas millas de las costas de Libia, cuando navegaban en tres botes de goma.

Canals relató que hacia las 10.00 horas locales del viernes, cuando navegaban "cerca de las 50 millas al noreste de Trípoli", avistaron una "barca de goma" con 111 personas a bordo, "entre las cuales varias mujeres que decían estar embarazadas".

El barco de la ONG catalana rescató a estas personas y mientras las estaba trasladando a bordo vio otro barco de goma, "a unas 42 millas al noreste de Trípoli, a unas tres millas del anterior bote", que tenía "106 personas a bordo, entre los cuales un bebé y un niño de 7 años".

El jefe de misión de Proactiva detalló que la tripulación de la ONG pudo saber hablando con los socorridos que en la noche anterior habían salido desde las costas africanas tres embarcaciones, por lo que comenzaron a buscar a la tercera.

Durante un periodo de tiempo, estuvieron acompañados en la búsqueda por los guardacostas libios, pero en un cierto momento estos abandonaron "la escena sin previo aviso" y el Open Arms siguió con su labor.

Durante la tarde, encontraron la tercera embarcación de goma a "unas 55 millas al noreste de Trípoli", con más de 90 personas a bordo, "entre los cuales un bebé de solo un día de vida y otros 10 niños y 26 mujeres".

El barco pidió la evacuación médica inmediata de este bebé a las autoridades de Malta y también solicitaron a la isla un puerto seguro.

En esta ocasión se ha vuelto a plantear el problema de dónde desembarcar a estas personas, igual que ha sucedido en anteriores ocasiones con otros barcos tras las negativas de las autoridades italianas y maltesas a acoger a migrantes salvados en el mar Mediterráneo. 

Después de que fuentes del Gobierno español confirmaran la autorización para que el barco pudiera desplazarse hacia aguas territoriales españolas, la ONG catalana anunciaba desde Barcelona que la embarcación atracaría en el puerto de Algeciras.

La portavoz de la organización en Roma, Laura Lanuza, sin embargo, ha explicado a Efe que "ha habido informaciones cruzadas respecto" a la autorización de un puerto, pero "al final no es Algeciras".

"En cualquier caso estamos intentando llegar al puerto seguro más cercano para evitar estos cinco días de travesía que con 300 personas a bordo es un infierno", ha añadido.

Más noticias en Política y Sociedad