Público
Público

La movilidad complica la nueva normalidad: el Gobierno rectifica y se podrá viajar entre regiones el 22 de junio

Las ciudades con más movilidad, Madrid y Barcelona, son las que más tardarán en llegar a la 'nueva normalidad' y aún estarán en fase 2 o 3 cuando acabe el estado de alarma. La movilidad es clave para controlar los rebrotes y los expertos advierten del riesgo de los viajes de zonas con más transmisión comunitaria a las de baja prevalencia.

17/03/2020.- Varios usuarios protegidos con mascarillas transitan a primera hora de este martes la estación de Cercanías de Madrid-Atocha. / EFE - MARISCAL
Varios usuarios protegidos con mascarillas en la estación de Cercanías de Madrid-Atocha. / EFE - MARISCAL

beatriz asuar

España se acerca a la 'nueva normalidad'. Las calles de todas las ciudades han recobrado parte de su vida. Los comercios van abriendo. Las familias y los amigos vuelven a reunirse. Pero la movilidad marca todo el proceso de transición. ¿Es lógico que los turistas puedan viajar por el país si no hay movilidad entre comunidades autónomas? ¿Cómo se controlará el movimiento entre regiones cuando acabe el estado de alarma? ¿Habrá riesgos con los viajes de las ciudades más afectadas a las zonas de baja prevalencia?

Las dudas son muchas. La complejidad de controlar la movilidad dificulta este proceso, aunque es clave para controlar los rebrotes. El propio Gobierno ha planteado el mismo día distintas opciones y ha tenido que rectificar en varias ocasiones sobre esto. La última información llega por una nota de prensa del ministerio de Industria, Comercio y Turismo que dice que habrá movilidad nacional el 22 de junio e internacional a partir del 1 de julio.

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, dijo el martes que se podía "establecer la movilidad dentro de una misma comunidad autónoma o entre comunidades autónomas que estén en la misma fase". El ministro de Sanidad, Salvador Illa, le desdijo horas después cuando afirmó que las comunidades determinarán la movilidad entre sus provincias, pero que el traslado entre comunidades no llegará hasta la 'nueva normalidad'.

Sin embargo, este jueves la ministra Reyes Maroto ha dicho que la movilidad nacional llegará cuando termine el estado de alarma, es decir, el 22 de junio. En la nota aclaratoria de su ministerio destacan que "a partir de la finalización de la vigencia de la última prórroga del estado de alarma, se recupera la movilidad dentro del territorio nacional". Respecto a la movilidad internacional, indican que está llegará a partir del 1 de julio.

¿Movilidad entre algunas comunidades y otras no?

Lo planteado por el ministro Illa genera muchas dudas porque, según sus declaraciones, la movilidad seguiría limitada hasta que todas las comunidades estén en la 'nueva normalidad'. 

Varios expertos consultados por Público apuntan, como coinciden las autoridades sanitarias, que el proceso de desescalada no se ha flexibilizado tanto como lo esperado. En dos semanas más de la mitad de la población ya pasará de la fase 3 si la situación epidemiológica no se desestabiliza, siguiendo los plazos esperados. Sin embargo, la Comunidad de Madrid, Catalunya y Castilla y León no estarán entonces preparadas para la 'nueva normalidad'

"Lo ideal sería que se acabara el estado de alarma cuando se termina todo el proceso porque así se planificó. Es cierto que los datos son buenos, pero sería razonable esperar los 14 días hasta que se compruebe que las medidas de apertura no han tenido efecto en las ciudades más afectadas, Madrid y Barcelona", explica uno de los epidemiólogos que asesoró al Gobierno durante la primera etapa de la pandemia. 

Otros, sin embargo, lo ven con menos preocupación y recuerdan que hay gobiernos autonómicos que han mostrado mucha responsabilidad. Castilla y León ha sido muy prudente durante toda la desescalada. Catalunya declararó el confinamiento en Igualada al principio de la pandemia y antes incluso de que comenzara el estado de alarma. La Comunidad de Madrid, en este sentido, es la que más preocupa por la rapidez que ha mostrado durante todo el proceso de desescalada. El Gobierno tuvo que rechazar en dos ocasiones sus solicitudes.

Esto hace que Ejecutivos regionales como el de Castilla-La Mancha tema que la Comunidad de Madrid quiera acelerar el proceso y el Gobierno lo permita. Aunque los Ejecutivos regionales son los responsables en la fase 3, tienen que tener el visto bueno del Ministerio de Sanidad para pasar a la 'nueva normalidad'. 

La movilidad de zonas como Madrid o Barcelona a otras comunidades también preocupa a los expertos. En el informe técnico de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene sobre la fase de transición se pide tener en cuenta siempre los diferentes niveles de movilidad para el avance de las distintas zonas. Y se recomienda "la restricción de viajes entre zonas de transmisión comunitaria o elevada prevalencia a zonas de baja prevalencia o con control de la transmisión".

Los expertos apuntan que un momento de alto riesgo podría ser el que tenga lugar cuando la libertad de movimiento sea total y los traslados de la capital se disparen a zonas con menos afectación.

¿Se puede limitar la movilidad sin estado de alarma?

El Gobierno ha defendido que el estado de alarma era la única herramienta posible para limitar la movilidad. La oposición ha dicho constantemente que había otras opciones como la Ley de Seguridad Nacional, la Ley de Medidas Especiales en materia de Salud Pública, la Ley General de Sanidad y la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, aunque ninguna de estas normativas contempla la limitación de movimientos como lo hace la ley que regula los estados de alarma, de excepción y de sitio.

A estas normas se podría recurrir si hay que confinar a una población dentro de una provincia, como podría ser si, por ejemplo, ocurriera un rebrote en Barcelona o no se controlara la situación en Lleida. Sin embargo, para limitar la movilidad interprovincial la decisión tendría que ser consensuada entre el Gobierno central y las comunidades autónomas. Las decisiones ya no las podría tomar Sanidad de forma unilateral por lo que podrían repetirse choques como los que se han visto entre el Gobierno y la Comunidad de Madrid porque, pese a que el ministro siempre ha intentado quitar hierro, la tensión entre los dos Gobiernos ha ido creciendo durante la pandemia

Según fuentes gubernamentales, las dificultades para controlar la movilidad es uno de los asuntos sobre los que más se trabaja de cara a los próximos días. El consenso es fundamental y el debate se dará en el Consejo Interterritorial que se reúne todas las semanas. Previsiblemente se podría limitar la movilidad interprovincial con normas como la de la Ley de Seguridad Nacional aunque habría que hacer alguna modificación exprés, sobre todo, de cara a otoño, cuando se prevén rebrotes más intensos. 

Nueva normalidad: distanciamiento y mascarillas

El Gobierno prepara para este momento un nuevo Real Decreto que se conocerá, previsiblemente, el sábado. El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, indicó este miércoles que presentaría él mismo las medidas durante el fin de semana. Posteriormente, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha explicado que habrá más medidas que no dependen directamente de Sanidad, como son las relacionadas con el transporte o los comercios. 

"Hay algunas que dependen de nuestro ministerio como garantizar la capacidad asistencial, la comunicación de datos, los suministros o el acceso al material sanitario. El documento se está discutiendo y tenemos que revisarlo. Pero hay muchas áreas y campos en los que Sanidad no es competente", ha explicado Simón en rueda de prensa tras explicar los nuevos datos del día de la pandemia. La distancia interpersonal de dos metros o el uso obligatorio de mascarillas son medidas que dependen de sanidad que continuarán durante la 'nueva normalidad'.

Más noticias de Política y Sociedad