Público
Público

San Blas "No son delincuentes, son nuestros vecinos": una marcha antifascista en el madrileño barrio de San Blas defiende a los menores migrantes

El desencadenante de esta protesta, respuesta a una marcha racista, fue una pelea ocurrida la noche del martes, cuando según fuentes vecinales, dos "neonazis" se dirigieron a cuatro menores magrebíes al grito de "menas hijos de puta", lo que provocó una pelea de la que los dos jóvenes ultraderechistas salieron heridos.

Marcha en San Blas contra el fascismo y el racismo. Twitter del PCM.
Marcha en San Blas contra el fascismo y el racismo. Twitter del PCM.

público / europa press

Centenares de personas se han concentrado la tarde de este viernes en el madrileño distrito de San Blas "en repulsa por las agresiones racistas", en respuesta a las protestas lideradas en la zona por grupos antifascistas contra menores extranjeros no acompañados que viven en el barrio (menas).

La concentración, convocada a través de las redes sociales "contra el racismo y el fascismo", ha reunido a centenares de personas desde las 20.00 horas en el parque de la avenida de Guadalajara 111 al grito de "no estáis solos, este es vuestro barrio" y "aquí están los antifascistas".

Los manifestantes, mayoritariamente jóvenes, se han concentrado en ese punto con pancartas como Contra el racismo y el desamparo institucional, apoyo vecinal, Nativa o Extranjera, la misma clase obrera o ¡Fuera Fascistas de Nuestros Barrios.

Los congregados, la mayoría de ellos ataviados con la mascarilla reglamentaria, han coreado gritos como "San Blas obrero y antifascista", "Nuestros niños no se tocan" o "no son delincuentes, son nuestros vecinos", en solidaridad con los menores migrantes no acompañados.

La concentración, que ha sido comunicada a la Delegación del Gobierno en Madrid, se ha desarrollado sin incidentes y bajo un despliegue policial en previsión de posibles incidentes por enfrentamientos con grupos ideológicos rivales, que finalmente no se han producido, han indicado a Europa Press fuentes policiales.

Los agentes de la Unidad de Intervención Policial ya evitaron ayer que varios manifestantes llegaran hasta los pisos gestionados por una fundación donde viven los 'menas' tutelados por la Comunidad de Madrid, situados en la avenida de Guadalajara, como sí hicieron la noche anterior.

Los policías se desperdigaron por toda la zona y lograron que las decenas de personas concentradas en una plaza no llegaran hasta su destino, en una protesta fraguada en redes sociales y que no contó con autorización de la Delegación. Los agentes identificaron a varias personas, entre ellos algunos pertenecientes a círculos ultraderechistas, han indicado las mismas fuentes.

En la manifestación del miércoles a última hora de la tarde se reunieron un centenar de personas. Algunos de ellos corearon cánticos racistas como "Menas hijos de puta" o "Madrid será la tumba de los menas" y rodearon uno de los pisos donde viven estos menores donde les cantaban "No nos mires, tírate". La Red Española de Inmigración denunciará ante la Fiscalía este "cerco".

El desencadenarte de estas protestas fue una pelea ocurrida el noche del martes en la calle Fráckfort, donde cuatro adolescentes de origen marroquí agredieron con palos con pinchos, piedras y correas a dos hombres de extrema derecha. La Policía detuvo a los agresores, uno de ellos de 17 años y otros mayores de edad.

El colectivo antifascista San Blas En Lucha insiste que se trata de dos neonazis "conocidos en el barrio por sus agresiones y actos vandálicos" y que antes de lo ocurrido se dirigieron a los menores magrebíes al grito de "menas hijos de puta, con la intención clara de atacarles con palos, defendiéndose los menores de esta injusta agresión".

Más noticias de Política y Sociedad