Público
Público

Nueve de cada diez españoles respiran en su ciudad aire que pone en peligro su salud 

La organización Ecologistas en Acción, que elabora el Informe Anual de Calidad del Aire, asegura que cerca de 45 millones de personas en España estuvieron expuestas a unos niveles de contaminación que superan las recomendaciones de la OMS.

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 8

Imagen de archivo de una refinería de petroleo.

MADRID.- Cerca de 45 millones de españoles respira aire contaminado. Este dato equivale a que nueve de cada diez personas en España están expuestos a unos niveles de contaminación que superan con creces las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), según el Informe Anual de Calidad del Aire elaborado por Ecologistas en Acción.

La organización, que es la única que recoge anualmente todos los datos proporcionados por las 17 comunidades autónomas, además de las ciudades de Ceuta y Melilla, evalúa la calidad del aire según las referencias legales y toma como referente la legislativa europea para los contaminantes principales (partículas en suspensión, PM10 y PM2,5; dióxido de nitrógeno, NO2; ozono tropoférico, O3 y dióxido de azufre, SO2) y las referencias sanitarias, según los criterios y recomendaciones de la OMS.

Asimismo, este informe ha tenido en cuenta por primera vez en diez años la protección de la vegetación y de los ecosistemas naturales. De esta forma, Ecologistas en Acción afirma que el 94% del territorio español, más de 474.000 kilómetros cuadrados, se ha visto afectado por la contaminación atmosférica.

Según el informe, España sigue superando los límites legales -establecidos por la normativa europea- fundamentalmente en dos de los cuatro contaminantes más peligrosos para la salud: el dióxido de nitrógeno (NO2) y el ozono troposférico (O3), conocido como 'ozono malo'. El tercer contaminante, las partículas en suspensión, sólo sobrepasa los valores mínimos legales en las Islas Canarias; mientras que el cuarto contaminante, el dióxido de azufre, no supera la barrera legal establecida por la UE.

Sin embargo, los cuatro contaminantes superan los límites de la OMS. Más de la mitad de la población española se ve afectada por las partículas en suspensión PM10 y PM2,5, siendo éste último más peligroso porque "se mide de forma escasa" y porque es el causante de más de 25.000 muertes prematuras por aire contaminado de las 27.000 que se producen cada año en España, según los datos de la Agencia Europea de Medioambiente. "La contaminación tiene una repercusión inmediata sobre la salud: causa 27.000 fallecimientos prematuros cada año en España, dieciséis veces más que los accidentes de tráfico", añade.

El ozono troposférico u 'ozono malo' es el culpable de más de 1.800 fallecimientos prematuros por aire contaminado en el territorio español. Además, "afecta a las mujeres gestantes, niños, ancianos y personas que padecen enfermedades cardiovasculares y respiratorias", dice el coordinador del informe.

El 'ozono malo' se produce fundamentalmente en verano debido a temperaturas altas. No sólo afecta a las personas, sino también a cultivos y a bosques: "la práctica totalidad del Estado, salvo algunos lugares de la cornista cantábrica, registran niveles de ozono que dañan a la vegetación".

Por su parte, España incumple desde el año 2010 los criterios y recomendaciones de la OMS para el dióxido de nitrógeno -además de los legales-. "Éste se presenta sobre todo en las ciudades metropolitanas entre las que se encuentran Madrid, Barcelona, Valencia Murcia y Granada", dice Ceballos.

El dióxido de azufre, relacionado con la combustión y quema de petróleos, se presenta en ciudades en las que se ubican centrales térmicas de carbón y petróleo: Castilla y León, Galicia, Asturias, Canarias y la Bahía de Cádiz. Estas, rebosan los límites establecidos por la OMS.

Juan Bárcena, responsable de calidad del aire de Ecologistas en Acción y Miguel Ángel Ceballos, coordinador del Informe Anual de Calidad del Aire./ C.G.M.

Al margen de estos cuatro contaminantes, hay un contaminante emergente -se está empezando a mirar ahora-, un contaminante cancerígeno: benzo pireno. Según Ecologistas en Acción, éste puede estar afectando a más de 20 millones de personas. "Las comunidades autónomas tienen que poner en marcha medidores de este contaminante para profundizar en el conocimiento del conjunto del estado", reclama Ceballos.

En cuanto a las repercusiones legales de la contaminación atmosférica, "15,5 millones de personas respiran 'aire ilegal'" acorde a la normativa europea, dice Juan Bárcena, responsable de la calidad del aire de Ecologistas en Acción. Por ello, la Comisión Europea ha abierto un expediente a España por exceder los niveles de dióxido de nitrógeno establecidos en 2010. "España acabará con una cuantiosa multa, por infringir los límites durante cinco años, desde 2010 hasta 2015", asegura Bárcena.

Límites dispares entre la OMS y Bruselas

Aún así, la organización ecologista advierte de que "la población que respira aire contaminado en el Estado español es en realidad mayor que la que se indica", por las deficiencias en las mediciones o en la aportación de información. "La legislativa europea es más laxa, se aleja de los límites establecidos por las autoridades sanitarias. Las autoridades europeas se resisten a reconocer el problema y establecen límites menos estrictos que la OMS", dice Bárcena.

Un ejemplo de ello es la diferencia establecida entre el límite legal y el límite sanitario para las partículas en suspensión. Europa establece un límite diario de un 40% en las partículas PM10, mienras que la OMS establece un 20%. Para las más dañinas,las partículas PM2,5, el valor legal por Bruselas está fijado en un 25% y el organismo sanitario recomienda un 10%. "El factor se supera 2,5%. Esto quiere decir que un tercio de la población se ve afectada por estas partículas".

El tráfico, la fuente principal de contaminación

El coordinador del informe, Miguel Ángel Ceballos, dice que la principal fuente de contaminación atmosférica que afecta a nivel global es el tráfico rodado.

Por ello, Ecologistas en Acción propone una serie de recomendaciones para que esta situación mejore. "Reducir el tráfico motorizado, reducir la necesidad de movilidad, potenciar el transporte público y poner más facilidades".

Además, proponen planes de mejora de calidad del aire a largo y a corto plazo a los gobiernos y ayuntamientos: planes de seguimiento, revisión de medidas y más información para que el ciudadano se conciencie.


Más noticias en Política y Sociedad