Público
Público

Barcelona Oleada de solidaridad ante los atentados en Catalunya

Habitantes y empresas de servicios han ofrecido su ayuda desinteresadamente a todos los que se han visto afectados por el ataque terrorista

Una mujer coloca velas y un cartel que reza: "Catalunya, lugar de paz" en la zona del atentado REUTERS/Sergio Perez

público

La primera respuesta de Barcelona al ataque terrorista ha sido una avalancha de generosidad. Ante el dolor del atentado, la ciudad se ha llenado de acciones solidarias, en un ejemplo de civismo masivo. Habitantes y empresas de servicios  han ofrecido su ayuda desinteresadamente a todos los que se han visto afectados por el caos del atentado terrorista. "La ciudad se ha volcado", ha asegurado agradecida la alcaldesa Ada Colau.

Los donantes de sangre se han cuadriplicado con respecto a un jueves normal, según ha informado el Banco de Sangre y Tejidos. Las reservas de los centros sanitarios se han llenado rápidamente, por lo que a través de Twitter el Banco de Sangre ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para que espere a los próximos días para donar más sangre y así mantener las reservas llenas.

El Hospital Clínic, el del Valle Hebrón, el de Sant Pau y también otros de fuera de Barcelona, como el hospital Mutua de Terrassa, han alargado los horarios para poder atender a las muchas personas que habían acudido a donar sangre.

Turismo de Barcelona ha ofrecido alojamiento en los hoteles de la ciudad a aquellos turistas que están en establecimientos de la zona acordonada por el atentado terrorista y que no puedan acceder a ellos. 

También los propios ciudadanos han acogido en sus casas a quienes tuviesen dificultades para llegar a su alojamiento. Se ha popularizado en Twitter el hastag #BedInBarcelona, con el que los usuarios ofrecían espacio en sus casas a quien lo necesitase. El primer tuit con el que comenzó la iniciativa tuvo casi 2000 retuits.

Ciudadanos y asociaciones han recorrido las calles distribuyendo agua y comida entre los miles de conductores y familias que se han quedado atrapados en atascos en los accesos por toda la ciudad.

Numerosos ciudadanos han acudido a los hospitales para prestar sus servicios como intérpretes para las víctimas de otros países. Emergencias de Catalunya ha explicado en su cuenta de Twitter que esta función ya está cubierta por los servicios consulares.

En la plataforma de Facebook habilitada para coordinar la ayuda tras el ataque no dejan de aparecer mensajes en los que los habitantes de Barcelona y alrededores ofrecen acogida, traducción, intervención psicológica... 

Las redes sociales han recuperado el hashtag #YoTeAcompaño, creado tras los atentados de París en 2015 para apoyar a la comunidad musulmana ante el racismo y la islamofobia. Lamentablemente, el hashtag también se ha plagado de comentarios de odio contra esta comunidad.

Los transportes de la ciudad abrieron sus servicios a todos los afectados. Taxi y Cabify  trasladaron gratuitamente a los que se encontraban en la zona para facilitar la evacuación de heridos, la llegada de familiares en los hospitales y el desalojo de personas del centro de Barcelona. Metro y bus funcionaron de manera gratuita para descongestionar la ciudad. 

Otros comercios ampararon a las personas que se encontraban en la zona de Las Ramblas durante el ataque.

La solidaridad ha traspasado las fronteras. Desde Irak, la comunidad yazidí está compartiendo mensajes de apoyo a la ciudad catalana.

Mensajes de agradecimiento

Las redes sociales también se han llenado de mensajes de agradecimiento a las fuerzas de seguridad y los servicios de emergencia, por parte de ciudadanos y figuras políticas.