Público
Público

¿Qué pasa si me quito el bañador en la playa?

España tiene más de 400 playas de uso nudista consolidado. Sin embargo, esta práctica está permitida en cualquier espacio de la costa a menos que un ayuntamiento lo prohíba expresamente.

(9/09/06) Una pareja toma el sol mientras un hombre participa en la carrera nudista 'Patxi Ros' de Sopelana (Euskadi), a 9 de septiembre de 2006.
Una pareja toma el sol mientras un hombre participa en la carrera nudista "Patxi Ros" de Sopelana (Euskadi), a 9 de septiembre de 2006. Rafa Rivas / AFP

España tiene unos 8.000 kilómetros de costa y un 12% pertenece a playas de tradición nudista. Son más de 400 zonas las que albergan comúnmente a los practicantes del naturismo, pero en realidad, la desnudez está permitida en cualquier espacio a menos que haya prohibición expresa del ayuntamiento. De lo contrario, mujeres y hombres pueden quitarse el bañador sin preocuparse de si es o no una playa clasificada como "de tradición nudista".

Las ordenanzas municipales que prohíben la desnudez en las playas han sido motivo de queja para la Federación Española de Naturismo (FEN). Una de las principales polémicas tuvo lugar en 2017, cuando el Gobierno del PP en San Pedro del Pinatar (Murcia) vetó el nudismo en todas las playas del municipio.

El Defensor del Pueblo recomienda mantener las playas de uso nudista consolidado

El entonces Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, instó al Ayuntamiento que diera "participación a los colectivos naturistas de la nueva regulación y en la catalogación de las playas en las que tradicionalmente se ha practicado el nudismo". Fuentes de la institución han confirmado a Público que la postura continúa siendo favorable a habilitar espacios para quien quiera practicar esta filosofía del cuerpo.

Las personas "textiles" no suelen mostrar gran queja cuando ven a nudistas por la costa. Así lo confirman Arturo Ríos y Maite Vicuña, un matrimonio aficionado al naturismo desde que lo descubrieron en 1995. Ella estaba embarazada cuando visitaron un camping de Girona. Al lado había otro donde practicaban la desnudez y decidieron ir a probar. "Durante todo el embarazó pasé un calor bárbaro y cuando me quité toda la ropa fue la mejor sensación", explica Maite.

Las playas de tradición nudista se llenan de gente con bañador en verano, lamenta el presidente de la FEN

Algunas personas prefieren acudir a las playas de tradición nudista para evitar problemas, según comenta el presidente de la FEN, Ismael Rodrigo. Pero lamenta que "en julio y agosto se llenan de gente con bañador", por lo que muchos naturistas "no se atreven a quitarse la ropa" ni siquiera en estas zonas. Rodrigo define este fenómeno como una "invasión estética del verano" y "una falta de respeto".

Maite y Arturo defienden la mezcla, por lo que la presencia de textiles en las playas no les molesta. Sin embargo, Arturo admite que, en algunas zonas tradicionales de más difícil acceso, si hay alguien "en bañador mirando a la gente… es desagradable. Ves que esa persona va a lo que va. Pero si compartes la playa con el resto, no hay ningún problema".

"El nudismo está más aceptado que la sensación que se tiene", afirma Maite, aunque tiene la impresión de que el número de personas que practican el nudismo "está reduciéndose". La mujer supone que es un fenómeno cíclico. "Entramos en una época en la que todo estaba prohibido (…) y ahora que está permitido y no rompes ningún tabú, igual está bajando un poco".

La convivencia entre textiles y nudistas es el ideal que defiende el matrimonio. Arturo señala que esta simbiosis ha permitido un cambio de actitud en las playas de tradición no nudista. El hombre pone de ejemplo "una persona completamente textil que se va a la ducha, se quita el bañador y lo aclara allí mismo sin los malabarismos que se suelen hacer habitualmente. Nudista no es, pero hay más libertad".

Más noticias