Público
Público

Los Piratas La Audiencia de Pontevedra ratifica la absolución del guardia civil que mató al batería de Los Piratas

El juzgado de lo Penal de Pontevedra ya estimó que el acusado pretendía proteger su vida y la de su compañero, y que su intención era la de herir a Javier Fernández, no provocarle la muerte.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Javier Fernández, batería del grupo Los Piratas.

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha dictado sentencia en la que desestima los recursos de apelación presentados por la familia del exbatería de Los Piratas, Javier Fernández, que falleció como consecuencia del disparo de un guardia civil durante una intervención policial en su vivienda de Ponteareas (Pontevedra), y ratifica la absolución del agente.

El agente del Instituto Armado R.L.A. fue juzgado en septiembre de 2017 por un supuesto delito de homicidio imprudente, pero el juzgado de lo Penal número 2 de Pontevedra dictó sentencia absolutoria. En esta resolución de primera instancia, el tribunal consideró probado que el 26 de agosto de 2015 los servicios de emergencia acudieron al domicilio del músico, que compartía con su pareja y su bebé, alertados por un posible episodio de violencia de género.

Cuando los agentes de la Guardia Civil llegaron, señala la sentencia, Javier estaba alterado y agresivo (su familia alegó que sufría un episodio psicótico, fruto de un trastorno bipolar), y en un momento determinado, armado con un tenedor y un cuchillo, se abalanzó sobre los guardias, agrediendo a uno de ellos. El otro agente disparó hacia él, con la intención de reducirlo, pero el tiro se desvió e impactó en el abdomen del músico, que falleció poco después.

El juzgado de lo Penal de Pontevedra estimó que el acusado pretendía proteger su vida y la de su compañero, y que su intención era la de herir a Javier Fernández, no provocarle la muerte. Por ello, dictó sentencia absolutoria, que luego fue recurrida por la familia.

La Audiencia Provincial se ha pronunciado sobre ese recurso, que la acusación particular basó en una supuesta vulneración de derechos por la inadmisión de ciertas pruebas o por la valoración de las practicadas en el juicio. Así, en el recurso se pedía la nulidad del proceso y la repetición del juicio. El órgano judicial provincial ha rechazado esas pretensiones, y ha recordado en su sentencia que no se cumplen las condiciones para repetir el juicio, una medida "excepcional", y que, en este caso concreto, es "inviable". Además, ha señalado, una condena en segunda instancia tras una sentencia absolutoria puede infringir la presunción de inocencia.

Por otra parte, la Audiencia ha apuntado que no hay motivos para concluir que el juzgador hubiera hecho una valoración "irracional o arbitraria" de la prueba practicada, y que, a la luz de dicha prueba, el acusado solo tenía intención de reducir a Javier Fernández, pero el tiro se desvió y le causó la muerte.