Público
Público

Premios Princesa de Asturias Estudiantes de excelencia plantan a los reyes: "La universidad pública nada tiene que ver con la empresa borbónica"

Diego Fernández y Juan Martínez son antiguos alumnos de la universidad de Oviedo con los mejores expedientes de su promoción y, como cada año, están invitados a dos actos en los que participarán los reyes, pero han rechazado asistir.

Publicidad
Media: 4
Votos: 66

Estudiantes plantan a los reyes. PÚBLICO/EFE

Diego Fernández y Juan Martínez son dos antiguos alumnos de la universidad de Oviedo con los mejores expedientes de su promoción; Diego en el grado de pedagogía y Juan en psicología. Al igual que en años anteriores, han recibido una invitación organizada por parte de la fundación Princesa de Asturias a una audiencia y posterior recepción con los reyes de España, en el céntrico Hotel de la Reconquista. Ambos jóvenes han rechazado acudir a sendos actos.

No les representa la monarquía por sus casos de corrupción, su relación con dictaduras para la venta de armas y su origen franquista

Tanto Juan como Diego alegan, en un comunicado que han enviado a la directora de la fundación, Teresa Sanjurjo, que estos premios se han usado “todos los años para hacer un lavado de cara a una institución como la monarquía que cada vez representa a menos personas, sobre todo a las generaciones más jóvenes. Los evidentes casos de corrupción, su relación con dictaduras y ventas de armas o el origen franquista de su implantación en nuestro país no hace sino negar su legitimidad. Nosotros no vamos a atender una invitación de unas personas con estas características que sólo quieren hacerse una foto utilizando nuestro esfuerzo y el de nuestras familias durante años, para tapar sus vergüenzas”, escriben de manera tajante.

Diego Fernández, de 25 años y natural de Oviedo, actualmente está realizando un doctorado en esta misma universidad y le ha contado a Público que, a su modo de ver, la “universidad pública nada tiene que ver con la empresa borbónica y monárquica que representan los reyes de España. Nada tiene que ver una fiesta privada y hecha por y para las élites, por y para la oligarquía asturiana y española, con lo que significa y representa para las personas que hemos pasado por ella y las que trabajamos para que sea un lugar en el que tenga cabida todo el mundo. Y sea realmente pública, accesible, horizontal y que garantice las mismas oportunidades a todo el mundo”.

Diego Fernández, tiene 25 años es natural de Oviedo y se graduó en pedagogía.

"En educación, la excelencia no la hacen las altas calificaciones, sino las aptitudes, actitudes y valores que nada tienen que ver con esos premios"

El joven también reflexiona sobre la excelencia académica y los premios de final de carrera y afirma que “no tienen ningún mérito más allá de acceder a que te den una beca, que ha sido mi caso” y confiesa que los que realmente merecen un reconocimiento son esos “compañeros y compañeras que se han tenido que dejar la carrera por motivos económicos, que han tenido que estudiar y trabajar a la vez, o cuidar de un familiar con algún grado de dependencia y que no han tenido ni el mismo tiempo, ni los mismos recursos, ni las mismas oportunidades para conseguir lo que yo he conseguido. En educación, la excelencia no la hacen las altas calificaciones, sino las aptitudes, actitudes y valores que nada tienen que ver con esos premios”.

Juan Martínez tiene 23 años y ha crecido en Villaviciosa (Asturias), su objetivo con esta protesta es, por un lado, mostrar su rechazo al propio sistema monárquico y a la persona que lo encarna, y, por otro, utilizar su visibilidad para rescatar el caso del catedrático de la universidad de Oviedo que acosó sexualmente (y durante 30 años) a alumnas, algunas de las cuales fueron compañeras suyas de clase.

“Me parece que se necesita mucha más educación con perspectiva de género, no solo atajar lo negativo, sino fomentar lo positivo”. Y recuerda a Público que pusieron una queja, pero no les hicieron mucho caso y que este año han suspendido al profesor durante 6 meses, "pero nos parece insuficiente" - protesta. "Hay mucha gente que lo ha validado, no desde el apoyo, pero sí desde el silencio. Echo en falta una respuesta por parte de la universidad mucho más contundente”, afirma.

Juan Martínez tiene 23 años y ha crecido en Villaviciosa (Asturias), estudió psicología.

"Tienen una forma de actuar que no es objetiva ni neutral, es totalmente una falacia, una artimaña, no representa a todo el pueblo"

Respecto a si ha contado con el apoyo de su familia para rechazar esta invitación, Juan confiesa que sus padres le piden prudencia. “No entienden del todo que haga esto, pero es lo que veo más acorde a mis ideas. Mis padres no son monárquicos, pero están acostumbrados, y tragan”. Además, Juan también critica esa supuesta ‘neutralidad’ que tiene la figura del rey. “Tienen una forma de actuar que no es objetiva ni neutral, es totalmente una falacia, una artimaña, no representa a todo el pueblo porque no es algo que se vote, y es algo que se heredará”.

Juan y Diego afirman que "aquellos que nos invitan a sacarnos una foto con los Reyes de España, trabajan todos los días incansablemente para impedir nuestros sueños y los de miles de jóvenes de familias humildes". Y citan algunos de sus nombres: "Banqueros como los Botín, evasores fiscales como los Masaveu y los Cosmen, donantes ilegales del PP como Villar Mir, y otros destacados miembros de las élites económicas y empresariales de Asturies y del Estado Español, miembros del Patronato de la Fundación Princesa de Asturias. Esta Fundación es la organizadora de los Premios, pero la realidad es que actúa de facto a modo de “corte real empresarial”, de los Borbones, siendo muchos de ellos responsables del aumento de las desigualdades sociales, de la progresiva elitización y privatización de la Universidad pública y del sufrimiento de muchas personas".

Los dos jóvenes, aunque aseguran tener el máximo respeto hacia sus compañeros y compañeras premiadas, ya que "nada tienen que ver con nuestra crítica", dejan claro que su lugar ese día “será en la manifestación que todos los años la Asturies Real celebra en frente de la gala para decirle a quienes intentan conservar sus privilegios a costa de la mayoría social, que Asturies no rinde pleitesía a Fartones ni a Borbones”.

Más noticias en Política y Sociedad