Público
Público

Profesionales de hospitales siguen sin equipos adecuados tras un mes de sobrecarga

Trabajadores de la sanidad madrileña denuncian la falta de calidad del material que llega a los hospitales. Las UCI tienen menos presión, pero las hospitalizaciones siguen siendo muy altas y los sanitarios doblan turnos y trabajan sin descanso.

Hospital madrileño./ EFE
Hospital madrileño./ EFE

Los trabajadores sanitarios empezaron a enfrentarse al coronavirus sin medios materiales suficientes. Un mes después, la situación sigue igual. Los sanitarios siguen sin tener sistemas de protección suficientes o a los hospitales llegan materiales que no siempre cumplen con los estandartes de calidad. El colapso ya ha pasado en la mayoría de los centros, pero las hospitalizaciones siguen al límite. Las camas que se han instalado durante semanas en cafeterías, gimnasios o pasillos, están al completo y las plantillas están mermadas

El Gobierno ha adquirido grandes cantidades de material de protección que ha enviado a las comunidades autónomas. Los Ejecutivos autonómicos también ha comprado equipos y mascarillas. Pero sigue sin ser suficiente. Los datos lo muestran: el porcentaje de sanitarios infectados se eleva y ya un 14% de los contagiados son del sector. La situación concreta de Madrid aquí es compleja porque la falta de información imposibilita conocer la magnitud del problema. 

La Comunidad de Madrid reconoce oficialmente que los profesionales que han causado baja por coronavirus son 5.030 y de ellos 3.734 están sin trabajar ahora por este motivo. Esta información no se puede consultar en la página oficial del ejecutivo regional y, además, no concuerda con la cifra de los sindicatos. Comisiones Obreras (CCOO) calcula que hay unos 8.700 profesionales de la sanidad pública que están aislados o contagiados sin poder realizar su trabajo hasta esa fecha.

Mientras que UGT calcula que un 12% o 15% del total de sanitarios está infectado. Reconocen el número de la Comunidad como el de personal aislados, pero creen que habría entre siete y diez mil positivos si a todos les hicieran la prueba.

Esto debilita las plantillas de los hospitales. Muchos de ellos han aumentado su capacidad en un 150% para atender a todos los enfermos. Sin embargo, el personal no ha aumentado al mismo nivel. Según la Dirección General de Recursos Humanos y relaciones Laborales del SERMAS, se han contratado a 7.638 sanitarios.

"Hace tres días que presenté síntomas de coronavirus. Desde entonces estoy aislada, pero aún no me han realizado la prueba. Estoy bien. Lo peor es no poder trabajar porque sabes que en el hospital siguen desbordados", explica una médica del Puerta del Hierro, en Majahonda, uno de los hospitales que más ingresados tiene por coronavirus, casi 600. "Ha bajado mucho la presión en Urgencias y en las UCI, pero el hospital sigue atendiendo por encima de su capacidad normal y somos muchos los compañeros que estamos de baja. Nosotros no tenemos menos presión. Cuando sacas el material de protección y ves que es fino y que ni siquiera se cierra te desesperas", afirma a este medio.

La facultativa cree que seguirán creciendo los casos cada vez más si no empieza a llegar material homologado y en buenas condiciones. Esta situación es casi generalizada, aunque dependa del día. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado que en el Hospital Infanta Leonor ni siquiera tienen mamparas en la admisión de pacientes. Además, los monos que recibieron esta semana son muy finos y las cajas no tienen la ficha técnica que confirma que se trata de material homologado por el Ministerio de Sanidad. Lo mismo ha ocurrido con las mascarillas. 

El problema de la falta de mamparas de cubierta en los mostradores de admisión también está en el 12 de Octubre. Ambas delegadas sindicales han remitido un escritor a Gerencia de los hospitales por la falta de protección que esto supone para las trabajadoras. De hecho, ya hay dos trabajadoras del Infanta Leonor de este puesto que han dado positivo de coronavirus. 

"Todo esto genera no solo problemas de seguridad, también un miedo e inquietud entre los trabajadores. Vemos a nuestros compañeros sin protección y vemos que podemos seguir expandiendo el virus fuera de los hospitales. Estamos doblando turnos y trabajamos sin descanso. La tensión emocional es enorme y lo mínimo es que tengamos mascarillas y equipos adecuado", reivindica otra médica del Infanta Leonor. 

Menor presión, pero muy lejos de la normalidad

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha afirmado este martes que hay hospitales que están iniciando ya el "repliegue" de camas. "Hay 1.000 personas menos pendientes de ingreso y 400-500 camas libres en los hospitales. Y también hay pacientes pendientes de extubación", ha indicado en una entrevista en Onda Madrid.

Sin embargo, los sanitarios consultados por Público aseguran que todavía no están en condiciones de hablar de vuelta a la normalidad. Aunque las Urgencias estén más vacías, los hospitales siguen al completo. El Severo Ochoa, en Leganés, es uno de los hospitales más afectados. Ha tenido que cerrar en varias ocasiones sus puertas por llegar a tener 300 pacientes en Urgencias pese a tener una capacidad en torno a los 90. Este martes había unos 60 pacientes y 40 de ellos estaban esperando cama. 

"Se ha notado mucho el descenso. Este lunes se ha podido desinfectar las Urgencias. Pero aún no podemos replegar camas porque no hay que bajar la guardia. De hecho, si podemos atender a todos los ingresados ahora mismo es porque tenemos más camas de las que disponemos normalmente", valora una enfermera del hospital.

Esta opinión la comparten los trabajadores del resto de centros consultados. En el 12 de octubre las camas de UCI siguen llenas y los ingresos también están al límite. En el Clínico San Carlos tampoco quedan camas libres. 

Esto se refleja en los números. Pese a que el incremento diario se reduzca aún hay en torno a 14.000 pacientes ingresados en toda la Comunidad de Madrid y 1.494 ingresados en UCI. 

Más noticias de Política y Sociedad