Público
Público

Sanidad distribuirá las vacunas de forma equitativa en las comunidades repartiendo primero las dosis destinadas a residencias

La primera fase de vacunación durará de enero a marzo y Sanidad irá repartiendo las dosis a las comunidades autónomas según se vaya vacunando a los grupos prioritarios fijados. Se creará un registro único de vacunación para garantizar que las vacunas se administran con esos criterios.

Vista de la aplicación de una vacuna.
Vista de la aplicación de una vacuna. Etienne Laurent / EFE

beatriz asuar gallego

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha creado una falsa polémica en torno a la distribución de las vacunas. La presidenta regional Isabel Díaz Ayuso afirmó el pasado viernes que Sanidad les ha reducido las dosis que tendrán para vacunar durante los primeros meses. Sin embargo, no ha habido ninguna limitación: las vacunas se irán distribuyendo en función de la población susceptible a recibirlas siguiendo los criterios de prioridad.

Fuentes del Ministerio de Sanidad confirman a Público que repartirán las vacunas de forma equitativa por las comunidades autónomas, pero que las primeras dosis que se distribuyan solo serán las destinadas a vacunar a las residencias. Además, el ministerio hará un control mediante el registro único nacional de vacunación para garantizar que todas las personas de las residencias estén vacunadas. Este primer grupo está formado tanto por los residentes como por el personal sanitario y sociosanitario en residencias de mayores y con discapacidad.

Cuando las comunidades autónomas vacunen a las personas de todas las residencias en España, y según la disponibilidad de las vacunas, se continuarán repartiendo las siguientes dosis por las comunidades autónomas para vacunar a los siguientes grupos: personal sanitario de primera línea, otro personal sanitario y sociosanitario y grandes dependientes no institucionalizados.

Este es el plan que ya se había apuntado desde el principio ya que la estrategia de vacunación estableció que las residencias forman el primer grupo de prioridad al ser las personas más vulnerables a la enfermedad del coronavirus.

Se cierra así una polémica que creó el pasado viernes la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, al acusar al Gobierno de rebajar la cifra de las primeras vacunas que recibirán y no poder vacunar a los sanitarios en la primera fase. Esta fase durará entre enero y marzo y se vacunará a los cuatro grupos prioritarios que forman más de 2,5 millones de personas. En este sentido, fuentes de Sanidad insisten en que hay que empezar por las residencias y después pasar a los siguientes grupos.

Además, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha explicado este lunes que no hay cifras definitivas todavía y que solo se ha trabajado sobre estimaciones: "Se han hecho ejercicios estimativos pero estamos a expensas de las dosis que lleguen que, además, se prevé que en principio lleguen semana a semana. No hay ninguna cifra cerrada y no se le ha reducido dosis a nadie". 

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas llevan preparando el plan de vacunación desde septiembre, aunque el trabajo se ha intensificado en las últimas semanas. Se prevé que se comiencen a suministrar las vacunas en el mes de enero: la Agencia Europea del Medicamento se reúne el 29 de diciembre para autorizar la administración de la vacuna de Pzifer y el 2 de enero para la de Moderna. Si todo sale según lo previsto, se espera que las primeras dosis de vacunas lleguen entre el 4 y el 5 de enero y se comience a vacunar en los siguientes días.

El registro de vacunación servirá para controlar que las vacunas se administran con el orden fijado y hacer un seguimiento farmacológico

En los próximos días también se continuará trabajando sobre la creación del registro estatal de vacunación covid-19  por parte del Ministerio de Sanidad en colaboración con las comunidades y ciudades autónomas. Este registro se nutrirá con la información procedente de los registros y sistemas de información de vacunas, o de cualquier otro sistema con información de interés de las comunidades y ciudades autónomas. Sanidad controlará a través de este registro que las vacunas se administran con los criterios de prioridad fijados y, además, servirá para hacer un vigilancia farmacológica de las vacunas. Es decir, un seguimiento sobre cómo afectan las vacunas y la efectividad de ellas que detecta, en ocasiones, efectos secundarios que en ensayos clínicos no hayan aparecido porque tengan lugar, por ejemplo, en una persona de cada 200.000.

Las previsión del ministro de Sanidad es que "entre los meses de mayo y junio unos 20 millones de españoles habrán recibido ya la vacuna" y, como avanzó en una entrevista con Público, que a finales de agosto esté vacunado el 70% de la población y se consiga así la inmunidad de rebaño.

Sin embargo, todos los detalles del plan y cómo se vacunará al resto de la población no se conocerá hasta que se autoricen las vacunas, la Agencia Europea del Medicamento publique los análisis y se compruebe si las vacunas tienen algunas limitaciones. Aunque no sea lo previsto, los grupos prioritarios aún pueden cambiar si durante los estudios y las evaluaciones se detecta que hay vacunas que son más eficaces con determinados grupos o tienen efectos secundarios graves en edades concretas.

Más noticias