Público
Público

Dos semanas de restricciones en Madrid, el periodo mínimo para comprobar si se frena el virus

Las nuevas restricciones se aplicarán en diez municipios de la Comunidad de Madrid a partir de este sábado a las 00.00 horas. Y, en principio, tendrán que estar en vigor durante dos semanas, el tiempo medio para ver si una medida tiene efecto.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha declarado este jueves que cumplirá 'de manera estricta' la orden del Gobierno que supone la aplicación de nuevas restricciones en Madrid, pero ha avisado de que la llevará 'a los tribunales' para 'defender lo
La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha declarado este jueves que cumplirá "de manera estricta" la orden del Gobierno que supone la aplicación de nuevas restricciones en Madrid, pero ha avisado de que la llevará "a los tribunales" para "defender los intereses legítimos de los madrileños" . EFE/ Chema Moya

beatriz asuar

Las nuevas restricciones empezarán a aplicarse en diez municipios de la Comunidad de Madrid a partir de este sábado a las 00.00 horas. Y, en principio, tendrán que estar en vigor durante dos semanas. El tiempo medio para ver si una medida tiene el efecto deseado durante la pandemia ha estado entre los 10 y 14 días desde que comenzó la emergencia sanitaria.

"Espero que las medidas sean suficientes. Los médicos vemos a 14 días vistas, es el tiempo que pasa entre una medida y su efecto. Como pronto, a los siete días", comenta a Público el doctor Julián Olalla, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC).

En efecto, en la primera ola de la pandemia no se tenían suficientes conocimientos sobre el coronavirus, pero ahora sí se conocen más datos que ayudan a medir la evolución de la pandemia. Uno de ellos es que la media de tiempo que tiene que pasar para que una medida tenga efecto es de dos semanas. Esto se conoce porque pasó cuando comenzó el confinamiento así como cuando se ordenó el cierre total de las empresas. El tiempo medio para que tenga efecto en las hospitalizaciones es de tres semanas y, en la mortalidad, de cuatro.

¿Serán suficientes estas medidas? ¿Durante cuánto tiempo? Los expertos llevan pidiendo restricciones de movilidad desde hace más de un mes por lo que no hay afirmaciones rotundas que digan que en dos semanas podrán comenzar a relajarse las medidas. Los datos en la Comunidad de Madrid son muy preocupantes: una incidencia de 695 casos por cada 100.000 habitantes, una positividad del 21,3% y una ocupación de las UCI del 42%, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad.

De hecho, aunque se baje a los umbrales marcados por el Gobierno, hasta Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ha reconocido este jueves que lo ideal es situarse en una incidencia que esté por debajo de los 100 casos. Lo ideal de la positividad es que esté por debajo del 5%. Los umbrales fijados son excesivamente altos y los expertos piden que se tengan en cuenta los reconocidos internacionalmente para analizar el riesgo.

Pese a esto, el comienzo de las restricciones es una buena noticia: "Desde luego que este escenario es mejor porque la inacción era muy preocupante y los confinamientos parciales son insuficientes. Todo lo que sea ampliar en el territorio las restricciones nos parece un buen paso. Cuando se revisan los umbrales, te parece que se quedan cortos, pero si se llega a acatar de verdad es un avance y habrá que ver cómo va evolucionando", comenta María Urtasun, enfermera e investigadora en salud pública y epidemiología y portavoz de la Asociación Madrileña de Salud Pública (AMaSaP).

El doctor Jonay Ojeda, portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria, señala lo mismo: "Cuando hay una transmisión comunitaria muy elevada, lo efectivo es esto. Las medidas de restricciones son necesarias. Es buena idea empezar por los municipios aunque en un futuro, para Madrid capital, se puede valorar un intermedio entre el municipio y las zonas básicas de salud como son los distritos".

Medir la evolución, sin embargo, no será del todo fácil. "Es muy dinámico y hay que seguir monotorizando. Estudiar la evolución de ingresos, las hospitalizaciones y la ocupación de las UCI es muy efectivos, aunque son medidas con efecto tardío", comenta Urtasun. 

Dos problemas a los que nos podremos enfrentar cuando comience a medirse la evaluación tienen que ver con la incidencia. Por un lado, la entrada de los test de antígenos como prueba efectiva para el coronavirus pueden cambiar la situación al diagnosticar más casos de forma rápida. Sin embargo, la Comunidad de Madrid ha decidido dejar de realizar test a contactos de casos positivos.

Así, aunque el Gobierno ha indicado que las medidas se analizarán semanalmente, la evaluación no es fácil y requerirá de más tiempo. Si no son efectivas, habrá que "subir de nivel", indica Olalla. Y, si lo son, habrá que estar pendientes de cómo se relajan las medidas para no repetir los errores de la desescalada. Aunque, como indica el experto, hay algo claro y necesario para todo el proceso: "Todos tenemos que ir en el mismo barco. Esto va en serio. Se acabará teniendo una vacuna pero, mientras, todos tenemos una labor que hacer. Los sanitarios, la población y las administraciones. Todos tenemos que cumplir si queremos que esto siga funcionando".

Más noticias