Público
Público

Emergencia del coronavirus El sindicato de enfermería Satse denuncia "amenazas" para alargar la vida útil de los equipos de protección

Satse reporta a la Inspección de Trabajo las "múltiples presuntas amenazas" y órdenes "verbales" y asegura que la normativa que dicta el Ministerio de Sanidad "está ignorándose reiteradamente" en centros asistenciales y sociosanitarios de Madrid para dar una aparente sensación de normalidad.

Médica
Una doctora atiende a un paciente en un centro de salud. (MARCIAL GUILLÉN | EFE)

servimedia

El sindicato de enfermería Satse Madrid ha denunciado ante la Inspección de Trabajo las "múltiples presuntas amenazas" y órdenes "verbales" a los enfermeros para que, aún "en contra de lo indicado por los fabricantes", alarguen la vida útil de los Equipos de Protección Individual (EPI) a causa de la falta de este material y la "necesidad de dar una aparente sensación de normalidad" en centros asistenciales y sociosanitarios.

Así lo anunció este viernes a través de un comunicado en el que precisó que la falta de estos equipos "está generando una mala utilización del material", circunstancia que, a su juicio, conlleva el "incumplimiento de su principal cometido" a pesar de conocerse que, tras "numerosas reutilizaciones, pueden no evitar los contagios".

"Tenemos constancia de presuntas amenazas o coacciones hacia el personal sanitario si no alarga la vida útil de dichos elementos o si no sigue los canales de reutilización o desinfección de los mismos por los Servicios de Esterilización Hospitalaria", agregó.

Satse puntualizó que la normativa que dicta el Ministerio de Sanidad "está ignorándose reiteradamente" en las diferentes instituciones sanitarias y sociosanitarios de la Comunidad de Madrid y como ejemplo subrayó que en los centros de salud "se pide que se reutilicen los monos, rociándolos con una solución con lejía" o que un mismo equipo de protección "se reutilice en varios avisos domiciliarios".

A este respecto, criticó que las enfermeras de los centros de salud que acuden a los avisos domiciliarios de pacientes con Covid-19 "han de reutilizar un mismo equipo de protección para varios domicilios, portándolos de un sitio a otro en una bolsa de auto cierre". "También lo hacen con las mascarillas durante varios días", aseguró, al tiempo que puntualizó que los profesionales "tienen que lavar, en dilución de agua y lejía, las gafas y pantallas protectoras o pulverizar con esta dilución las batas o monos para poder llevarlo días y días".

Incluso afirmó que en ocasiones este material es desinfectado "incluso para que lo reutilicen sus compañeros debido a la escasez e incluso inexistencia en algunos casos de equipos de protección".

La denuncia, interpuesta ante la Inspección de Trabajo, indica que en algunos casos en los que la dotación de uniformes de trabajo por profesional "no es suficiente", estos "se ven obligados a llevarse a sus domicilios dichos uniformes para su lavado" puesto que, aunque el Servicio de Lavandería ha incrementado la frecuencia de recogida y entrega de pijamas y batas, "no se garantiza que diariamente vayan a tener a su disposición un uniforme limpio".

Una situación que en la red de hospitales e Ifema "no es nada mejor", según la denuncia presentada por el sindicato de enfermería, que explica que las batas impermeables "también se lavan y, al usarlas tras el lavado, siguen húmedas y muchas se rompen durante este proceso".

Esta circunstancia está "provocando", a juicio del sindicato, que "de forma verbal”, desde los Servicios de Medicina Preventiva y las Unidades de Prevención de Riesgos Laborales, "se ordene a los trabajadores el llevar una mascarilla no acorde al riesgo, quirúrgica, cuando debería ser auto filtrante" y, además, los profesionales exceden el tiempo de utilización marcado por el fabricante e incluso tienen que reutilizarlas tras procesos de desinfección, "que pudieran ser no del todo fiables".

La normativa actual, según Satse, "no permite la reutilización de productos sanitarios de un solo uso" y señala que los productos sanitarios deben utilizarse "en las condiciones y según las finalidades previstas por el fabricante".

Además, si se decide volver a utilizar el material sanitario de un solo uso, previa esterilización, la "responsabilidad por las posibles consecuencias recae en la persona que tome la decisión", según el sindicato, que también indicó que la reutilización puede producirse "en ciertas circunstancias", pero, en ese caso, el usuario "asume entonces el papel de fabricante, por lo que debe garantizar su seguridad y el cumplimiento de los requisitos esenciales".

Satse Madrid instó a que, "de una vez por todas cesen" todas las órdenes a los profesionales sanitarios madrileños para que se usen los equipos de protección "durante mucho más tiempo del que se debe, poniendo, por tanto, en peligro la salud de los trabajadores sanitarios".

"Todos los responsables sanitarios deben cuidar al que cuida, siguiendo una política de protección a sus profesionales y no exponiéndoles a los riesgos que supone la escasez o inexistencia de los equipos necesarios para ejercer su trabajo con la mayor seguridad posible", resolvió el sindicato.

Más noticias