Público
Público

Tecnología El curioso 'efecto 2000' que sufrirá Japón con el próximo cambio de emperador

A diferencia del calendario occidental o gregoriano, el japonés reconoce como hitos la coronación de un nuevo emperador. Y cada vez que esto sucede arranca una era. Millones de dispositivos con sistemas operativos hechos en Japón —móviles, ordenadores, electrodomésticos y, en general, aparatos con software— deberán actualizarse.

Publicidad
Media: 2
Votos: 2

El emperador japonés Akihito durante su discurso en el que manifestó su deseo de abdicar por su salud. REUTERS

El día 30 de abril de 2019, Japón estrenará emperador. Naruhito sucederá a su padre, Akihito, en una transición ordenada y dada la salud extrema del anciano jefe de Estado nipón. Pero este cambio tranquilo podría perturbar el importante sector tecnológico del país, por una cuestión de calendario.

Según informa The Guardian, a diferencia del calendario occidental o gregoriano, el japonés reconoce como hitos la coronación de un nuevo emperador. Y cada vez que esto sucede arranca una era. Así, la coronación de Akihito en enero de 1989 marcó el comienzo de la era Heisei, y el final de la era Shōwa que lo precedió; y la coronación de Naruhito marcará por sí misma otra nueva era, cuyo nombre se desconoce aún.

Este hecho trae de cabeza a los fabricantes y usuarios de tecnologías de la información en Japón, en una situación que recuerda al “efecto 2000”, o Y2K: con la llegada del nuevo siglo, millones de sistemas informáticos en todo el mundo tuvieron que actualizar sus sistemas para que sus relojes internos identificasen los años expresados en números de cuatro cifras, y no dos.

Debido a que Akihito ha permanecido en el trono prácticamente desde que estalló la era de la información, una gran parte de sus sistemas nunca han tenido que lidiar con un cambio de era. Y como resultado, millones y millones de dispositivos con sistemas operativos hechos en Japón (móviles, ordenadores, electrodomésticos y, en general, aparatos con software) deberán actualizarse para evitar, por ejemplo, que programas que usen calendarios japoneses no se equivoquen de era.

Para evitar problemas, algunos organismos están tratando de curarse en salud mientras llega una solución satisfactoria. Por ejemplo, el pasado mes de mayo el Ministerio de Hacienda nipón anunció que está barajando prolongar las fechas de la era Heisei después del cambio para evitar, al menos momentáneamente, confusiones en los pagos de impuestos.

Además, el nombre oficial de la era de Naruhito aún no se ha anunciado, lo que este detalle también está causando preocupación en otros sectores que van desde los fabricantes de calendarios hasta los organismos internacionales de normalización.

De hecho, Unicode, la organización internacional de estándares que controla la introducción de nuevos emojis, se enfrenta a un problema complejo. Como ordenadores y móviles japoneses usan un solo caracter 'comprimido' para representar el nombre completo de la era (aunque caligráficamente conste de más de uno), este organismo necesita establecer ese estándar. 

No obstante, no puede hacer eso hasta que sepa cómo se llama la era, y no lo sabrá hasta fines de febrero en el mejor de los casos, informa The Guardian. Desafortunadamente, la versión 12 de Unicode saldrá a principios de marzo, lo que significa que debe estar terminada antes de esa fecha y no puede retrasarse. Probablemente deberá publicarse una actualización más adelante.