Público
Público

Test coronavirus Una partida de 9.000 test rápidos de coronavirus adquiridos por España no funciona

El lote de 9.000 pruebas ha sido devuelto. Sanidad apunta a que estos fueron comprados a un proveedor nacional y que tenían la marca CE, mientras, la Embajada china dice que la empresa que las vendió no tiene licencia.

Miembros del hospital de la Malvarrosa, en Valencia, realizan test rápidos a las puertas del centro sanitario y sin que los conductores bajen del vehículo.EFE/ Ana Escobar
Miembros del hospital de la Malvarrosa, en València, realizan test rápidos a las puertas del centro sanitario y sin que los conductores bajen del vehículo. EFE/ Ana Escobar

público

Los test rápidos de coronavirus que el Gobierno compró a China para comenzar a hacer las pruebas a capas más amplias de la población no funcionan bien. Así lo ratifican varios laboratorios de microbiología de grandes hospitales que han comenzado a analizar los resultados de los mismos, según informa El País

En concreto, los kits no detectan los positivos como era de esperar y tienen una sensibilidad del 30%, cuando debería ser superior al 80%. Este dato resta credibilidad al resultado que ofrecen: "Con ese valor no tiene sentido usar esta prueba", explica una de las fuentes consultadas.

Sobre esta informaciones se ha pronunciado este jueves el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, que ha explicado que "es un lote de 9.000, adquirido a uno de los proveedores" el que no funciona correctamente y ha asegurado que "han sido devueltos".

Al ser preguntado por la fiabilidad de las pruebas, Simón ha concretado que "España ha conseguido varios proveedores y vías de abastecimiento. La primera hizo un envío de 9.000 tests que se validaron en el Centro Nacional de Epidemiología y algún hospital. Las especificaciones de este lote no corresponde a lo que venía en los certificados de calidad, lo que ha obligado a devolverlos".

Además, Simón ha advertido que cuando se hagan los tests de manera masiva aumentará mucho el número de contagios, lo que provocará un "problema de comunicación".

Illa dice que tenían la marca CE y fueron comprados a un proveedor nacional

Después, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha asegurado que los 9.000 test rápidos de coronavirus que se han devuelto tenían la marca CE, por lo que ha preguntado tanto a los grupos parlamentarios como a la sociedad si hubiera sido mejor "no comprarlos".

"La partida que nos llegó fue comprada a un distribuidor nacional que nos dio la garantías y era un producto marca CE", ha dicho el ministro, para cuestionar si ya no sirve la marca CE, e insistir en que el proveedor era "nacional y de confianza".

Del mismo modo, el ministro de Sanidad ha informado de que sobre estos productos no había alertas por parte de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ni de la Agencia Europea del Medicamento, si bien cuando han analizado que realmente no cumplen los estándares de calidad que se exigen en España han pedido que los cambien.

"No compramos un producto que no cumpla con las especificaciones de la AEMPS. Pero de estos no había ninguna alerta ni en España ni en Europa. ¿Hubiera sido mejor no comprarlos cuando tenían la marca CE y no había ninguna alerta?", ha dicho, para zanjar insistiendo en que han pedido que los cambien al ver que realmente no cumplen con los requisitos exigidos.

"No compramos un producto que no cumpla con las especificaciones de la AEMPS"

El Ejecutivo ha comprado 340.000 pruebas de este tipo y pretende someter de una manera masiva a ellas a los sanitarios y a los mayores ingresados en las residencias en un primer momento y después ampliarlo a otra población. Este miércoles, el Gobierno anunció que ha encargado 5,5 millones de este tipo de test, pero se desconoce si son del mismo fabricante.

Mientras, la Embajada de China en España ha afirmado este jueves que la empresa Shenzhen Bioeasy Biotechnology, a la que según algunos medios el Ministerio de Sanidad ha comprado tests rápidos para detectar el coronavirus, "no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos".

El funcionamiento de estos test rápidos es similar al de los test de embarazo: la muestra se diluye y se deposita en un cartucho con una tira reactiva que marca con líneas si es positivo, negativo o inválido. Estas pruebas tenían que servir como cribado para no saturar la PCR y sólo some

Estas pruebas tenían que servir como cribado para no saturar la PCR y sólo someter a esta segunda prueba a aquellos casos negativos o dudosos, pero con esta baja sensibilidad este paso pierde sentido, ya que en muchísimos casos habría que tomar de nuevo muestras a los pacientes y llevarlas al laboratorio.

Los casos de contagio por coronavirus ascienden este jueves a los 56.188 en todo el país. El número de fallecidos también sube: ya hay 4.089, según los últimos datos ofrecidos por el ministerio de Sanidad. Otro día más, la buena noticia sigue siendo que los curados crecen a buen ritmo y se contabilizan hasta las 7.015 altas hospitalarias.