Público
Público

La Tomatina 2018 Bunyol se prepara para la batalla del tomate más internacional

La cooperativa castellonense de La Llosa ha cargado esta mañana en siete camiones un total de 540 cajones con los miles de tomates de la variedad "pera roma" que se lanzarán en las calles de la localidad valenciana.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Asistentes de la 72 edición de la Tomatina de Bunyol. EFE/Miguel Ángel Polo/Archivo

La localidad valenciana de Bunyol ultima ya los preparativos para la batalla del tomate más internacional, la Tomatina, que como cada último miércoles de agosto teñirá mañana las calles de esta población con 145.000 kilos de este fruto.

La cooperativa castellonense de La Llosa ha cargado esta mañana en siete camiones un total de 540 cajones con los miles de tomates de la variedad "pera roma" que se lanzarán en las calles de Bunyol y que están "supermaduros" para que cuando se lancen nadie resulte dañado.

El gerente de la cooperativa, José Ramón Mechó, ha explicado que los tomates proceden de Xilxes, La Llosa, Moncófar, Almenara, Benicarló y Hellín, y que si no se utilizaran para la Tomatina se quedarían en el campo sin coger, porque no son válidos para la venta en fresco ni para conserva.

El concejal de la Tomatina, Rafael Pérez, ha explicado a EFE que a partir de las cinco de esta tarde los vecinos procederán a tapar con plásticos sus balcones y fachadas, de manera que esta noche quede todo "bien cerrado para que no entre el tomate".

A las 23 horas se pondrá en marcha el dispositivo de la Tomatina, para la que todavía se pueden adquirir algunas de las últimas entradas de las 17.000 puestas a la venta, a las que se suman las 5.000 entradas gratuitas para los vecinos de Bunyol, con lo que serán unas 22.000 personas las que podrán disfrutar de esta fiesta.

El concejal ha precisado que hoy salen a la venta 1.500 entradas, que se podrán adquirir hasta justo antes del comienzo de la Tomatina, a las 11 de la mañana, y ha asegurado que "faltan muy poquitas por vender". Entre las nacionalidades de las personas que han adquirido ya su entrada figuran españoles, ingleses, estadounidenses, franceses y australianos.

Entre las novedades de este año, figuran la instalación de Puntos Violeta contra las agresiones sexuales, y la puesta en marcha de una aplicación informática para dispositivos móviles, denominada "Tomatina&Go y basada en la realidad aumentada.

Más de 700 personas velarán por la seguridad de la fiesta, entre Guardia Civil, Policía Nacional, la Autonómica y la Local, Protección civil, seguridad privada y voluntarios, que contarán con un helicóptero, un hospital de campaña, doce ambulancias y varias cámaras que vigilarán los enclaves más destacados.

La fiesta grande de Bunyol ha estado precedida por la "Tomatina infantil", que se celebró el pasado sábado con el lanzamiento de 8.000 kilos de tomates.

La Tomatina coincide con la fiesta del patrón de Bunyol (San Luis Bertran) y sus orígenes se remontan al año 1945. Entre 1950 y 1957 fue prohibida por las autoridades, hasta que gracias a la demanda de los vecinos se reinstauró de forma oficial.

El pasado mes de octubre, la Comisión de Cultura del Congreso aprobó una propuesta del grupo parlamentario popular relativa a la candidatura de esta fiesta para ser incluida en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco, una distinción de la que ya disfruta otra fiesta valenciana, las Fallas.