Público
Público

Coronavirus Tripulaciones de aviones se quejan de volar sin la suficiente protección

Al estado de alarma por el Covid-19 las tripulaciones de las compañías aéreas están sumando otra aun más preocupante. La lentitud de las empresas a la hora de cumplir a rajatabla el Real Decreto según el cual los operadores de transporte tienen que reducir la oferta total de operaciones en, al menos, un 50%, mantener una distancia de seguridad entre quienes viajan para evitar el contagio o dotarles de material para protegerse. 

Interior de un avión durante la pandemia del Covid-19. / ARCHIVO
Interior de un avión durante la pandemia del Covid-19. / ARCHIVO

"Los vuelos están saliendo a rebosar y las tripulaciones van sin ninguna protección", quien lo dice es un azafato, que prefiere mantener el anonimato, y que denuncia que de esta forma no solo se está poniendo en peligro la salud de las plantillas, también las de los pasajeros y pasajeras.

"Básicamente la situación a día de hoy es que no se está aplicando la normativa excepcional de transportes en cuanto a la ocupación de las aeronaves, no están usan los medios de protección necesarios como guantes, mascarillas o geles", añade el afectado. "Lo peor es que ya que no te las dan tampoco te las dejan llevar como particulares".

Además, también les preocupan los casos con positivo que ya tienen entre sus compañeros y compañeras. Uno de ellos, es el de una azafata que ahora mismo está aislada en su casa.

"Tras un vuelo de ida y vuelta hace unos días a México con 600 pasajeros, donde había ya varios compañeros y compañeras malos y donde se volaba sin ningún tipo de protección, ha acabado en un positivo para mí. Ahora mismo llevo varios días aislada en mi casa. No tengo neumonía, pero me falta la respiración y toso mucho. Estoy encerrada para no contagiar a nadie", dice en un audio.

La azafata añade enfadada y enérgica a pesar de que le faltan fuerzas que ella no quiere callar. "¡No nos deberían dejar volar sin protección! Yo no voy a ser la única contagiada. ¡Mucho quédate en casa, quédate en casa y a los tripulantes nos llevan por todo el mundo propagando el virus! ¡Esto es muy heavy, que estemos en todos los aviones con gente con nada de distancia y contacto continuo, dejando virus y que Iberia se niega a decir que no haya nadie afectado, pero ya lo tengo!", añade.

Estado de los baños de los baños. /ARCHIVO
Estado de los baños de los baños. /ARCHIVO

Y es que según establece el Real Decreto "teniendo en cuenta las dimensiones y distancias entre asientos en un avión, para cumplir esto podría ser necesario que se ocupe uno o como mucho dos asientos por grupo de 2 o 3 en cada fila, e incluso tener que dejar vacía una fila entre cada una ocupada si se quiere dejar el metro mínimo de separación" que recomiendan las autoridades sanitarias. "Sin embargo, esta misma mañana ha despegado un avión de una compañía hasta Sao Paolo con un 100% de ocupación", denuncia el azafato.

Una ocupación que para esta fuente solo es sinónimo de una cosa: "se está poniendo en evidencia que las leyes del mercado se anteponen a veces a una ley social primordial como es la de proteger la salud pública. Pero la situación es la que es. Cuánto más grande es el ámbito donde se deben implementar las medidas de protección, más complicado esto se vuelve. Pero cada uno de nosotros tenemos que asumir la responsabilidad propia para mitigar la propagación de esta enfermedad. Una empresa de miles de empleados repartidos por todo el mundo y responsable del transporte de personas debe asumir su responsabilidad. Y cada uno de nosotros también", explica.

Además, ambos trabajadores denuncian otra realidad más. Si bien el texto del Real Decreto obliga a "los operadores de servicio de transporte de viajeros" a realizar una limpieza diaria de "los vehículos de transporte, de acuerdo con las recomendaciones que establezca el Ministerio de Sanidad", dicen que dejan mucho que desear. "Los aviones no se están desinfectando como se debería. Se limpian mal, de aquella manera".

Hacinados al llegar al lugar de destino

Por si esto fuera poco la situación de las tripulaciones al llegar al lugar del destino de los vuelos no es nada tranquilizante. "Como decía antes los vuelos intercontinentales están saliendo al 100% de ocupación porque estos se rigen por las normativas del país de llegada. Ayer salió un vuelo a Nueva York y a la tripulación le dejaron bajar del avión porque las autoridades tenían preparado un hotel con una parte reservada para ellos. El vuelo que ha despegado esta mañana a Sao Paolo donde ya no se permite la entrada de tripulaciones, se vuelve en caliente en clase turista. Volvemos hacinados y sin descansar como se debería", expresa.

Otro ejemplo que pone el azafato "es el de otra tripulación que habiendo volado a Argentina ha sido alojada en un hotel que ha destinado un pasillo específicamente para ellos y custodiada con metralletas para que no salieran de ahí", añade.

Una portavoz Iberia, una de las aerolíneas denunciadas por los tripulantes, asegura tajantemente que estos casos no se están dando en su compañía. "Los vuelos están saliendo con menos del 50% de la ocupación. Van casi vacíos porque la gente ya no viaja.

"En cuanto a la falta de mascarillas, la situación con la que nos encontramos es esta: Iberia había comprado miles de ellas, pero, ante la pandemia, el Ministerio ha decido que se destinen a otros lugares, como hospitales, y a profesionales que están ¡atendiendo y luchando por salvar todo. Ante esto, nosotros no podemos decir nada, ya que respetamos esta decisión. Lo que hemos hecho es dar toallitas desinfectantes especiales para que se limpien. En cuanto a los casos de plantilla con coronavirus, están contralados con un protocolo, pasando la cuarentena y, obviamente, fuera del servicio", explica este portavoz a Público.

Situación de los aeropuertos. / ARCHIVO
Situación de los aeropuertos. / ARCHIVO

Por su parte desde la Asociación Española de Tripulantes de Cabina de Pasajeros destacan que si ya de por si las condiciones laborales son muy precarias por el sueldo que perciben ahora esto les pone en más riesgo tanto de salud como en los recortes por los despidos que saben van a sufrir.

"Nuestro salario base es de 500 euros, el resto lo ganamos en las dietas por los vuelos que hacemos y que pueden llegar a los 2000 euros mensuales. Ante esta indefensión con la que estamos viviendo no queremos arriesgar nuestra salud, la de nuestros familiares ni tampoco queremos seguir siendo propagadores del virus allí donde viajamos de virus. Queremos ser responsables", finalizan.

Más noticias