Público
Público

Veto parental Cuatro meses de desbarajuste en los colegios de Murcia por la censura parental

Profesores y familias se organizan contra la medida impulsada por Vox mientras los alumnos empiezan a faltar a actividades de todo tipo, desde talleres sobre Violencia de Género a charlas sobre higiene personal, reciclaje o cuentacuentos. 

Centro escolar - EUROPA PRESS
Centro escolar. EUROPA PRESS

La censura parental impulsada por Vox y grupos ultracatólicos está en el centro del debate público. Instituciones, asociaciones y sindicatos se han movilizado en contra de esta medida que implica que los padres autoricen a sus hijos para asistir a actividades que abarcan todos los ámbitos, desde talleres que promueven la igualdad hasta charlas sobre higiene personal o cuentacuentos. 

El foco se puso sobre esta medida cuando el Gobierno avisó que recurrirá en los tribunales su aplicación si el Ejecutivo murciano no da marcha atrás. Pero la realidad es que la aplicación de la censura parental desde el pasado septiembre en la región ya ha generado una vorágine en los centros escolares. 

Pese a los bulos de la extrema derecha sobre los talleres en los que se aplicaría la censura parental, la realidad está muy lejos de todo lo que se ha dicho. De hecho, ya desde la Consejería de Educación de Murcia explican que la medida no se aplica en función de la temática, sino cuando la actividad la imparte una persona que no es docente y ajena al centro. 

Esto hace que se den casos como el que ha sucedido en el CEIP Nuestra Señora de los Ángeles: ocho alumnos de 10 y 11 años no acudieron a una charla sobre reciclaje impartida como actividad complementaria dentro de una de las asignaturas del curso. Según relata a Público la presidenta de la Federación Regional de Asociaciones de madres y padres de Murcia, Francisca López, tuvieron que organizarse para que los alumnos no estuvieran solos a última hora. 

Hasta 18 alumnos no asistieron a una charla contra la violencia machista

López recuerda que lo mismo ocurrió con un cuentacuentos que iban a dar en una clase un padre y una madre de uno de los alumnos. Y que esto se repetirá cuando llegue el turno de las habituales charlas de policías sobre seguridad. "Es demencial. Estamos privando a los alumnos de recibir la educación que se merecen", considera la presidenta y portavoz. 

También se ha aplicado la censura parental para una charla que impartirán dos padres médicos sobre el cuerpo humano y los hábitos de higiene. Según cuenta a este medio una de las madres de esta clase, Leticia G. Álvárez, en la clase de su hija de 2º de infantil (cuatro años) del Colegio Juan XXIII ahora están aprendiendo el esqueleto humano y trabajando en la importancia de los hábitos de higiene. La charla es complementaria y refuerza esta temática. 

El profesor Jerónimo Tristante relata otro caso. En el Instituto Vicente Medina están organizando la semana cultural y este año gira en torno a la figura de Leonardo Da Vinci. Entre todas las actividades se ha organizado una charla sobre moda sostenible del siglo XXI y se ha tenido que pasar la censura parental. 

Circular sobre una charla programada en la semana cultural de un centro de Murcia.

"Esta circular pretende mantener informado de la charla que recibirá su hijo/a siempre y cuando no muestre su oposición", indica el centro en el texto que mandaron a las familias, por obligación de la instrucciones del Gobierno murciano. 

Estas experiencias hacen que Tristante asegure que "las charlas están condenadas". El motivo es que hay clases en las que se puede quedar fuera la mitad del alumnado, como ya ocurrió con una charla impartida desde el CAVI de Murcia, la red de Centros de Atención Especializada para Mujeres Víctimas de Violencia de Género

"Por esto, además de ser ilegal y de ser un ataque a la enseñanza pública, a nivel organizativo genera un caos porque no pueden entrar todos los alumnos, pero tampoco puedes avanzar en contenido con los alumnos que no vienen. Los profesores acabaremos no organizando charlas porque va a haber faltas", considera. 

Ni denuncias que avalen la censura ni control de la Consejería

El presidente del PP de Murcia, Fernando López Miras, reconoció este martes que no le consta ninguna denuncia sobre adoctrinamiento en los centros educativos. Según pudo constatar este medio, lo que dice López Miras es así: no consta ninguna denuncia ni problema referente a este asunto de los 265.000 alumnos que hay en la región. 

Mientras, fuentes de la Consejería de Educación explican que los servicios jurídicos y la Inspección de Educación realizaron unos informes que avalan "las instrucciones de inicio de curso en las que se establece la aplicación de la Autorización Familiar". 

Sin embargo, este medio no pudo acceder a ellos porque, según las fuentes consultadas, son documentos de "un expediente interno" y "los servicios jurídicos establecen que no se pueden facilitar". 

Cada centro decide cómo hace llegar la información sobre las charlas a los padres

Además, desde la Consejería explican que no existe un control ni seguimiento de cómo se está aplicando la "autorización familiar" desde la Consejería ya que "son los centros los que llevan el registro y no están obligados a mandar esa información". La única supervisión es la que recae sobre Inspección Educativa, como en el resto de casos competentes de su departamentos. 

En las instrucciones de inicio de curso de la Consejería del pasado agosto, cuando se estableció la censura parental, tampoco se detalla su aplicación. "La norma no indica qué actividades complementarias se deben hacer o no, eso lo determina cada centro dentro de su autonomía pedagógica", aseguran, pese a que después los alumnos no participan en estas actividades. "En cuanto a cómo cada centro hace llegar esa información a los padres, cada centro decide cómo hacerlo", añaden. 

"Murcia está siendo el laboratorio de la extrema derecha"

"El quid de la cuestión es la homofobia", considera Tristante. El profesor y escritor es uno de los murcianos más involucrados en la lucha contra la censura patriarcal. En efecto, Vox y grupos ultracatólicos llevan meses impulsando el veto generando bulos sobre "adoctrinamiento" en las aulas. Vox llegó a exigir esta medida al Gobierno de PP y Ciudadanos, partidos que acabaron aceptando, pero para que no fuera una discriminación tan clara, se ha acabado aplicando a todas las temáticas. 

La otra clave para Tristante es la 'magisterfobia'. "Esta medida es característica de la extrema derecha por el odio a los profesores. Piensan que la escuela es un nido de rojos, pero es una locura que tienen en su mente porque la escuela se centra en los valores constitucionales y en los valores de la LOMCE [la conocida como 'ley Wert', aprobada durante el mandato de Mariano Rajoy], valores también asumidos por toda la sociedad", explica. Y también advierte de que vendrán más: "Murcia está siendo el laboratorio de la extrema derecha"

Valores contrarios a la LOMCE  y movilizaciones

El Gobierno se movilizó contra esta medida este enero. La ministra de Educación, Isabel Celaá, aseguró que la censura va en contra de los "valores constitucionales". Pero esta denuncia no es nueva. En Murcia llevan meses organizándose en contra de esto. 

Sindicatos de Murcia ya presentaron un recurso contra la censura parental

Según relata López, cuando se publicaron las instrucciones la federación de padres y madres que representa (FAPA-RM) y el sindicato de la educación Sterm Intersindical presentaron un recurso de alzada ante la Consejería de Educación y Cultura contra la Orden que dicta las instrucciones de inicio de curso en las que se implementa la censura parental. Un proceso judicial que sigue en curso. "Aunque se hable ahora, desde septiembre estamos intentando manifestar que estamos en contra porque no es un problema real ni un conflicto. La educación en Murcia tiene muchos problemas, como el abandono temprano, y estos temas no salen a la luz. Pero es que esto es un problema inventado", lamenta la presidenta. 

Además, también denuncia la incoherencia que supone que el PP ahora utilice el mensaje de que los padres tienen que decidir sobre sus hijos porque recuerda que en la LOMCE se "expulsó" a las familias de los órganos de participación de la Comunidad Educativa. "Quien nos quitó la posibilidad de participar en la comunidad educativa ahora nos vende la moto. Pero la participación tiene que ser en los órganos establecidos y colectiva, no individual", considera. 

López, Tristante y otra serie de profesores, padres y madres siguen organizándose contra la medida. Este martes dieron una rueda de prensa y anunciaron una concentración para el próximo martes, 28 de enero. Frente al Palacio San Esteban, sede del Gobierno regional, volverán a levantar la voz contra esta censura parental. 

Más noticias de Política y Sociedad