Público
Público
Únete a nosotros

Vigo Abel Caballero 'apaga' a las cuidadoras de barrio antes de encender las luces de Navidad

Los ancianos dependientes de Vigo se quedan sin el servicio de acompañamiento que prestaba la Fundación Érguete gracias a la financiación del Ayuntamiento, cuyo acuerdo finaliza el 31 de octubre. Afectados y familias denuncian su desamparo.

Publicidad
Media: 3.46
Votos: 13

Una cuidadora de barrio acompaña a una anciana en Vigo. / FUNDACIÓN ERGUETE


Podría llamarse Carmen, Asunción o María, poco importa: una señora mayor con achaques que no puede valerse por sí misma. Por eso, recibe el apoyo de una cuidadora, quien la acompaña a comprar el sintrom, carga con las bolsas del súper, le da conversación y, sobre todo, la saca de casa. Ya no depende de sus hijos para hacer tareas esas tareas aparentemente sencillas que, sin su acompañante, serían un mundo. Esa Carmen, esa Asunción o esa María se quedarán sin su bastón naranja angelical a final de mes. Quien tenga dinero, pagará a alguien para que le eche un cabo. Quien no, se quedará sola en un cuarto sin ascensor.

“Más allá de la atención que recibe, gracias a salir a la calle, mi madre ha retomado las amistades del barrio. Charla con los vecinos, algunos también asistidos por cuidadores, y gracias a esos encuentros se recupera una comunidad en vías de extinción”, explica la hija de una mujer de setenta y tres años que en su día sufrió una operación de rodilla y recientemente se rompió una muñeca. Desde hace poco, vive sola, aunque ella y sus hermanos contrataron a una persona para que la ayudase por las mañanas. El servicio de una hora que le ofrece la Fundación Érguete-Integración tres días a la semana les permite atender sus obligaciones, al tiempo que la cabeza de familia está atendida.

Una cuidadora de barrio acompaña a una señora en Vigo. / FUNDACIÓN ERGUETE

Berta está en paro, pero tiene tres hijos. Dos hermanos viven fuera y otros tantos, en Coia. Intentan ver todo lo posible a su madre, si bien el trabajo y las obligaciones cotidianas —la vida— les impiden estar las veinticuatro horas pendientes de ella. Ese empujón de las cuidadoras le proporciona una autonomía que ha contribuido a mejorar su estado de ánimo. Desde el verano, cuando solicitaron la ayuda, se siente útil. “Está pasando por un momento vital complicado y si le faltasen las chicas seguro que le afectaría psicológicamente”, cree Berta, quien en realidad no se llama así, pero pide que se omita tanto su nombre como el de su madre.

Coidadores/as de barrio es un proyecto de empleo de la Fundación Érguete-Integración, financiado por el Concello de Vigo, que cumple una doble finalidad: ayudar a los mayores y dar trabajo a personas en situación o riesgo de exclusión social, como señala en su web la propia entidad, cuyos responsables han rechazado hablar con este periódico. El 31 de octubre finaliza el servicio y casi medio centenar de cuidadores y cuidadoras dejarán de acompañar a los ancianos de los barrios de Bouzas, Coia, Teis, Calvario, Casco Vello y Travesas.

El Ayuntamiento tampoco quiere pronunciarse y remite a las declaraciones sobre la reanudación del servicio que realizó el alcalde, Abel Caballero, a la prensa: “Cuando toque, como el año pasado, y el otro, y el otro... No hay ninguna situación nueva al respecto. Desde que está funcionando, funciona así. Funciona durante unos meses, hay un tiempo de publicación del nuevo convenio y se vuelve a firmar”. O sea, que no se prorroga automáticamente y, hasta que se alcanza un nuevo acuerdo, los usuarios se quedan sin la ayuda municipal prestada a través de Érguete, que durante este ejercicio recibió 540.000 euros por llevar a cabo la labor.

Carmen Avendaño, de Érguete, y Abel Caballero, alcalde de Vigo, con los cuidadores de barrio. / FUNDACIÓN ÉRGUETE

Fundada por la madre coraje Carmen Avendaño, la asociación antidroga creció y ahora también presta servicios como éste, aunque la coordinadora de programas elude manifestarse al respecto. La protesta llega desde los propios barrios, bien de los afectados, bien de entidades comunitarias que trabajan para que las administraciones atiendan las necesidades básicas de los vecinos. Es el caso de la Oficina de Dereitos Sociais de Coia, que denuncia la actitud del Concello, pese a que desconoce si el parón de las ayudas se debe a “la dejadez, la burocracia, la desidia o la falta de voluntad”. Si Abel Caballero sabe que el convenio expira, ¿por qué no lo renueva a tiempo?

“No quiero ser demagógico, pero toda la previsión que hay para las luces de Navidad, que empieza en septiembre, no existe para algo tan necesario como las cuidadoras, lo que resulta muy doloroso”, se queja Diego Lores, miembro de la citada Oficina, situada en “un barrio con gran densidad de habitantes y con mucha gente mayor que necesita servicios específicos como éste”. Además de ayudar a los ancianos, fija la población y contribuye a tejer una comunidad, añade Lores, quien se muestra sorprendido por la reacción del alcalde. “Claro que se sucedió lo mismo el año pasado, pero el propio alcalde debería saber que el 31 de octubre el servicio se queda sin cubrir, mas las necesidades de la gente continuarán el 1 de noviembre”.

Un cuidador de barrio acompaña a una señor en Vigo. / FUNDACIÓN ERGUETE

Más fechas: el 20 de agosto, Caballero anunció que el alumbrado navideño podría verse desde Nueva York el 22 de noviembre. Ese día, puede que Asunción no cuente con el auxilio de los cuidadores y cuidadoras que todavía hoy prestan el servicio de acompañamiento. Tendrá que pedirle a su hija que vaya con ella al banco, o a la farmacia, o a la frutería. “Puede parecer algo insignificante, pero le ayuda a sentirse más libre, porque de lo contrario dependería siempre de nosotros”, comenta Berta, treintañera en paro. “Y yo me quedo más tranquila, porque tiene problemas de movilidad y cuando está sola se muestra insegura. Sin embargo, con los acompañantes está encantada, porque dice que son muy agradables”.

Ese apoyo, además, redunda en el vecindario, según ella. Asunción —o María, o Carmen— agradece relacionarse con otras personas más allá de sus hijos. O sea, ampliar su radio de amistades. “Claro que tiene nuestro apoyo. Estamos ahí para ir con ella al médico. Pagamos a una cuidadora particular para que la asee y la vista por las mañanas, a la espera de que se cumpla la ley de dependencia. También le administra las pastillas, porque ya nos ha dado algún susto. Pero hay muchos ancianos que no tienen familia, ni medios para afrontar esos gastos, por lo que la suspensión del programa les acarreará un grave problema”, asegura Berta.

El servicio que presta Érguete es gratuito. La compra, mas también el acompañamiento al centro social, a la farmacia o al médico. O un simple paseo por el parque. O una visita en casa.

Unas palabras.

Una voz.

Carmen Avendaño, de Érguete, y Abel Caballero, alcalde de Vigo, con los cuidadores de barrio. / FUNDACIÓN ÉRGUETE

“La asistencia, además de muy necesaria, es buena. Preferimos que la preste una asociación como Érguete y no una empresa, porque la dotación presupuestaria es muy golosa y hay administraciones que han externalizado este tipo de programas”, indica Diego Lores, activista de la Oficina de Dereitos Sociais de Coia. “Cuando el servicio de ayuda a domicilio es adjudicado a filiales de grandes empresas, que pueden dedicarse al ladrillo o a otras actividades que mueven mucho dinero, las condiciones laborales del personal y de las auxiliares se resienten, pues terminan cobrando una miseria por ayudar a los dependientes, lo que conlleva una precarización del trabajo”.

Berta, además de agradecer la ayuda que ha recibido hasta ahora su madre, valora que los cuidadores y las cuidadoras fuesen parados, como ella, o estén en riesgo de exclusión social. “Además de cumplir una función social, el proyecto ayuda a los asistentes a incorporarse al mercado laboral y, en concreto, al sector de los cuidados”. Su tarea, insiste, es encomiable, como atestigua su propia madre, satisfecha con su atención. Pero el 31 de octubre se acerca, el vacío se abre ante sus pies y la soledad no invita a salir de casa. Quizás su ángel, reconocible por su uniforme naranja, no pueda acompañarla a ver esas refulgentes luces de Navidad.

Dos cuidadores de barrio acompañan a una señora en Vigo. / FUNDACIÓN ERGUETE

“En el barrio de Coia hay mucha gente mayor que necesita este servicio”, asegura Esther Lora, compañera de Diego en la Oficina de Dereitos Sociais de Coia. Lo importante, continúa él, es que el programa siga adelante, sin interrupciones, porque unas semanas para la Administración pueden ser una eternidad para los usuarios. El propio Ayuntamiento, añade, podría encargarse directamente de prestar la ayuda.

Bastaría contratar, a través de una bolsa de trabajo en la que estén inscritos parados y personas en riesgo de exclusión social, a cuidadores. “Para eso están los funcionarios expertos en la materia y en la contratación de personal cualificado, de manera que nos ahorraríamos el intermediario que gestiona el servicio”, concluye Lores. “Se puede apostar por un modelo donde el Concello, como extensión administrativa de la ciudadanía, preste directamente ese servicio, lo que permitiría un mayor control que si lo gestionase una empresa privada”.

Hoy es 12 de octubre, una fecha cualquiera si no fuese porque mañana será 13. Y pasado, 14. Quedan pocos días para que llegue el 31, cuando muchos mayores de Vigo arrancarán la página del calendario y contarán los días para que alguien vuelva a llamar a su puerta.

- Apúrese, Asunción, que ya han llegado los catarros y el ambulatorio estará a tope.

- A ver si hoy tiene suerte, Carmen, y el pescadero ha traído xardas.

- ¿Cómo está, María? ¿Le apetece dar un paseo por el parque o nos acercamos a ver las luces de Navidad?

Más noticias en Política y Sociedad