Público
Público

Violencia de género La Policía italiana permite a Juana Rivas permanecer con sus hijos y valora que vaya a una casa de acogida

La Policía de Cagliari autorizó ayer a Rivas a regresar con sus hijos a su lugar de residencia tras confirmar que tiene derecho a ello. El cónsul General español en Roma se trasladó a esta localidad para entrevistarse con ella y sus hijos y el Ministerio confirma que están "en contacto permanente"

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 9

Juana Rivas, Foto de archivo EFE

La policía de Cagliari permitió anoche a Juana Rivas regresar con sus hijos a su lugar de residencia, tras verificar que se encuentra en situación de "plena legalidad", según informaron a este diario fuentes cercanas a la madre de Maracena. Rivas acudirá de nuevo este jueves por la mañana a las dependencias policiales, donde "valorarán la posibilidad de que pueda instalarse con sus hijos en una casa de acogida para mujeres maltratadas", añaden las mismas fuentes.

Juana Rivas presentó ante las fuerzas de seguridad italianas una resolución judicial que indica que tiene derecho a permanecer con sus hijos durante siete días cuando esté en territorio italiano.

​El Cónsul General español en Roma se desplazó ayer a Cagliari para entrevistarse, junto con la Cónsul honoraria en Cagliari, con Juana Rivas, sus hijos y su abogada Italiana. En la reunión, que duró más de tres horas, Rivas y su abogada explicaron a los cónsules la situación de "vulnerabilidad extrema en la que se encuentran los niños" que conviven con su padre en Carloforte en una zona apartada, y contra el que Rivas ha presentado seis denuncias por malos tratos, sin que hasta el momento se haya tomado ninguna medida de protección por parte de la fiscalía o los tribunales.

Ante esta situación, se solicitó al Cónsul que España hiciera valer el artículo 63 del Convenio de Estambul (un tratado internacional firmado y ratificado tanto por nuestro país como por Italia) y que establece que cuando una de las partes "tenga serios motivos para creer que una persona corre el riesgo de quedar sometida de modo inmediato en el territorio de otra parte a actos de violencia", deberá transmitir esta información al otro país para asegurarse de que "se toman las medidas de protección apropiadas". 

​También trasladaron al Cónsul que el hijo mayor, que tiene ahora 12 años, lleva más de un año solicitando ser escuchado por un juez, sin que hasta el momento haya sucedido. Tras los últimos acontecimientos, el Tribunal Civil de Cagliari que lleva el tema de la custodia de los menores, ha decidido citar al menor para el 13 de noviembre. Una fecha que no se acomoda a las "exigencias de protección e inmediatez que requieren la gravedad de los hechos denunciados, porque estamos ante una cuestión penal, que exige medidas inmediatas", afirma una nota informativa hacha pública conjuntamente por el equipo jurídico de Juana Rivas y por el Centro de la Mujer del Ayuntamiento de Maracena (Granada).

El Ministerio de Asuntos Exteriores confirmó a este diario que tanto el Cónsul General de Roma, como la Cónsul honoraria en Cagliari "están en contacto permanente" con Juana Rivas y su abogada para hacer seguimiento de este caso y que se trata de una actuación habitual de los servicios consulares cuando ciudadanos españoles precisan asistencia en el extranjero.

La reunión con los representantes del Gobierno Español se produce tan sólo tres días después de que Rivas presentara su última denuncia por malos tratos contra Arcuri por malos tratos hacia sus hijos y tomara la decisión de no devolverlos al padre hasta que se le dieran garantías de protección para los menores. También es el resultado del escrito que el Centro de la Mujer del Ayuntamiento de Maracena (Granada) envió al ministerio de Asuntos Exteriores para que tomara cartas en el asunto y pusiera en marcha el Protocolo de Actuación para la atención de las mujeres españolas y sus hijos víctimas de violencia de género en el exterior. Según ha podido saber este diario, el pasado martes el Defensor del Pueblo hizo gestiones ante la diplomacia española tras esta denuncia para acelerar las acciones.

Por su parte, la defensa de Arcuri pidió a la Justicia italiana que ordene la entrega inmediata y que suspenda el derecho de visitas de Rivas o que estas se hagan con vigilancia, y denunció a Rivas nuevamente ante la policía, afirmando que Rivas ha incumplido la ley al no entregarle a sus hijos el pasado domingo, tal como estaba establecido. Asegura, a través de su abogado en España que tanto Juana como los niños se encuentran en paradero desconocido y niega las acusaciones de malos tratos hacia los menores. 

El equipo jurídico de Rivas afirma que Rivas está alojada por el momento en casa de una amiga y ni ella ni los niños no se encuentran en paradero desconocido, puesto que informaron a la policía dónde se están y cómo localizarla y el tribunal de Cagliari tiene acceso a ella a través de su abogada, que la representa en Italia. De hecho, la policía de Cagliari solicitó la presencia de la madre y sus hijos en la tarde de ayer, cosa que se produjo tras la reunión con las autoridades consulares de nuestro país.

Los últimos hechos de este caso sucedieron el pasado fin de semana, cuando duchando a los menores, Rivas vio hematomas en su espalda de su hijo menor, que tiene cuatro años. Según Rivas, el relato de los niños explicaba que se los había hecho el padre en un enfado al lanzarlo contra los hierros de una cama y posteriormente contra la pared del pasillo de la casa de los abuelos paternos en Génova, donde Arcuri y los menores permanecieron cerca de dos semanas entre el 4 y el 18 de octubre. 

Ante estos hechos y tras acudir al hospital, Rivas interpuso una denuncia contra Arcuri por malos tratos. Es la sexta que la madre de Maracena presenta ante la policía y la fiscalía Italiana. En todas ellas, Rivas ha denunciado los malos tratos físicos y psicológicos continuados de su expareja hacia los menores y las frases de insulto y desprecio con las que se dirige a ellos. Estos hechos, según Rivas y su equipo jurídico, han sido relatados por el hijo mayor de Rivas en distintas cartas y ocasiones.

La situación de Rivas y sus hijos sigue siendo compleja. El pasado mes de julio el tribunal de lo Penal número 1 de Granada la condenó a cinco años de prisión y seis de inhabilitación para ejercer la patria potestad. Esta sentencia, que no es firme, ha sido recurrida por los abogados de Rivas ante la Audiencia de Granada, que tendrá que decidir sobre el caso en las próximas semanas.

También el tribunal civil italiano que tiene que decidir sobre la custodia de los menores está pendiente de hacer pública su decisión. El proceso pericial acabó a finales del mes de septiembre, pero las abogadas de Rivas en Italia presentaron un escrito de anulación de toda las actuaciones periciales por entender que se han producido graves faltas.

A pesar de que la decisión pericial aún no es pública, el abogado de Arcuri  en España, Enrique Zambrano, ha filtrado en más de una ocasión partes de su contenido. Según Zambrano, el informe pericial se pide que se le de la custodia al padre, al presentar a la madre como una mujer malvada, manipuladora, con tesis que recuerdan al Síndrome de Alienación Parental, que los juzgados españoles tienen orden de no usar por no existir base científica de su existencia. 

Más noticias en Política y Sociedad