Diario Público
Diario Público

Seis puntos por los que las redes han cogido con pinzas la detención de nueve personas relacionadas con los CDR

La Guardia Civil ha detenido esta madrugada a nueve independentistas acusados de planear acciones violentas, en una operación desarrollada por orden del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional. En la misma se han incautado de documentación y material informático. La Fiscalía asegura tener la "certeza" de que iban a atentar entre el 1-O y la sentencia del procés.

Una operación que ha despertado las cautelas en las redes sociales dado que en los últimos años ya ha habido otros casos de acusados por terrorismo que después han quedado en nada, como el bochornoso caso de “Goku vive, la lucha sigue” o el de la presunta coordinadora de los CDR acusada de terrorismo y rebelión a la que se le incautaron una careta de papel, carteles y un silbato.

El comunicado de la Guardia Civil, lleno de condicionales, el vídeo, el tratamiento en los medios de comunicación y el hecho de que hasta ahora los CDR han protagonizado "actos de rebeldía pero no de violencia" han hecho que muchos usuarios de las redes hayan cogido con pinzas las noticias de la operación a la espera de más datos oficiales.

Estos son los seis puntos por los que las detenciones de este lunes “huelen a chamusquina” para algunos tuiteros :

1.- El comunicado de la Guardia Civil. Está escrito en condicional y tampoco confirma que haya sustancias explosivas. La nota emitida por el instituto armado se titula: “Detenidas 9 personas relacionadas con movimientos independentistas catalanes que podrían estar preparados para llevar a cabo acciones violentas”. El texto tiene expresiones como: “Podrían estar preparados”; “presuntas actividades delictivas”; “sustancias, consideradas precursores para la confección” o “a espera de confirmación por los especialistas”

2.- El vídeo de la operación. La Guardia Civil ha hecho público un vídeo que también ha publicado en Twitter. En él lo único que se puede ver es a los agentes entrando en una especie de garaje donde hay bolsas, unas cazuelas negruzcas y una garrafa que, básicamente, podrían ser cualquier cosa.

Algunos se lo han tomado con ironía:

3.- Los antecedentes. En abril de 2018, en una operación ordenada también por la Audiencia Nacional, agentes de la Guardia Civil detuvieron a Tamara Carrasco, mientas que Adrià Carrasco se exilió en Bélgica. A ella se le incautaron una careta de papel, carteles y un silbato. Los dos eran activistas de los CDR y los delitos que les atribuyeron inicialmente (terrorismo y rebelión), desaparecieron al cabo de unos meses.

Otro vergonzoso caso fue el del arresto en 2015 de seis jóvenes acusados de formar un grupo terrorista anarquista vegano. La nota de prensa de la Policía Nacional decía que tenían material para fabricar explosivos. Esos materiales resultaron ser caldo de lombarda, vinagre o bicarbonato. Al final la causa se trasformó en un supuesto delito de enaltecimiento del terrorismo en redes sociales por proclamas como "Goku vive, la lucha sigue". Un joven pasó más de un año en prisión y al final fue absuelto. Hoy estos casos han sido recordados.

4.- El tratamiento de los medios. Pese los condicionales del comunicado, muchos medios ya están hablando de goma 2, de amonal y de “bombas”. El tratamiento informativo mayoritario, lanzándose a hablar de violencia sin confirmaciones, ha sido otro de los motivos de crítica:

5.- El contexto. Las detenciones se han producido a escasas semanas de la sentencia del ‘procés’, que según el fiscal Javier Zaragoza “saldrá publicada en los primeros diez días” de octubre. La sentencia decidirá si los acusados incurrieron o no en rebelión, sedición, malversación, organización criminal y desobediencia. La cuestión de si hubo violencia o no juega un papel importante en la decisión.

6.- Las reacciones políticas. Pese a todo, los políticos se han lanzado a opinar con pocas cautelas. Casado y Rivera ya están hablando directamente de “acciones terroristas”. El líder de Ciudadanos ya ha vuelto a pedir la aplicación del 155.

Lo último en Tremending

En este artículo