Ayuso y la primera regla de la cortina de humo: la nueva barbaridad de la presidenta hablando de Hamás y ETA

Publicado el 24 de mayo del 2024

Si algo caracteriza a Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, es su tendencia a la exageración y al exceso. Decir cualquier barbaridad es ya una norma de la casa, por así decirlo. En Tremending nos hemos hecho eco muchas veces de sus desmesuradas hipérboles (permitan la redundancia). Los jueves, día que le toca comparecer en la Asamblea de Madrid para rendir cuentas a la oposición, son sus preferidos para soltar un disparate mayor que el de la semana anterior.

El problema es que Ayuso ha dicho ya tantas barbaridades que tiene muy difícil superarse a sí misma. Pero lo intenta y a veces lo consigue. Este pasado jueves lo logró: dijo uno de los mayores dislates que ha dicho -y dirá- a lo largo de su carrera política. "Pretenden que las democracias hagan con Hamás lo mismo que con ETA. Tú mata, que yo te daré una comunidad autónoma. Tú mata, que yo te daré un Estado. Ése es el mensaje que están dando", aseguró la presidenta madrileña el jueves para criticar el reconocimiento del Estado palestino por parte de España. También tenemos el momento en vídeo.

Noticia relacionada

Gonzo resume la última ocurrencia de Ayuso: "Como mucho tiene competencias para recomendarle una peluca a Netanyahu"

Hay quien sostiene que con sus palabras, Ayuso, además de hacer oposición a Pedro Sánchez, también buscaba desviar la atención sobre los problemas de su pareja con la Justicia por sus delitos de fraude fiscal.

Nosotros nos quedamos con estas palabras de José Luis Ábalos sobre lo que ha dicho Ayuso. Caso Koldo aparte, creemos que no se puede decir ni más ni mejor. Por cierto, está valorando denunciar a Ayuso en los tribunales por estas declaraciones.

El resto de la legión tuitera tampoco ha dejado pasar por alto las declaraciones de Ayuso. Las reacciones son las previsibles, para qué engañarnos.

Suscribimos al 100% la reflexión de este último tuit. La deriva de Ayuso es francamente preocupante: como siga así dentro de poco hasta se arrancará a cantar en los mítines como ya hace Javier Milei, el presidente de Argentina.