Entradas agotadas y máxima expectación en estos primeros días de apertura del Camino de Hierro, una de las grandes apuestas turísticas de la Diputación de Salamanca para los próximos años. Una inversión de más de 1 millón de euros que se ha marcado como objetivo recuperar el último tramo de la antigua línea férrea La Fuente de San Esteban – Barca de Alba, por el que transitaba el ferrocarril conocido como Línea del Duero que conectaba Salamanca con Oporto.

Desde el pasado 23 de abril, este tramo se ha convertido en el Camino del Hierro, un espectacular sendero entre túneles, puentes y desfiladeros ubicado en el entorno del fantástico Parque Natural de Arribes de Duero.  

El Camino de Hierro, ingeniería ‘imposible’ 

Camino de Hierro
Camino de Hierro. Fuente: Diputación de Salamanca

Un grupo de magnates comerciales e industriales de Oporto asociados al Sindicato de Banqueros de la ciudad lusa llegan a un acuerdo para poner en marcha una línea férrea que conecte Oporto con Salamanca. El objetivo es crear una alternativa de transporte comercial más rápida y, por lo tanto, más rentable que la tradicional a través del río Duero.  

Henrique Burnay y Ricardo Pinto da Costa lideraron las rondas de financiación para construir esta deseada conexión ferroviaria. Pero había un problema: había que atravesar los Arribes del Duero, una zona espectacular desde un punto de vista paisajístico, pero de enorme dificultad técnica para levantar una vía férrea. 

4 años, 2.000 obreros, 20 túneles y 10 puentes metálicos fueron necesarios para terminar el “camino de hierro imposible” tal y como se le conoció durante años por la complejidad constructiva que supuso tanto para los ingenieros como para los propios obreros. 

Camino de Hierro
Camino de Hierro. Fuente: Wikipedia

Durante décadas, la Línea del Duero fue el principal sistema de transporte comercial entre el centro peninsular y Oporto, pero las mejoras en las vías de comunicación terrestres comenzaron a restar beneficios a la línea. El 1 de enero de 1985, el Gobierno español cerraba el tramo La Fuente de San Esteban-Barca de Alba por falta de rentabilidad.

Y pese a los recientes intentos del Gobierno portugués por reabrir al tráfico esta línea, desde de España se ha decidido reconvertir el ‘tramo imposible’ de la Línea del Duero en una atracción turística tras declararlo como Bien de Interés Cultural en el año 2000

Recorriendo el Camino de Hierro 

Camino de Hierro
Camino de Hierro. Fuente: Diputación de Salamanca

En estos primeros días de apertura los afortunados senderistas que han transitado el Camino del Hierro se han encontrado con un espectáculo único… para el que hay que madrugar un poco. Al menos en esta primera apertura del sendero, los horarios son bastante reducidos lo que obliga a estar en la antigua Estación de La Fregeneda, en el paraje de Valdenoguera, bien tempranito.

Y es que el Camino de Hierro es un sendero lineal  de 17 kilómetros que se recorre en unas seis horas sin paradas, aunque existe una ruta reducida y circular de unas tres horas de 8 kilómetros. Al terminar la ruta larga en el Muelle Fluvial de Vega de Terrón —único muelle fluvial de Castilla y León— un autobús lanzadera recoge a los senderistas para llevarlos al punto en el que han dejado su vehículo. 

Partiendo de la mencionada estación de La Fregeneda se realiza un primer tramo de 4 kilómetros en dirección sur hasta alcanzar el río Águeda, un afluente del Duero, que será nuestra compañía a lo largo del resto del itinerario. En estos primeros 4 kilómetros el senderista ya se encuentra con dos de los grandes atractivos del Camino de Hierro: los puentes y los túneles.  

Camino de Hierro
Camino de Hierro. Fuente: Diputación de Salamanca

Los 20 túneles del recorrido suman nada menos que 4 kilómetros de longitud, destacando el túnel 1 con su kilómetro y medio: por algo con la entrada se nos obsequia con una linterna. Revestidos de mampostería, la sección de los túneles corresponde con una bóveda de arco de medio punto. 

Atravesando diez puentes

Pasando este primer túnel llegamos el Puente Pingallo, el primero de los 10 puentes que tendremos que atravesar de camino a Vega del Terrón. Los puentes fueron el otro elemento que complicó la construcción de este tramo de la Línea del Duero, además de incrementar el coste de la misma. Buena parte de su diseño y fabricación se hizo en Francia y Bélgica.

Tras cruzar el túnel 3 —en forma de U— puedes optar por volver por donde has venido para completar la ruta reducida. Si prefieres completar la ruta larga, el Camino de Hierro da un giro completo para dirigirse hacia el noroeste siguiendo la orilla izquierda del Águeda. A partir de aquí son 12 kilómetros en las que todavía tenemos que cruzar 17 túneles y 7 puentes más: entre estos últimos destaca el puente del Poyo Valiente, construido en curva y que fue durante su época el más largo de este tipo, así como el puente de los Poyos, más al norte, con un diseño atribuido a la Escuela de Eiffel. 

Camino de Hierro
Puente Internacional del Águeda, punto final del Camino del Hierro. Fuente: Wikipedia

Pero además del espectáculo que supone este testimonio único de patrimonio industrial, el Camino de Hierro es una oportunidad para recrearse con la belleza del entorno natural de los Arribes del Duero, declarado Reserva de la Biosfera en 2015. Las Arribes son insólitos cañones que forman el Duero y sus afluentes en esta zona fronteriza.  

En este sentido, desde el Camino de Hierro podemos disfrutar del mencionado cauce encajonado del Águeda, un territorio escarpado que es el hábitat natural de aves como el águila real, el buitre leonado o el alimoche. Y atención porque en el túnel 3 encontramos otra singular especie voladora: el murciélago. Hasta 12.000 murciélagos viven y se reproducen aquí, una de las colonias más importantes de la península ibérica de estos peculiares animales.  

Tras 17 kilómetros de espectáculo ingenieril y paisajístico alcanzamos el puente internacional en la confluencia del Águeda con el Duero donde finaliza el Camino de Hierro, un sendero de reciente apertura que, sin duda, pronto se convertirá en uno de los mayores atractivos turísticos para disfrutar de la historia y la naturaleza de esta zona de Salamanca

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.