Público
Público

El 15-M lleva las cargas de Valencia a las puertas del Parlamento Europeo

Los indignados denuncian que la Policía ha violado el derecho a la integridad física, la libertad de reunión y asociación y la protección del menor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El 15M Bruselas sale en defensa de los estudiantes agredidos en Valencia. Los indignados han presentado hoy ante el Parlamento Europeo una petición ciudadana en la que acusan a la Policía y a las autoridades valencianas de haber violado los derechos fundamentales de los estudiantes que participaron en las protestas contra los recortes en educación en Valencia (ver fotogalería).

La asamblea del movimiento de indignados de Bruselas denuncia la 'brutalidad policial' ejercida durante las protestas estudiantiles sucedidas la semana pasada en Valencia —con el Instituto de Educación Secundaria Lluís Vives como epicentro—, que se saldaron con varios heridos y detenidos, tras la polémica respuesta de la Policía.

En concreto, denuncian que la Policía y las autoridades han violado el derecho a la integridad física, la liberad de reunión y asociación y la protección del menor, entre otros.

'La violencia policial fue claramente desproporcionada, teniendo en cuenta la edad y la actitud de los manifestantes', destacaron en un comunicado, en relación a la presencia de menores en unas protestas.

Los indignados denuncian en su queja las 'cargas indiscriminadas' y las 'detenciones arbitrarias' de menores de edad y acusan a la Policía de haber requisado los partes médicos a los manifestantes que salían del hospital, vulnerando así el derecho a la protección de datos de carácter personal.

'15M Bruselas exige a los dirigentes políticos y a las fuerzas de seguridad que asuman su responsabilidad y cumplan con su obligación de proteger los derechos de la ciudadanía, en lugar de violarlos', señalan en la petición.

Los indignados piden a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo que se pronuncie sobre los hechos y que exija la depuración de responsabildades, así como que la Comisión Europea abra una investigación para esclarecer si durante los hechos se ha infringido alguna normativa europea.

La Comisión de Peticiones de la Eurocámara estudia las quejas y soliciudes presentadas directamente por ciudadanos, en las que pueden 'llamar la atención sobre cualquier violación de los derechos de los ciudadanos europeos cometida por un Estado miembro, una autoridad local u otra institción', según su web.

La presentación de una petición es solo un primer paso en un proceso que suele durar meses. Para que los eurodiputados traten una petición, primero debe ser aceptada a trámite, tras lo que será estudiada para determinar si su contenido es competencia europea o no y, si es el caso, la Comisión debate qué respuesta dar.