Público
Público

Unas 27.000 empresas han suspendido pagos durante la crisis

El pasado febrero ha sido el peor desde 2008, con 1.028 empresas acogidas al concurso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Desde el inicio de la crisis en el año 2008, un total de 27.108 empresas ha recurrido al concurso de acreedores, el paso previo a la suspensión de pagos, según un estudio realizado por la agencia de calificación Axesor.

El estudio, que utiliza datos del registro mercantil, desvela que el pasado febrero ha sido el peor desde el inicio de la crisis, con 1.028 empresas acogidas al concurso, la cifra mensual más alta desde que se iniciase la crisis en un contexto continuado de restricción de crédito. 'La economía española registra el peor febrero desde el inicio de la crisis en procedimientos formales de insolvencia. Las pymes son las más afectadas debido fundamentalmente a los problemas de financiación, la ausencia de demanda, la morosidad y la deficiente gestión del riesgo de impago', explica Javier Ramos-Juste, del gabinete de estudios de Axesor.

Pese a la profunda reestructuración del sector bancario, el crédito sigue sin fluir a las empresas en un contexto de mora creciente y prudencia extrema para las entidades mientras el Gobierno busca fórmulas alternativas de financiación. Según datos del Banco de España, el crédito a las empresas no financieras en 2012 se redujo en un 5,2 por ciento. El ministro de Economía, Luis de Guindos, volvió a asegurar el lunes que dinamizará la concesión de créditos a través de la banca nacionalizada.

El estudio desvela que en 2012 el número de empresas en situación concursal aumentó un 36% y estima que el crecimiento se mantendrá 'al menos durante el primer semestre' para añadir que la economía española tenía tasas de bancarrota similares a las de otras economías más pequeñas y con una crisis económica menos severa.

De hecho, asegura que algunos procesos de refinanciación bancaria han podido reducir el número de concursos mediante el mantenimiento de 'empresas zombi'.

Con el grueso de los concursos centrados en empresas con menos de 50 empleados, los sectores más afectados son construcción, hostelería, comercio e industria manufacturera.

(Seguirá ampliación)