Público
Público

La AIE revisa al alza la demanda mundial de petróleo de 2010 a 2014

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) revisó al alza sus previsiones sobre la demanda mundial de petróleo entre 2010 y 2014, al tiempo que mantuvo sin cambios sus cifras para este año, en su informe semestral sobre las perspectivas a medio plazo presentado hoy.

Esa corrección durante los próximos cinco años se debe a la mejora de las perspectivas económicas comunicadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en octubre, y se traducirá en una progresión media del consumo de petróleo del 0,9 por ciento en el periodo 2009-2014, precisó la AIE en su estudio.

Eso teniendo en cuenta que este año a causa de la crisis se registrará -como ya calculaba hace un mes- un descenso de la demanda de 1,4 millones de barriles diarios respecto a la de 2008, con una cifra global de 84,9 millones de barriles diarios.

Pero ya en 2010 habrá un aumento hasta una media de 86,3 millones de barriles diarios, lo que significa una corrección al alza de 130.000 barriles diarios respecto a la estimación hecha por la agencia el mes pasado.

En los ejercicios siguientes, la tendencia al incremento continuará con 87,5 millones de barriles diarios en 2011, 88,7 millones en 2012, 89,8 millones en 2013 y 90,9 millones en 2014.

Un aumento que se deberá únicamente a los países emergentes, ya que el consumo de crudo en los Estados miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), donde este año va a disminuir una media de 2,1 millones de barriles diarios para quedar en 45,5 millones, seguirá con una tendencia entre el estancamiento y la disminución en los ejercicios siguientes.

En concreto, la AIE augura que en el horizonte de 2014 la OCDE absorberá 44,8 millones de barriles diarios, y ése será el primer año de la historia en el que representará menos de la mitad del consumo mundial de petróleo.

Las proyecciones de la agencia -que reúne a los grandes países de la OCDE- se basan en la premisa de que el precio del barril de crudo se situará en los 80 dólares (en términos nominales) a mediados de la próxima década, es decir, diez dólares más de lo que había calculado hace sólo seis meses.

Eso hará posible que muchos proyectos de explotación de nuevos pozos sean yacimientos, y de ahí que los autores del estudio también hayan revisado sus datos sobre la producción (1,1 millones de barriles diarios suplementarios), casi exclusivamente por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Así la aportación de la OPEP aumentará en 2,8 millones de barriles diarios entre 2008 y 2014 hasta 36,9 millones de barriles, cuando en junio sólo se esperaba una subida de 1,7 millones.

La diferencia entre esas dos cifras se explica esencialmente por Angola, Irak y Nigeria, con proyecciones en el horizonte de 2014 que son ahora 350.000 barriles diarios superiores en cada uno de esos países respecto a las de hace seis meses.

La otra cara de la moneda del cártel petrolero es Libia, con una capacidad ligeramente recortada. Nada cambia respecto hace seis meses con respecto a Arabia Saudí, que pondrá en el mercado 12 millones de barriles diarios en el horizonte de cinco años, lo que supondrá una progresión de 1,2 millones.

Por lo que se refiere a los productores que no pertenecen a la OPEP, el mayor cambio procede de Rusia, con una aportación suplementaria este año de 270.000 barriles diarios respecto a lo calculado en junio, y una expansión en 2010. No obstante, el nivel de extracción en este país disminuirá entre 2011 y 2014.

La AIE ha modificado también en un signo ascendente (un 2% más que en junio para el periodo 2008-2014) su estimación sobre los biocarburantes, que representarán el equivalente de 1,6 millones de barriles diarios en 2009 y pasarán a 2,2 millones en cinco años, ascenso que se deberá esencialmente a la producción de Brasil y Estados Unidos.

En la misma línea -y por razones similares- se han corregido las expectativas sobre capacidades de refino en el mundo en 1,1 millones de barriles diarios, con lo que la progresión entre 2008 y 2014 será de 8,7 millones.

Un incremento que se situará esencialmente en China (2,9 millones de barriles suplementarios de capacidad de refino), en otros países asiáticos (2,1 millones) y en Oriente Medio (1,5 millones).