Público
Público

ALBA condena la "intervención" en Libia y acuerda acciones en la ONU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los cancilleres de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) condenaron hoy en Caracas la "intervención" y "agresión militar ilegal" en Libia, y acordaron una serie de acciones que propondrán en la próxima Asamblea General de la ONU, entre ellas investigar el uso de los fondos congelados a ese país.

Asimismo, fijaron su postura en torno a Siria, adonde enviarán una misión de altos representantes o cancilleres del ALBA para conocer de primera mano la situación de ese país.

Al término del VI Consejo Político de la ALBA celebrado en la capital venezolana, criticaron las acciones emprendidas en Libia al amparo de una resolución de las Naciones Unidas y "aprovechando con oportunismo la situación de conflicto interno en ese país".

Los integrantes del ALBA exigieron el "cese inmediato e incondicional de los bombardeos y la intervención militar de la OTAN en territorio libio", según una declaración leída por el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien ha criticado la ofensiva en ese país como parte de la "locura imperial".

"La OTAN ha llevado a cabo en Libia una operación militar de cambio de régimen bajo la doctrina de guerra preventiva, manipulando la ONU en función de sus intereses geopolíticos y económicos y en violación de la Resolución 1973 del Consejo de Seguridad", reza el documento.

Decidieron que promoverán la discusión en la Asamblea General "sobre los peligrosos precedentes que se han creado en torno a Libia" y demandaron que no se convierta "en un protectorado de la OTAN o del Consejo de Seguridad de la ONU".

Las naciones de la ALBA, mecanismo liderado por Venezuela y Cuba, anunciaron que plantearán la creación de un grupo de trabajo en esa Asamblea General "para investigar y monitorear el uso de los fondos congelados de las reservas financieras de Libia" y pedirán que se investiguen "los crímenes" cometidos en ese país por la OTAN.

Igualmente expresarán su rechazo a que el escaño de Libia en las Naciones Unidas "sea ocupado por una facción o autoridad transitoria ilegítima impuesta por el intervencionismo extranjero" y promoverán un debate para no que se ocupe hasta tanto no exista un Gobierno que sea "expresión libre y soberana" del pueblo libio.

La ALBA solicitará al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, "total transparencia y estricta rendición de cuentas" a los miembros sobre su actuación en torno a Libia y Siria, y le pedirán una reunión especial.

En torno a Siria, decidieron que se enviará a Damasco una comisión de la ALBA, que, en caso de aceptarse, reportará "sobre esta gestión a los países latinoamericanos y caribeños", y fomentarán ante el Movimiento de los No Alineados un debate "sobre los peligros que se ciernen" sobre ese país.

A su vez, anticiparon que respaldarán un proyecto de resolución promovido por Rusia y China con respecto a Siria.

El pasado 18 de agosto, el mandatario de EEUU, Barack Obama, en una iniciativa coordinada con sus aliados internacionales, exigió por primera vez de forma explícita la salida del poder del presidente sirio, Bachar al Asad, y anunció sanciones más duras contra ese régimen.

Mientras, este 4 de septiembre, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, afirmó que el grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) no permitirá, si está en su mano, la repetición del "guión libio" en Siria.

Chávez, quien encabezó la reunión de cierre del cónclave del ALBA, destacó que este mecanismo, junto con la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) permitirán impedir "la locura imperial".

Junto al pronunciamiento sobre Libia y Siria, los asistentes aprobaron un declaración de reconocimiento al Estado Palestino y de condena a un sanción impuesta por el Departamento del Tesoro de EEUU a cuatro funcionarios y militares venezolanos.

Al encuentro asistieron, además del anfitrión, Nicolás Maduro, los cancilleres de Bolivia, David Choquehuanca; Cuba, Bruno Rodríguez; Ecuador, Ricardo Patiño -quien llegó después de instalada la cita-, así como el vicecanciller de Nicaragua, Valdrack Jaentschke.